*

Negocios

Bitcoin compite con el oro por ser el "refugio imbatible"

Uno lleva miles de años en circulación y el otro apenas cumplirá una década. Cómo se comparan los dos activos. 11 de Julio 2018
Bitcoin compite con el oro por ser el "refugio imbatible"

En la Argentina, el dólar ya amasó una larga trayectoria como refugio ante la volatilidad, pero hay otros dos activos que se posicionaron como soluciones para combatir la inflación y la incertidumbre; uno lleva miles de años en circulación y el otro apenas cumplirá una década.

Desde que la inflación es un problema, los inversores consideran al oro como un activo seguro y poco volátil en el cual pueden congelar sus fondos. Su cantidad limitada ─al menos si se toman en cuenta solo los yacimientos encontrados en el planeta─ lo diferencia de cualquier moneda, que, administradas por los distintos bancos centrales, pueden sufrir devaluaciones al debido a las emisiones que buscan ya sea reducir la deuda pública o impulsar las exportaciones. Pero ahora, y especialmente para los inversores más jóvenes, apareció un nuevo competidor: Bitcoin.

Pero, ¿tiene la primer criptomoneda las cualidades necesarias para destronar al oro y convertirse en la reserva de valor favorita de los inversores? Para entenderlo, es necesario analizar cuatro aspectos fundamentales: su potencial como reserva de valor a largo plazo, el riesgo de que sea confiscado, su autonomía y qué tan fácil es de usar.

 

Reserva de valor: Bitcoin

En cuanto a sus capacidades como reserva de valor, el caso de Bitcoin es claro. Solo podrá existir un máximo de 21 millones de bitcoins, de los cuales algunos ya se perdieron, haciendo que el número real sea menor. En cambio, la oferta de oro crece entre 1% y 3% por año y también puede tornarse volátil en caso de que se descubran nuevas reservas del mineral.

Según el World Gold Council, en 2017 estas sumaban 187.000 toneladas en la Tierra, pero como explicaron los hermanos Cameron y Tyler Winklevoss, dos remeros olímpicos que invirtieron millones en la primera criptomoneda luego de ganar un millonario juicio contra Mark Zuckerberg: “Los metales preciosos son preciosos en el planeta, pero no lo serán tanto si se abarata el acceso al espacio. Puede sonar a ciencia ficción pero no es tan exagerado pensar que Elon Musk o alguien va a llegar a minar asteroides”.

En el corto plazo, Bitcoin es enormemente más volátil ya que se trata de una nueva tecnología, pero si se tiene en cuenta el largo plazo, la criptomoneda desarrollada por Satoshi Nakamoto tiene, en teoría, la ventaja.

 

Riesgo de ser confiscado: Empate

En el caso de una nueva depresión, el riesgo de que los gobiernos confisquen activos privados se vuelve real. Desde el corralito que sufrieron los argentinos en 2001 hasta medidas tomadas por los Estados Unidos para prohibir la tenencia privada de oro lo demuestran. En caso de que algo así suceda y la persona se resista a entregar sus activos, sin importar en qué se refugie, sean bitcoins u oro, estará violando la ley.

Ahora bien, en la práctica depende de cómo se adquieren estos activos, la compra de ambos puede quedar registrada o no. Si bien pueden comprarse bitcoins de forma anónima, sin que la identidad del comprador pueda ser rastreada mediante la blockchain de Bitcoin, la mayoría de las casas de cambio tienen que cumplir con políticas que los obligan a “conocer a sus clientes” y tienen los datos de quién compra y quién vende.

 

Autonomía: Oro

En caso de una grave crisis que ponga en jaque al mundo, sea una tercera guerra mundial o un conflicto internacional de gran calibre, el oro tiene una cualidad que Bitcoin no: no necesita de una red de computadoras. En el caso extremo de que internet sufra un problema, el mineral seguirá pudiendo ser intercambiado, mientras que los bitcoins quedarán congelados en su dirección, sin posibilidad de difundir las transacciones. Cabe aclarar que la red descentralizada de Bitcoin seguirá funcionando mientras existan nodos, pero sin posibilidad de conectarse a ella, los usuarios no podrán realizar operaciones.

 

Facilidad de uso: Bitcoin

En casos menos extremos, que no impliquen el fin de las comunicaciones globales, Bitcoin es más sencilloo. Mientras sus usuarios tengan acceso a internet, Bitcoin funciona y puede usarse para pagar lo que sea a otro usuario que tenga una billetera. Aún cuando las comisiones de la red sean altas, es más sencillo realizar una transferencia y esperar media hora a que se confirme que limar un pedazo de oro sólido para pagar un café. Bitcoin puede ser dividida en cien millones de partes, es decir que tiene una unidad mínima muy pequeña, y se están desarrollando soluciones como la red Lightning para facilitar los micropagos.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

4 Comentarios

Sebastián Zmener Reportar Responder

El oro es más fácil de confiscar por la fuerza que el Bitcoin.

Slam Blambacid Reportar Responder

Fungible, Infalsificable, Escaso, Eterno, Portable e infinitamente divisible.

sebastian C. Reportar Responder

El bitcoin es lo más grande que hay, por eso los gobiernos le tienen miedo , puede destronar al dólar

Carlos Q Reportar Responder

Es un chiste?

Notas Relacionadas