*

Labs

Un argentino estará a cargo del máximo organismo de energía nuclear: quién es y qué hará

Se trata de Rafael Grossi que hasta ayer se desempeñaba como embajador argentino en Austria. Se impuso ante el rumano Cornel Feruta.

Por FLORENCIA PULLA - 29 de Octubre 2019
Un argentino estará a cargo del máximo organismo de energía nuclear: quién es y qué hará

El hasta hoy embajador argentino en Austria, Rafael Grossi, logró hacerse con el puesto de director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el máximo ente regulador del mundo que se encarga de velar por el buen uso y las buenas prácticas nucleares en el mundo. Un diplomático de carrera, Grossi le ganó en la contienda al rumano Cornel Feruta después de que el fallecimiento de Yukiya Amano, el histórico jefe del organismo con tres períodos en su haber, dejase el puesto vacante en julio. 

Es la primera vez que un argentino llega a ese lugar de importancia en el organismo, que depende de Naciones Unidas y que tiene como objetivo que el uso de la energía nuclear persiga fines pacíficos. Con ese fin, establece normas de seguridad nuclear y protección ambiental y también da cooperación técnica para promover nuevo conocimiento científico. “Es importantísimo que un argentino dirija uno de los organismos más importantes del mundo”, dijo Grossi en diálogo exclusivo con Infotechnology. 

Con un background en Ciencia Política y una carrera diplomática de más de 35 años, Grossi es un experto en asuntos de seguridad nuclear en el mundo. “Es un diplomático de carrera con experiencia en el campo de la proliferación y el desarme y ha ocupado las posiciones más relevantes en la temática a nivel internacional,” dijo el canciller Jorge Faurie, elogiando la nominación. 

Cabe recordar que Grossi ya se había desempeñado en el organismo como Jefe de Gabinete y que, además, en 2002 había sido nombrado jefe de gabinete de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ). 

Grossi explica que no es raro que sea un diplomático y no un técnico quien dirija la entidad. “El director general se encarga de cuestiones sensibles. como liderar inspecciones en lugares calientes del planeta, como Corea del Norte o Irán. Dos tercios del organismo son perfiles técnicos pero en dirigiendo se necesita de un diplomático con conocimiento en ese arte”. 

Diego Hurtado, ex presidente de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN), dijo que la designación es una “muy buena noticia” y que “hay que interpretarlo como un reconocimiento de la robustez del sector nuclear argentino. Que un argentino haya llegado a la máxima posición del máximo ente de gobernanza de las políticas nucleares no es poca cosa: habla de la madurez de nuestro país en energía nuclear en la arena internacional”, explicó a Infotechnology. “La Argentina ha producido energía nuclear baratísima en condiciones de seguridad y operación muy buenas y es uno de los pocos países exportadores. Le ha vendido reactores a todos, incluso países europeos”, agrega Abel González, un especialista que se desempeñó en la misma OIEA y fue responsable de las evaluaciones internacionales en Chernobyl. 

Recientemente, Grossi cobró notoriedad en la política argentina utilizando la ciencia para encontrar al ARA San Juan. En 2017, fue Grossi quien gestionó los recursos de la Comisión del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO) para encontrar información sobre el “ruido acústico” que se había detectado unas horas antes del accidente submarino en el que murieron 44 tripulantes. Esa tecnología resultó esencial: acotó la búsqueda. 

La votación para su designación --que tiene que ser aprobada por la junta de gobernadores que integran el organismo--, empezó hace una semana y, luego de un empate técnico con el rumano Cornel Feruta se iniciaron una serie de negociaciones para conseguir los 24 votos necesarios para convertirse en “el guardián” de la energía nuclear en el mundo. 

Su tarea a cargo del organismo no será fácil. El desarme nuclear es un tema candente en el mundo: tras un acuerdo inicial entre los países del bloque denominado P5+1 (que incluyen a los Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia) el ritmo del desarme parece haber bajado, especialmente por conflictos en lugares concretos del mundo como Corea del Norte, Irán y el desmantelamiento de tratados que limitaban el uso de armas nucleares entre Rusia y los Estados Unidos. 

También el cambio climático presupone un desafío. “La energía nuclear es una energía limpia y tiene un papel para jugar en el mix energético de muchos países. Ya hay 30 países con 430 reactores nucleares. Tiene mala prensa pero se usa comercialmente desde 1950 y solo hubo dos accidentes por falla humana. La energía nuclear es más limpia y segura que otras alternativas, como la eólica”. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas