*

Negocios

Daniel Rabinovich, el número 2 de Galperin que está "en todo" y ayuda a manejar Mercado Libre

Sus logros durante 20 años en la empresa número uno de la Argentina, a este “puro” Mercado Libre lo hicieron merecedor de un premio que suelen ganar personas con mucha más experiencia. 

Por FLORENCIA PULLA - 25 de Septiembre 2019
Daniel Rabinovich, el número 2 de Galperin que está "en todo" y ayuda a manejar Mercado Libre

La vida de Daniel Rabinovich es frenética, agitada. Hoy, está en las nuevas oficinas que Mercado Libre tiene en el barrio de Saavedra, en el espacio Dot, donde todo es vidrio y madera; una empresa que nada tiene para envidiarle al ideal de Silicon Valley porque, de hecho, se consagraron aquí, allá y en el resto de América latina. Mañana, estará en otro lado: quizás en un pueblo pequeño parecido a Piedritas, en La Pampa, donde estuvo la semana pasada. Allí se sorprendió al ver el uso que hacen los lugareños de Mercado Pago y su famoso código QR, con el que se prestan a revolucionar los medios de pagos en un país en donde el billete físico cada vez vale menos. 

Ambos proyectos tienen que ver con “Dani”, como lo llaman todos puertas adentro y fuera de la empresa argentina más importante del mundo. Es que hace dos meses dejó su histórico puesto de CTO, aquel que heredó de “Soko”, para convertirse en COO, un lugar dentro del organigrama que, en los hechos, ocupaba hace tiempo. “Mi trabajo no cambió mucho”, reconoce cuando Infotechnology lo entrevista, dos días después de las PASO, sobre este cambio y su presente en el primer unicornio del país. 

En rigor, es cierto: su mano puede verse en casi cualquier proyecto de la compañía y solo minoritariamente en los fierros, como era la norma hace cinco años cuando sus colegas lo eligieron como CIO del año. Hace mucho que Rabinovich se encarga de llevar una centena de proyectos a buen puerto, mientras la compañía se apuesta a seguir creciendo en segmentos tan disímiles como Real Estate, logística y pagos. “Hoy, solo cinco o 10 por ciento de mi tiempo, como mucho, está en pensar redes y cables”, dice quien lidera un equipo de más de 2.968 personas que se encargan de cubrir las necesidades de una empresa que nació startup tecnológica y que, por lo tanto, reinvierte en su core año contra año. 

No es poca cosa; Mercado Libre ya no es más la empresa que era en 2000, cuando Rabinovich se integró en sus filas. La compañía que nació un año antes, en 1999, de la mano de Marcos Galperín, tiene 20 años y es la más grande, por marketcap, del país: pasó a YPF el año pasado, con una valoración —al momento de escribir esta nota— de US$ 29.000 millones e ingresos que superaron, en 2018, los US$ 1.439 millones en toda la región. En 2014, cuando Rabinovich se alzó con el mayor premio de la IT local, el presupuesto de la compañía en tecnología era de $ 500 millones.

Hoy, metidos hasta el tuétano en el Nasdaq, no revelan esos números pero se estima que en la Argentina solamente la inversión en centros de tecnología fue de más de $ 3.524 millones, lo que incluye inversiones en el Polo Dot pero también en Parque Patricios, Córdoba, Mendoza, Santa Fe y San Luis, donde se encuentran sus centros de desarrollo locales y un grueso de los 8.631 empleados que hoy tiene la empresa con sede en Buenos Aires

Eligen a Sergio Mazzitello, de Naranja, como el "CIO del Año" 2019

Desde hace 19 años, El Cronista y revista Infotechnology entregan todos los meses de septiembre el premio al "CIO del año", que reúne y reconoce a los responsables de Sistemas más destacados del país.

El heredero

Rabinovich tiene 42 años y no tocó, todavía, las cumbres altas de su promisoria carrera. Hoy COO, un puesto que comparte junto a su par brasileño, pero que lo pone en la mesa chica de la empresa, reconoce que no podría haber logrado casi nada de lo que hizo en estos 19 años sin sus reportes directos, que hoy son unos 40. “Va a sonar a un cliché y lo es. Pero tengo abajo mío a un equipo increíble. Y odio decir ´abajo´ porque ahí, en esa frase, hay algo muy verticalista y no es la forma en la que me gusta trabajar. La verdad es que en estos años cambió bastante el equipo y hay gente que está, incluso, desde antes que yo, y otros que entraron hace tres meses como parte del crecimiento del equipo de Mercado Pago. De ese equipo, 40 personas tienen seniority y son con quienes me junto una vez por mes.” 

Su historia en la empresa nació justamente como uno de sus reportes. Allá lejos y hace tiempo cuando todavía se reconocía programador y enseñaba Lógica en la Universidad de Buenos Aires, lugar del que se recibió con honores de licenciado en Sistemas de la Información. “No entendía lo que era un reporte, tenía 20 años”, reconoce, riendo, hoy. “Había trabajado mucho en internet, concretamente en un sitio de citas que se llamaba Encontrarse y que todavía existe hoy, una especie de precursor de Tinder. Pero tenía cero experiencia, daba clases en la facultad y no mucho más”, cuenta. 

La suerte quiso que como ayudante le tocase como alumno un empleado de la mítica PeopleSoft, la empresa de ERP que luego compraría Oracle y que tuvo, en la Argentina, a algunos de los pesos pesados de la IT local trabajando entre sus filas. “Fue una alineación muy loca de planetas —dice— porque ese alumno me llevó a aplicar a PeopleSoft y fue ahí que lo conocí a Soko”. 

Así llama Rabinovich a Edgardo Sokolowicz, quien entonces era el responsable de Sistemas de PeopleSoft y que ganó el mismo premio que “Dani” pero un par de años antes, también como CTO de Mercado Libre. 

Creó al competidor de Mercado Libre, la vendió por millones y cuenta cómo lo hizo

"Me interesa colaborar con la cultura emprendedora y hablarles, justamente a ellos, de una estructura más real, tanto en el éxito como en el fracaso. Los aprendizajes se dan en las dos situaciones, solo que en el fracaso estamos más sensibles", dice Diego Noriega, santiagueño y contador de profesión.

La química cuando se conocieron, en 1998,  fue instantánea y Rabinovich reconoce que aprendió mucho de esa, “la mejor empresa de software del momento”. En palabras de Soko se puede percibir aquello de que “el mejor esquema siempre es un círculo porque eso te permite estar en el mismo nivel, por más que el rol sea distinto”. Ser uno más del equipo marcaría a Rabinovich en su carrera. “Cuando lo conocí a Soko, era un pibe que tenía un nivel de energía muy alto. Al poco tiempo él, que era un CIO consagrado, se va a Mercado Libre y me propone irme con él. Pasé de trabajar en Puerto Madero a trabajar en un garaje”. 

Con Soko le tocó la implementación desafiante de iBazar, cuando Mercado Libre se la compra a eBay. Fueron 24 días de trabajar 24 horas, como explicó el mismo Soko cuando en 2017 se consagró CIO a la Trayectoria, unos meses antes de morir. “Hacíamos turnos para dormir de cuatro o cinco horas, éramos como robots. Pero lo logramos.” 

Después, Soko se fue en 2007 y “Dani” fue el heredero natural. “Por esas cosas del destino, me tocó a mí”, cuenta hoy. “Miro para atrás y todavía me parece increíble porque yo tenía poco más de 30 años. Habla bien, también, de Marcos, que ya manejaba una empresa pública y que podría haber contratado a cualquiera. Me dio, en ese momento, la oportunidad, y ahí aprendí que un CIO, un CTO, no es simplemente un líder técnico, un obrero que construye, sino que tiene que estar muy ligado al negocio.” 

En su paso como CTO, estuvo a cargo de proyectos que llevaron a Mercado Libre un paso más allá. La apertura de su ecosistema, en 2012, para poder conectar APIs de desarrolladores externos a la plataforma de e-Commerce fue uno de ellos y la razón por la que sus pares lo eligieron CIO del año en 2014. “Mercado Libre nació como una plataforma que funciona entre individuos, pero actualmente hay cientos de empresas medianas y grandes que venden a través de nosotros. Era necesario, por ejemplo, que se puedan sincronizar con Mercado Libre a través de sistemas propios de stock. Sin una plataforma abierta, eso no hubiese sido posible”, reconocía Rabinovich entonces, cuando ya ostentaban 30.000 apps registradas y habían creado un fondo de US$ 10 millones para startups que creen APIs para la plataforma. 

Rabinoch recibe su premio de mano de Hernan de Goñi, director periodístico del grupo El Cronista.

Otro logro tuvo que ver con la transformación mobile de Mercado Libre y la renovación total de la plataforma, un proyecto que encararon en 2010 y cuyos efectos pueden verse hasta nuestros días. 

Más cerca en el tiempo, el proyecto “Alicia”, como llamó tiernamente Ravinobich a Mercado Flex, el sistema de Mercado Libre que les permite a vendedores realizar entregas dentro de 24 horas luego de que el cliente haga el pedido y que funciona en Capital Federal y Gran Buenos Aires. Basados en una opción parecida que ya tiene Amazon, el vendedor puede optar por una empresa de logística por fuera de Correo Argentino y otros correos habituales para hacer más ágil la operación. “Lo que antes se hacía por fuera del sistema, como acuerdo entre particulares, ahora se incluyó dentro de la plataforma de Mercado Libre”, cuenta el ex CTO, cuya posición todavía está vacante, y que presentó a Flex como “Alicia” basándose en el cuento de Louis Carroll que tenía en sus estantes y que les leía a sus dos hijas pequeñas. 

Las increíbles fotos de la historia de Mercado Libre, el primer "unicornio" argentino que cumple 20 años

En su cuenta personal de Twitter el CEO mostró una imagen en la que se observa que las acciones del unicornio argentino superan en valor a la de su competidor eBay. Cuáles son los hitos de la compañía y los números más importantes que muestran que su crecimiento lejos está de detenerse.

Esta deuda pendiente de la logística local lo desveló durante un tiempo porque, explica, Mercado Libre solo se mete en los nichos de mercado en los que depende para eficientizar su operatoria. Los envíos y los pagos —con Mercado Envíos y Mercado Pago— son dos ejemplos de esto. “Hay cosas que claramente no hacemos”, reconoce. “No hacemos vuelos, hotelería, cuponeras… y eso que hubo mucha presión para meternos en algunos de estos segmentos cuando estaban increíblemente de moda. Sí nos metemos en lugares para ayudarnos a construir una buena experiencia para nuestros clientes. Hubiese sido más fácil tener un sitio de clasificados tradicionales pero eso no iba a generar una mejor experiencia. Para asegurarnos de que los envíos lleguen tuvimos que meternos en el tema y fue extremadamente complejo. Hoy, tenemos una red de logística en muchos países con redes de almacenamiento, algo que no muchos correos tienen y que, incluso, pocas empresas en el mundo tienen. Me hubiese encantado que todo esto estuviese resuelto para poder meterme de lleno en mejorar las aplicaciones, que era mi core, pero lo hicimos porque lo creímos necesario.” 

Aunque ama su trabajo —“puedo estar en un cumpleaños y contestar mails”, dice—, es crítico con quienes, en Sistemas, son consumidos con su trabajo. “Trabajo mucho pero no vivo para mí trabajo. Hago de todo. Juego al tenis, me gusta sacar fotos, maltrato una guitarra. Pero el trabajo no es todo para mi y creo que no debería ser sano que lo sea. 20 años es mucho tiempo y si viviese solo para trabajar ya me hubiese quemado.” Y agrega una enseñanza que quizás transmita a su equipo: “La sabiduría es lograr una armonía total entre la vida personal y el trabajo. La vida laboral es una maratón: un kilómetro lo corre cualquiera pero para correr 40 todos los días, hay que prepararse. Y creo que, eso sí, es para pocos”.   



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Serchio Basil Reportar Responder

Muy buena nota.

Notas Relacionadas

Shopping