Un nuevo estudio dice que habría que vacunarse cada 5 meses: qué descubrieron

Un reciente estudio analizó la respuesta inmunológica de 32.082 pacientes enfermos con COVID-19. Qué descubrieron y por qué cambia todo. 

La pandemia mundial por coronavirus COVID-19 genera que científicos y profesionales de la salud lleven adelante distintos estudios para conocer mejor al virus y mejorar los métodos para combatirlo. En este contexto, la escuela de Medicina Icahn en Estados Unidos estudió los anticuerpos de 30.082 personas que ingresaron al sistema de salud en Mount Sinaí, Nueva York entre marzo y octubre. Según los investigadores, los infectados con COVID-19, con síntomas leves a moderados, desarrollaron una respuesta de anticuerpos que se mantuvo relativamente estable durante al menos cinco meses.

“Aunque algunos informes han salido diciendo que los anticuerpos contra este virus desaparecen rápidamente, hemos encontrado justo lo contrario: que más del 90 por ciento de las personas que estaban leve o moderadamente enfermas producen una respuesta de anticuerpos lo suficientemente fuerte como para neutralizar el virus, y la respuesta se mantiene durante muchos meses", asegura Florian Krammer, PhD, profesor de Vacinología en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinaí.

Esta investigación fue llevada a cabo por investigadores de la Escuela de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí. Determinar los efectos neutralizantes del SARS-CoV-2 es fundamental para entender los posibles efectos protectores de la respuesta inmunitaria.

La investigación fue publicada en la revista Science. Como metodología para analizar los anticuerpos, utilizaron un ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA), basado en la proteína de pico spike. El ensayo fue validado por un equipo internacional de investigadores y médicos. Los científicos examinaron 121 donantes de plasma convaleciente en los que encontraron anticuerpos estables por cinco meses.

La prueba de anticuerpos detectó la presencia de anticuerpos con éxito: "El descubrimiento de la robustez de la respuesta de anticuerpos al SARS-CoV-2, incluyendo su longevidad y sus efectos neutralizantes, es de vital importancia para permitirnos monitorear eficazmente la seroprevalencia en las comunidades y determinar la duración y los niveles de anticuerpos que nos protegen de la reinfección. Esto es esencial para un desarrollo eficaz de las vacunas", sostiene Krammer.

"El título de anticuerpos séricos que medimos en individuos inicialmente probablemente fueron producidos por plasmablastos, células que actúan como socorristas de un virus invasor y se unen para producir episodios iniciales de anticuerpos cuya fuerza pronto disminuye", explica Ania Wajnberg, MD, directora de pruebas de anticuerpos clínicos en el Hospital Mount Sinai y primera autora del estudio en cuestión.

"Los niveles de anticuerpos sostenidos que observamos posteriormente son probablemente producidos por células plasmáticas de larga duración en la médula ósea. Esto es similar a lo que vemos en otros virus y probablemente significa que están aquí para quedarse. Seguiremos siguiendo a este grupo a lo largo del tiempo para ver si estos niveles se mantienen estables como sospechamos y esperamos que lo hagan", agrega.

Todavía queda descubrir los efectos a largo plazo y cómo se desarrolla la respuesta inmunológica frente a una posible reinfección. Este trabajo fue financiado por el Instituto Nacional de Centros de Excelencia para la Investigación y Vigilancia de la Gripe, el Centro de Innovación de Vacunas para la Gripe Colaborativa y el generoso apoyo de la Fundación JPB, el Proyecto de Filantropía Abierta y otras donaciones filantrópicas.

Tags relacionados

Más de Labs

Compartí tus comentarios