Un curso, una computadora rota, una ayuda y un trabajo: una historia solidaria en el mundo tech

Quién es Lisette Alonso, la joven de 26 años que eligió aprender a programar para cambiar su vida.

El aislamiento obligatorio llevó a Lisette Alonso (26) a reflexionar cómo podía transformar su vida profesional. En ese momento, trabajaba en un call center de cobranzas y no llegaba a fin de mes. Las cuentas a pagar eran su mayor preocupación y necesitaba encontrar un nuevo trabajo que a la vez le apasione. Así fue como en julio decidió comenzar una nueva carrera en una academia digital llamada Henry. Es una plataforma de cursos intensivos 100% online que tienen como objetivo insertar jóvenes al sector IT en la Argentina. El nombre Henry proviene de las palabras en inglés "High earn, not rich yet", en español, asalariados altos que aún no son ricos. 

Se compró su propia casa en 2 años gracias a un curso: hoy motiva a los jóvenes a aprender a programar

Alonso se arriesgó a intentarlo porque el curso de desarrolladora full-stack porque no tenía ningún costo. "Me tomaron un examen previo y aprobé. Necesitaba cambiar mi vida", cuenta Alonso a Infotechnology. La capacitación dura cinco meses y los alumnos se gradúan con conocimientos en Node, React-redux, Javascript y base de datos SQL, PostgreSQL.

La joven de 26 años hacía sus tareas desde el celular y en una netbook del Gobierno de Buenos Aires. Escribir código desde un celular o desde una computadora sin la capacidad necesaria tiene muchas dificultades. "Me costaba horrores practicar en la netbook del Gobierno", recuerda Alonso. La capacidad de procesamiento no era suficiente para la intensidad del curso y los proyectos exigidos. De vez en cuando, podía pedir prestada una computadora para rendir exámenes finales.

Lisette Alonso (26) cursando con sus compañeros en el Bootcamp de Henry. 

Los únicos trabajos que pagan en dólares: buscan argentinos en EE.UU., Rusia y Canadá con sueldos de US$ 20 la hora

Un día, su netbook del Gobierno dejó de funcionar. Se sintió estancada, no podía avanzar y decidió pedir ayuda. "Lloré, le pedí a Dios y al universo que me ayudaran porque realmente quería terminar mis estudios. Se rompió y entonces empecé a buscar una para seguir estudiando", recuerda.

En ese punto, decidió enviar un mensaje al fundador y CEO de la plataforma, Martín Borchardt, contándole por qué no podía continuar con el curso.

Martín Borchardt, CEO de Henry.

El primer instinto de Borchardt fue buscar desesperadamente una computadora para que pudiese graduarse. Pensó en quién podría tener un dispositivo de estas características sin usar y fue cuando recordó que Guillermo Castelli, CEO de QuadMinds, una compañía de software de logística de grandes operaciones, tenía computadoras libres porque sus empleados trabajan de forma remota por la pandemia. Sin saberlo, la solidaridad de Borchardt y Castelli le dio el empujón que necesitaba para continuar con su carrera. "Martín se acordó que tenía computadoras libres y me preguntó si tenía una para donarle a Alonso. Dije ‘por supuesto'. La embalé y se la envié", recuerda Castelli. 

Guillermo Castelli, CEO de QuadMinds.

Al día siguiente, Borchardt la contactó avisándole que ya había conseguido una computadora. Alonso saltó y lloró de la emoción. Finalmente, retomó el curso y terminó sus estudios hace dos semanas.

Días después, Borchardt le ofreció a Castelli contratar a Alonso como desarrolladora full-stack de su compañía. "Cuando se recibió, Martín (Borchardt) me preguntó si me interesaba tomarla. Me interesó entrevistarla y evaluarla. Pasó las pruebas de recursos humanos y respondió todas las preguntas técnicas muy bien", declara Castelli. Actualmente, la empresa tiene tres posiciones abiertas: buscan un ejecutivo de ventas, un manager de clientes en el área de comercial ventas y negocios y un analista de marketing senior.

Según Alonso, "su vida cambió por completo". Hoy, empuja a todos a animarse, a tenerse fe y a empezar un curso de programación si sienten que es lo correcto. Sobre su trabajo en QuadMinds, trabaja con lenguajes como JavaScript, PHP y Python. Su aprendizaje no terminó en Henry: planea aprender Inteligencia Artificial: "En el caso de ser usado correctamente, podría darle un impacto positivo al mundo", asegura. La joven de 26 años empieza a trabajar en enero y confesó estar "preparándose" para los nuevos desafíos en QuadMinds. 

De qué se trata el curso

La academia digital Henry ofrece un curso de 750 horas especializado en herramientas IT. Tienen cero costo inicial y están dirigidos a personas que no tienen trabajo ni conocimientos previos. Los egresados reciben la certificación de full-stack web developer y deben pagar el entrenamiento cuando encuentran trabajo. 

"El lenguaje JavaScript es muy demandado a nivel laboral en la Argentina y en todo el mundo", dice Borchardt. Según el informe Remuneración 2020 de Michael Page International y Page Group, un desarrollador full-stack junior gana $110.000 al mes en la Argentina mientras que un desarrollador semi-senior o senior alcanza los $250.000 mensuales.

Tags relacionados

Más de Mundo CIO

Compartí tus comentarios