El misterioso factor K: por qué el 20% de los infectados generan el 80% de los casos de Covid-19

El coronavirus no se propaga siempre de la misma manera. Para predecir la evolución de la pandemia, la ciencia buscó el factor R (de multiplicación). Pero hay otros factores como la velocidad de transmisión y el factor K, de dispersión, muy ligado a los “supercontagiadores . Cómo encontrarlos, esa es la cuestión.

Tras siete meses de pandemia, infectólogos, epidemiólogos, sociólogos y matemáticos siguen buscando algunos patrones que permitan comprender y predecir la evolución de los contagios. Hay creciente evidencia de que la mayoría de las infecciones por coronavirus se produce en situaciones concretas y son generadas por unas pocas personas llamadas “supercontagiadores . 

La mujer que asistió a un “baby shower clandestino en Necochea y contagió a 18 de los 30 invitados (incluida la anfitriona embarazada y su bebé); Un joven que participó de un asado familiar en la localidad rionegrina de Dina Huapi e infectó a 13 de los 27 comensales. Y el famoso caso del coro en Estados Unidos, en el que una persona transmitió el virus a 52 de los 60 participantes. 

Se estima que el 80% de las transmisiones son producidas por un 20% de los infectados. “Por esto, es importante conocer el factor K, de dispersión de los contagios. No es suficiente manejarse con un promedio de a cuántas personas contagia cada uno, ya que el virus no se comporta de manera homogénea , explica el infectólogo Antonio Montero, director del Centro de Medicina Tropical y Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario.

Durante los primeros meses de pandemia se hizo mucho hincapié en el factor R, o número reproductivo, que mide cuántos contagios se producen de media por cada caso. “En la Argentina, ese número es hoy de 1,7. O sea que cada infectado, contagia en promedio a entre una y dos personas. Pero en realidad esto no es así, porque hay personas que viven solas o se aíslan a tiempo y no contagian a nadie, y otras que contagian a más que dos , dice Montero.

El factor K varía entre 0 y 1. Cuanto más cercano a uno es más homogéneo, y cuanto más cerca de cero, hay mayor dispersión y esto quiere decir que unos pocos son responsables del contagio de muchos. Y aquí es donde los “supercontagios juegan un rol esencial. Si se pudieran detectar de antemano y aislarlos, se podrían enfrentar los brotes en forma sectorizada o por “clusters en lugar de aislar a poblaciones enteras.  El problema es que “los supercontagiadores son como las brujas. No existen. Pero que los hay, los hay , dice Montero. “Hay tantas situaciones que convierten a un individuo en un supercontagiador, que es muy difícil su abordaje epidemiológico , apunta. 

Hay factores biológicos como la carga viral, y que la persona presente muchos síntomas de tos y estornudos. También hay factores psicosociales como que la persona sea sociable, expansiva, hable fuerte o se acerque mucho a otros. Hay factores oportunistas como el agrupamiento de mucha gente en lugares cerrados como medios de transporte o ciertos lugares de trabajo, y también factores arquitectónicos como edificios con poca o deficiente ventilación. Los lugares donde hay frío y humedad, como los frigoríficos, son zonas de mayor contagio. Por esto sirve, más que al abordaje epidemiológico individual, un abordaje más social , apunta el infectólogo. 

Coronavirus: esta mutación es 13 veces más contagiosa y ya está haciendo estragos en Europa

Frente a la pandemia, científicos y profesionales de la salud buscan conocer al virus y mejorar los métodos para combatirlo. En este contexto, un estudio realizado por la Universidad de Texas, Estados Unidos sugiere que la mutación de la proteína espiga D614G es 13,9 veces más contagiosa.

Rastrear hacia atrás

Ir al origen del brote, en lugar de rastrear a los contactos de un paciente covid positivo puede ser una mejor estrategia para cortar las cadenas de transmisión. Buscar dónde se produjo el contagio puede ayudar a prevenir las transmisiones posteriores, sugiere un artículo publicado recientemente en el diario El País 

En España y en otros países son cada vez más los estudios que enfatizan la importancia de los clusters, que es como se definen los grupos de personas donde se originan los contagios. Esto tendría consecuencias sobre cómo combatir la epidemia: hay que conocer mejor los brotes y plantear otra manera de rastrear los casos.

Lo que se hizo hasta ahora es un rastreo hacia delante: si alguien da positivo, se busca entre sus contactos estrechos. Pero es probable que ese paciente con covid no haya contagiado a nadie. Si se hace al revés, buscando dónde se contagió esa persona, probablemente sea en un evento de supercontagio.  

“Lo mejor sería aislar preventivamente a los que forman el cluster y hacer un rastreo más detallado y para atrás , explicó Yamir Moreno, profesor de la Universidad de Zaragoza, quien analizó el impacto de estos eventos sobre la difusión del covid-19 en España. “Esto permitiría ver ramificaciones de las cadenas de contagio que no se ven haciendo el rastreo tradicional , sugirió.

Cómo funciona la vacuna rusa que compró Alberto para 12,5 M de argentinos: por qué hay polémica

Alrededor de 19.000 personas ya participaron de los ensayos clínicos "a gran escala" de la vacuna contra el coronavirus que registró Rusia. Esperan durante la tercera fase de investigación vacunar a 40.000 voluntarios. El Gobierno argentino confirmó que comprará 25.000.000 de dosis de la vacuna Sputnik V: se administrarán dos dosis por persona y llegarán entre diciembre y enero.

Predecir el pico: el factor “velocidad

Desde que empezó el confinamiento, la pregunta sobre cuándo llegaría el “pico de la pandemia se volvió crucial. Para ayudar a predecirlo, los científicos Néstor Barraza, Gabriel Pena, Verónica Moreno y Alejandro Oliveros de la carrera de Ingeniería en Computación de la Universidad de Tres de Febrero (Untref) aplicaron un modelo matemático (MTBI, por sus iniciales en inglés) que toma en cuenta el tiempo medio entre dos infecciones consecutivas en la misma población. Esto permite estimar el momento en que se produce el pico de contagios.

Se trata de un modelo que ya se usaba en la industria del software para predecir la detección de fallas en los sistemas. “Vimos que estas curvas que usábamos para predecir fallas en el software podían aplicarse a un parámetro nuevo, como es el tiempo medio entre infecciones , explicó Barraza. 

¿Cómo se calcula? Al comienzo de la epidemia, este indicador, que se mide en minutos, va disminuyendo su valor ya que las infecciones se producen cada vez más rápido y al alcanzar el pico en la tasa de contagios (número de infecciones por día) asume un valor casi constante. Luego del pico comienza a aumentar su valor nuevamente, ya que las infecciones se producen más espaciadamente. Predecir el mínimo de este indicador equivale a predecir el momento en que se produce el pico.

Este modelo fue presentado en reuniones de la OPS y OMS, y publicado en la revista científica Elsevier. “Según los resultados de nuestra medición, en la última semana de octubre, a nivel nacional se estaba produciendo un contagio cada 4 segundos, la velocidad más alta de la región. Pero esto difiere mucho según las zonas del país , señaló Barraza a Infotechnology. 

“Mientras que en la CABA el pico ya pasó, y hoy se produce un contagio cada 48 segundos, en la provincia de Buenos Aires se produce uno cada 20 segundos en promedio. En Córdoba hay un contagio cada 23 segundos y en Santa Fe uno cada 32 segundos.  “Poder predecir cuándo llega el pico es importante para cerrar las actividades antes, y autorizar aperturas cuando la velocidad de contagio empieza a bajar , apuntó el investigador y docente. 

Cabeza a cabeza: AstraZeneca y Pfizer, cada vez más cerca de la solución para el coronavirus

La Agencia reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido inició una fase acelerada de revisión en la que analizaran las vacunas de las farmacéuticas Pfizer Inc. y AstraZeneca Plc. El país se prepara para la aprobación de la vacuna de COVID-19. En consecuencia, lanzarán planes de vacunación masiva a toda la población.

Finalmente, el factor social

Si algo resulta inquietante es que la Argentina pasó de ser “un ejemplo por su manejo de la pandemia hasta el mes de mayo, a exhibir uno de los peores índices en la región a partir de agosto, cuando se estabilizaron los casos en un número alto en la zona metropolitana y se dispararon en el resto del país. ¿Por qué si estábamos tan bien al principio, hoy vamos tan mal? Fue lo que se preguntó Daniel Feierstein, doctor en Ciencias Sociales, investigador del Conicet y director del Centro de Estudios sobre Genocidio de la Untref.

“La respuesta tiene muchas variables pero la fundamental no es médica sino sociológica , sostuvo el investigador. “Hay una presuncio errada sobre el comportamiento social en  pandemia, apuntó en un hilo de Twitter que se hizo viral y superó los 10.000 retuits.  “El razonamiento es el siguiente: la gente no se banca más la cuarentena y la incumple. Por lo tanto, debemos autorizar lo que de hecho ya se hace pero apelando a la "responsabilidad ciudadana", tuiteó el investigador.

“El problema es que la población en una catástrofe no actúa según lo que Max Weber llamó racionalidad ajustada a fines; sino que se ve atravesada por mecanismos de defensa psíquica como la negación y la proyección. Nadie quiere aceptar la posibilidad de su muerte o la de sus seres queridos . 

“Pensar que los médicos pueden pronosticar comportamientos sociales y decidir las acciones políticas a partir de ello es como si nos hubiesen encargado a los sociólogos la elaboración de la vacuna“, sentenció. 

Una cosa es cierta y es que esta pandemia aceleró la producción de conocimiento, tanto en las ciencias duras como en las sociales. Lo aprendido tiene que servir para (evitar) la próxima.

Tags relacionados

Más de Labs

Compartí tus comentarios