Jorge Payro, CEO de Red Hat en la Argentina

"Queremos que el software de código abierto empresarial sea la solución a las demandas actuales"

Red Hat creada en 1993 y con un llamativo modelo de negocio, no perdió nada de lo que llevó a que la comprará IBM en 2018.

Los éxitos generan conversos. Es lo que le sucedió a Red Hat: después de años de tener a los gerifaltes de la tecnología corporativa en su contra por un modelo de negocio basado en el software de código abierto, un modelo de desarrollo basado en la colaboración abierta que se enfoca en darle a todos los involucrados el acceso al código fuente que, del otro lado de la vereda, se veía como un secreto de Estado similar a la fórmula de alguna gaseosa. La prosperidad de esta firma terminó por convencer y en 2018, la terminó por comprar IBM por u$s 34 millones.

Así luce el característico sobrero rojo de Red Hat.

Pero esta empresa, caracterizada por un simpático sombrerito rojo, no perdió nada de lo que la hace única. "Nos mantenemos con la misma independencia que antes, tanto en la cultura como en la forma de trabajo", afirma Jorge Payro, CEO de Red Hat en la Argentina desde el año pasado.

"Queremos que el software de código abierto empresarial sea la solución a las demandas actuales", subraya. Payro habló con este medio, videollamada mediante, sobre cómo transitaron el pasado año, los proyectos que consideran fundamentales, las dificultades y desafíos que le genera la economía local y su visión para el futuro.

- ¿Cómo les cambió el trabajo este último año a partir de la pandemia acá, en la Argentina?

Tuvimos un desafío muy grande en términos de mover el 100% del plantel de trabajo en la Argentina -y esto sucedió en la región y a nivel global- a teletrabajo. 

Nosotros, por nuestra filosofía de trabajo, ya teníamos instancias virtuales pero el año pasado tuvimos que pasar a virtual de forma permanente y hasta los eventos que teníamos pensados para este año ahora son todos virtuales.

Esto tuvo una parte del desafío que fue poder implementarlo y migrarlo nosotros, hay muchas de nuestras capacitaciones y servicios de consultoría nuestros que eran presenciales; el soporte en general siempre ha sido remoto, con lo cual ahí fue, más bien, reorganizar a la gente y que sí trabajan desde la casa.

En la Argentina nosotros tenemos un centro de soporte de habla hispana con mucha dotación y bueno, ellos obviamente trabajaban en la oficina y también hubo una conversión.

Así que por ese lado transitaron lo que tiene que ver con nosotros mismos estos cambios. Después, obviamente están los desafíos que tuvieron nuestros clientes y socios de negocios, por supuesto.

- Los contratos de IT están, cuando se trata de empresas globales, en dólares o en pesos dolarizados. Desde 2018 a esta parte, es una cuestión que complica a las empresas argentinas. ¿Cómo lo fueron viendo ustedes?

En la Argentina, trabajamos mucho con el sector público y con el sector privado y tenemos casos de contratos en dólares pero también una gran cantidad de casos donde los contratos son en pesos.

Evidentemente, por la realidad de este país y de las empresas y también mucho ajuste de las empresas en términos de presupuesto disponible, hubo redireccionamiento de presupuesto.

Lo concreto es que hay que adecuarse al tipo de proyecto y ver cómo impactan los costos cuando, en ocasiones, hay insumos que llegan desde el exterior. Hay dos escenarios: servicios, fundamentalmente, que estamos en condiciones de poder dar adecuando los costos en moneda local; y hay otros que están regidos por el valor dólar y se pesifican al momento de concretar el contrato.

- ¿Cuáles son los objetivos que se plantean en la Argentina para el futuro inmediato?

En primer lugar, continuar la cobertura absolutamente en todo el territorio SOLA, que incluye también Uruguay, Paraguay y Bolivia. Además, queremos seguir creciendo con foco en la capacitación, tanto la propia como la de nuestros socios de negocio. 

Y lo hacemos a través de distintas iniciativas como pueden ser becas que en los últimos dos años hemos realizado juntamente con el Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, para apuntalar la educación técnica en lo que son microservicios y contenedores, una tecnología muy utilizada actualmente y muy asociada a lo que es agilidad y toda una transformación digital.

Otro de los objetivos tiene que ver con lo tecnológico: ampliar la llegada de la nube híbrida abierta, que en este entorno virtual, va generando mucha demanda. Y está comprobado que todo lo que es software de código abierto empresarial permite dar la agilidad, robustez, nivel de certificación, niveles de seguridad.

Y la popularización de la metodología DevOps, que implica dejar de trabajar en forma lineal y pasar a hacerlo en células de trabajo en donde el líder es el más idóneo para ese trabajo puntual pero que para otro puede cambiar.

Tags relacionados

Más de Mundo CIO

Compartí tus comentarios