*

Labs

Telemedicina: la tendencia a la que ya se suben Osde, Swiss Medical y otras empresas por la pandemia

Por la pandemia, irrumpió la consulta médica online como servicio médico masivo. Quiénes la llevan a cabo y cómo son sus implementaciones.

Por Gabriela Navarra - 23 de Julio 2020
Telemedicina: la tendencia a la que ya se suben Osde, Swiss Medical y otras empresas por la pandemia

La pandemia aceleró una tendencia que venía buscando su espacio: la consulta médica online, que creció exponencialmente durante la cuarentena. OSDE, la prepaga con más afiiados del país (2,2 millones) pasó de 1.980 teleconsultas en abril de 2019 a 14.293 en el mismo mes de este año. El índice de aceptación —qué proporción de personas accedieron a recibir atención médica por esta vía — escaló del 17 por ciento a casi el 92 por ciento durante el período. En Swiss Medical, que le sigue a OSDE con más de un millón de afiliados, el salto fue de 2.580 en marzo de este año a 11.119 en abril pasado.

Pensada inicialmente para dar respuesta a las necesidades de poblaciones lejanas, la teleconsulta hoy no se limita a achicar kilómetros sino también a mejorar el acceso a la salud. Gabriel Barbagallo es gerente de Relaciones Institucionales de OSDE y presidente de la Asociación Argentina de Telemedicina (ACTRA), formada por 28 entidades. “Algunas empresas ya hacen teleconsultas y otras tienen desarrollos relacionados con la telemedicina como monitoreos o diagnóstico por imágenes, que también pueden transmitirse a distancia”.

OSDE adquirió la plataforma de DOC 24 hace dos años pero Barbagallo asegura que más que una gran inversión hubo una reconversión de médicos presenciales a virtuales.

La prepaga tiene 170 médicos entrenados en telemedicina, cuando en abril del año pasado contaba con 20. Barbagallo enfatiza que la telemedicina “no tiene la respuesta para todo aunque sí existe un alto porcentaje de resolución de las consultas. Y esto se explica por el triage que deriva las llamadas, según si es un cuadro de baja complejidad, que puede ser resuelto on line, u otras situaciones que demandan urgente asistencia médica o el traslado del paciente en ambulancia a un centro de salud”.

Gabriel Barbagallo gerente de Relaciones Institucionales de OSDE y presidente de la Asociación Argentina de Telemedicina (ACTRA).

“La telemedicina, además, tiene una pata ecológica: al evitar traslados innecesarios, ahorramos el equivalente a que un auto dé cinco vueltas al mundo, con la reducción de dióxido de carbono que eso representa”, asegura.

Swiss Medical, segunda prepaga del país, ya tenía servicios de telemedicina desde julio de 2018, con clínicos y pediatras que atendían de lunes a viernes de 8 a 20 horas. Pero en pandemia la teleconsulta absorbió el 90 por ciento de la demanda. Para dar respuesta a este incremento se sumaron 57 médicos al plantel, se habilitaron 22 puestos para la atención y se incluyeron los fines de semana y los feriados. Y en pocos días se podrá acceder desde la app Swiss Medical Mobile, en lugar de desde una computadora o una tablet.

En Cober, empresa de servicios de salud, siete de cada 10 pacientes que piden una visita a domicilio la concretan online y entre el 70 y 80 por ciento de los casos se resuelven vía teleconsulta. “El servicio funciona como una guardia virtual las 24 horas de lunes a lunes, y cada vez aumenta más su aceptación”, dice Ignacio Jáuregui, gerente de Planificación y Gestión.

En cuanto a demanda programada, el rubro en que crecieron más las videoconsultas, especialmente entre población joven, es el de la salud mental. También es alta la cobertura de pacientes crónicos a través de canales virtuales, que permiten agilizar la presentación de la receta y su autorización cada 6 ó12 meses en lugar de mes a mes. Antes de la pandemia, sólo el 20 por ciento de las autorizaciones eran remotas. Ahora, todas.

En muchos casos, la pandemia despertó gestos generosos. “Es tiempo de dejar los negocios de lado y trabajar juntos”, dice Guillermo Pepe, presidente de TelMed, una plataforma médica gratuita con una red de 200 médicos especialistas en diagnóstico por imágenes que evalúan radiografías, resonancias magnéticas y tomografías de posibles pacientes positivos para Covid-19 y en media hora envían sus conclusiones a los hospitales sumados al circuito. Esto reduce tiempos de diagnóstico y evita desplazamientos innecesarios del personal médico, uno de los grupos más expuestos al virus.

Un año en un día

Fernando Plazzotta coordina el Programa de Telemedicina del Hospital Italiano, que atiende a 100.000 pacientes. “El programa es institucional y transversal, es decir, todo el hospital está disponible por telemedicina. Una cirugía o práctica diagnóstica no se pueden realizar por telemedicina, pero el resto, sí. El plan piloto comenzó en 1995, con la historia clínica para los pacientes del Plan de Salud”.

Hace 20 años que el hospital trabaja en informática en salud, pero hace cinco la teleconsulta comenzó a crecer y durante la pandemia se vio tremendamente potenciada: prácticamente, en un solo día se hicieron tantas consultas como durante todo el año pasado.

“Nuestro concepto de la telemedicina parte de un portal para pacientes que es la puerta de entrada virtual al hospital y ahí la persona elige qué servicios va a solicitar —dice el coordinador—. Puede pedir un turno presencial, gestionar sus fármacos y solicitar atención por teleconsulta programada o no programada porque la guardia también atiende por esa vía”.

“Todos los médicos que atendían en forma presencial mudaron sus agendas a lo virtual —explica Plazzotta—. La aceptación es superior al 95 por ciento. La teleconsulta tiene sus límites, pero ayuda a elegir a qué pacientes tenemos que traer al hospital, sobre todo pensando en la seguridad”.

En cuanto a la inversión, Plazzotta afirma que no hubo un aporte crítico, sino que se fueron incorporando recursos. “Cuando pasamos de 10 a 1.000 consultas diarias se incrementó el ancho de banda y la segmentación de los servidores —explica—. Se aumentó un 25 por ciento cada una de las líneas de internet, que pasaron de 300 a 400 megas. Compramos 100 webcam y 100 auriculares. Y entrenamos personal que estaba en su casa, sin tareas, por el aislamiento”.

SOS Emergencias

Emergencias tiene 35 años de experiencia y es la primera empresa en su rubro: actualmente, brinda servicios a más de cinco millones de personas y además de enviar médicos a domicilio tiene planes de salud prehospitalarios. Hace un año y medio, incorporó un servicio de telemedicina que funciona a través de la plataforma UMA, un spin off. “Funciona para todo tipo de celulares y es una webapp: no hace falta bajarla, no ocupa lugar”, explica Magdalena Llavallol, directora de Innovacion y Cambio Organizacional.

El usuario se conecta a UMA-health y automáticamente el robot le va pidiendo. Luego comunica al paciente con el médico, que puede estar on line o atenderlo en otro horario. Si es necesario, claro, el paciente es trasladado al hospital.

Llavallol agrega que desde que comenzó la pandemia hubo días de 17.000 consultas y la plataforma superó los 100.000 usuarios. “Lo único que le pedimos a los médicos es que se conecten desde una computadora, no desde el teléfono. Queremos que se conserve la atmósfera de consultorio. Mientras el paciente habla, la plataforma toma en cuenta los síntomas y va ofreciendo tres diagnósticos presuntivos posibles. La última palabra, claro, es la del médico”.

La persona también puede ingresar a la plataforma por sí misma en lugar de solicitar un médico. “Por Autonomus, a través de un triage, resolvimos más de 16.000 consultas de pacientes que preguntaban si tenían coronavirus. Además, generamos un sistema de seguimiento de casos positivos con síntomas leves. Se les envió personal para un hisopado a domicilio y, con la confirmación diagnóstica, se les aplicó un cuestionario diario para dar aviso a un médico si los síntomas empeoraban”.

Llavallol dice que en los últimos tres años la firma invirtió más de US$ 7 millones y que proyectan extenderse a Ecuador, Chile y Uruguay. La infraestructura fue realizada en Google Cloud, con arquitectura de microservicios, base de datos en real time no relacional y data warehouse de Big Data con BigQuery. La plataforma tiene Inteligencia Artificial con Tensor Flow.

La ley que se espera

El 21 de mayo pasado tuvo media sanción en Diputados el proyecto de ley que regula la receta digital y la teleasistencia. Con esta ley, los médicos podrán prescribir medicamentos de manera electrónica y las farmacias dispensarlos. Entretanto, se autorizó la receta de puño y letra del médico fotografiada por celular.

El diputado Pablo Yedlin, presidente de la Comisión de Salud, recordó que la ley de Ejercicio Profesional de la Medicina data de 1967 e indica que la única manera de prescribir es a través de escritura manuscrita y con el sello del médico. En 2001, se sancionó la Ley de Firma Digital, pero en su artículo 4 se prohibió que fuera utilizada para la prescripción médica. El artículo fue derogado en 2018, aunque recién con la pandemia se le dio nuevo protagonismo.

“Haremos ley la que viene de Diputados y vamos a complementarla con la telemedicina y la historia clínica electrónica. Lo digital es muy dinámico. Se impuso en la agenda por el Covid-19 pero debemos acompañar el cambio cultural”, dice Mario Fiad, presidente de la Cámara de Salud del Senado.

Telemedicina pública

A fines de abril de este año comenzó a funcionar el servicio de telemedicina estatal, Tele-Covid, disponible en todo el país para que personas con cobertura exclusiva del sistema público realicen consultas a través de videollamadas.

“La Red Telesalud venía trabajando hacía años, principalmente para asistir a los médicos de hospitales de todo el país en consulta de segunda opinión”, explica Martín Sabignoso, secretario de Equidad en Salud. Ahora, en tiempos de cuarentena, ya se concretaron más de 60.000 consultas y hay 10.000 personas beneficiarias”. Por el momento, participan unos 1.000 médicos.

Para poder usar el servicio, agrega Sabignoso, hay que tener internet, un teléfono, una tablet o una computadora. “Tele-covid funciona con Cisco Webex, que cedió la licencia gratuitamente”, explica y agrega que “hay que bajarse esa aplicación. No hubo una inversión fuerte, porque parte del equipamiento fue encontrado, abandonado desde 2015, en un depósito del Correo Central. Pero se proyectan inversiones importantes en los próximos meses por la ampliación de su uso”.

Sabignoso dice que la modalidad virtual no reemplaza a la tradicional, sino que, por el contrario, la complementa. “Si el paciente necesita una visita presencial, o tiene una emergencia se le envía una ambulancia o se facilita su traslado. La pandemia va a concluir, pero la telemedicina llegó para quedarse”, concluye Sabignoso.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas