*

Labs

Cómo podés sumarte a la profesión "oculta" que te asegura trabajo de por vida

Se trata de una carrera que se puede estudiar solo en dos universidades nacionales. El año pasado solo se recibieron cinco profesionales. 18 de Julio 2018
Cómo podés sumarte a la profesión "oculta" que te asegura trabajo de por vida

La carrera Ciencias de la atmósfera tiene pocos estudiantes: 180 en todo el país. Y el año pasado solo se recibieron cinco en la Argentina. Lo bueno de que sean tan pocos es que todos los que se reciban van a conseguir trabajo inmediatamente: de acuerdo a un relevamiento, no hay un solo meteorólogo desempleado.

En ese sentido, el pasado 11 de julio se celebró el día del meteorólogo por el aniversario de la creación del Centro Argentino de Meteorólogos (CAM), del que son parte menos de 1.000 personas, pero solo menos de 500 son graduados de carreras de grado. El resto se reparte entre técnicos y observadores.

“Hay empleo pleno. Si hay meteorólogos sin trabajo, es porque no se dedican a la meteorología”, indicó Álvaro Scardilli, presidente de la CAM, cuando fue consultado por Infobae. “Todos los egresados consiguen trabajo o becas de investigación del CONICET, incluso muchos estudiantes son buscados. Es una profesión trascendental para la actividad económica. Los países más desarrollados invierten miles de millones de dólares para impulsar la disciplina y es una inversión que da rédito. Hay provincias que ni siquiera tienen meteorólogos. Hacen falta cientos."

Entonces, ¿por qué hay tan pocos? Se trata de una carrera compleja con una baja oferta académica, ya que solo se dicta en dos universidades, la de Buenos Aires (UBA) y la de La Plata. En el caso de la primera, son cinco años más el Ciclo Básico Común (CBC); en la segunda son solo cinco años. "Antes la carrera era Ciencias meteorológicas porque tenía aplicación solo en el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y en la aviación”, contó Inés Camilloni, secretaria académica de la Facultad de Exactas de la UBA. “Ahora es Ciencias de la atmósfera porque es mucho más abarcativa. Se abrieron ramas como recursos hídricos, agricultura, impactos del cambio climático, cuestiones de interacción entre la atmósfera y los océanos, y temas vinculados a la salud.”

Consultada por Infotechnology.com, Matilde Rusticucci, metereologa de la UBA e investigadora del CONICET, comenta: "Entiendo que [hay pocos alumnos] porque no está suficientemente difundida la existencia de la carrera, o no se relaciona directamente con la meteorología. También hay que saber que es una carrera de ciencias exactas, con buena base de matemática y física."

En el caso de la universidad porteña, el CBC de Exactas pierde el 50% de los estudiantes que ingresan. Y del 50% que queda, solo la mitad se recibe. Sin embargo, hay un incentivo, las becas que se le otorgan a muchos de sus alumnos: $9.000 mensuales que dan el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación y el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). Gracias a esto, dice Rusticucci, "el número de alumnos ha crecido".

La cursada es difícil para aquellos que hicieron secundarios más orientados a lo social pero nada del otro mundo para quienes salen de una escuela industrial. Hay materias como dinámica de la atmósfera, cálculo numérico y convección y microfísica de nubes y, al final de la carrera, se suman agrometeorología, contaminación, climatología, cambio climático, tormentas y fenómenos severos.

Respecto a los salarios, cabe decir que los meteorólogos cobran más que los graduados de carreras superpobladas pero menos que los que estudiaron otras de las carreras con faltantes, como Ingeniería –el sueldo, según la consultora LoveMondays, arranca en $20.000, y luego va aumentando de acuerdo a la antigüedad y el cargo--. La razón de esto es que la mayor parte de los empleos corresponden al sector público, como el SMN, las fuerzas armadas y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). En el ámbito privado los emplean en aerolíneas y consultoras.

Según Rusticucci, la mayoría de graduados se queda a trabajar en la Argentina. "Los que se van afuera, lo hacen para hacer un doctorado o posdoctorado y son recibidos en cualquier universidad de primer nivel. El problema de desfinanciar a la ciencia, va a hacer que más graduados quieran irse del país, con todo lo que costó repatriar a nuestros científicos de todas las áreas."



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Hector Toloza Reportar Responder

Gracias a todas las Instituciones formadores de tecnología y Patente y de ocupar nuestros Ingenieros preparados en nuestras Universidades Argentinas. GRACIAS a sacerdote y compañía.

Notas Relacionadas