*

Labs

“Así se levanta la cuarentena”: la clave del coreano que más sabe del virus para encontrar el “día ideal”

Gabriel Leung, considerado la voz más autorizada para hablar del coronavirus, habló en una columna de cómo se deben levantar la cuarentena.

06 de Abril 2020
“Así se levanta la cuarentena”: la clave del coreano que más sabe del virus para encontrar el “día ideal”

Hasta este momento se han confirmado 1.288.72 contagiados por el coronavirus, más de 270.240 personas se han recuperado y por lo menos 70.482 han muerto. Ante este preocupante panorama varios países han decretado la cuarentena preventiva y obligatoria para mitigar la pandemia. En este marco y en medio de la incertidumbre desatada por la pandemia, Gabriel Leung, uno de los epidemiólogos más respetados en la lucha contra el COVID-19, publicó una columna en The New York Times donde advirtió cómo se deben levantar las medidas de aislamiento.

Es epidemiólogo de enfermedades infecciosas y decano de medicina en la Universidad de Hong Kong, este reconocido médico alerta al mundo desde enero -casi en soledad- sobre los peligros del brote nacido en Wuhan, China, y que se extendió al mundo en forma de pandemia en apenas tres meses. Recientemente se expresó sobre las suspensiones del aislamiento que varios gobiernos, entre ellos el argentino, ya están debatiendo.

“Se necesita un marco formal, con un fundamento explícito basado en la ciencia, para determinar cuándo y cómo y en función de qué factores relajar las restricciones, y cómo volver a aplicar algunas o todas ellas en caso de que otra ola epidémica golpee nuevamente”, recomienda el científico honkonés. “La contención ha fallado en todas partes. En algunos lugares -Wuhan en febrero; norte de Italia en marzo-, la epidemia se extendió tan rápidamente que las autoridades pertinentes tuvieron que centrarse principalmente en mitigar sus efectos, en el control de daños. En otros lugares, la represión ha funcionado hasta ahora: Hong Kong, Singapur y Taiwán no han experimentado epidemias locales sostenidas. Todavía no, al menos”.

Si bien expresó sus preocupaciones por los efectos económicos, también aclaró que “el primer objetivo debe ser proteger las vidas y eso significa evitar el colapso del sistema de atención médica”. Para que ello ocurra, describió a los hospitales “como la última línea de defensa” en la batalla contra el coronavirus. “Cuando su capacidad para manejar emergencias se ve abrumada, como en Bérgamo, el norte de Italia o en áreas de España, no tiene mucho sentido teorizar sobre lo que estoy a punto de hacer: todo lo que puede hacer es enrollarse las mangas, conectar a los pacientes por vía intravenosa goteos y ventiladores, e intente salvar tantas vidas como sea posible con cualquier medio disponible”.

“Pero pasado ese punto (o, preferiblemente, antes), el objetivo final debe ser reducir la epidemia a un ritmo lento para ganar tiempo para que la población mundial adquiera, de una forma u otra, inmunidad al COVID-19. La pandemia solo puede evitar que resurja cuando al menos la mitad de la población mundial se haya vuelto inmune al nuevo virus. Y eso puede suceder de una de estas dos maneras: después de que suficientes personas se hayan infectado y se hayan recuperado o hayan sido inoculadas con una vacuna”, resumió Leung.

El epidemiólogo manifestó que en lo que resta del 2020 (quizás algo más), probablemente las poblaciones del mundo vean encenderse y apagarse distintas formas de cuarentena para prevenir segundas olas de brotes y contagios. “La mejor manera de hacerlo variará según el país, dependiendo de sus medios, su tolerancia a la disrupción y la voluntad colectiva de su gente. En todos los casos, sin embargo, el desafío es esencialmente un tira y afloja de tres vías entre combatir la enfermedad, proteger la economía y mantener a la sociedad en equilibrio”, concluyó.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas