Emprendedores

Los "nuevos Globant": crecen sin levantar capital, exportan a 6 países y facturan $ 50 millones

Tres socios crearon una compañía que ayuda a crear tecnología para clientes del mundo. Blockchain, business intelligence e inteligencia artificial son su apuesta a futuro.

Lyncros tiene más de 10 años de vida, y supo reconvertirse en el andar para captar todas las oportunidades que el mundo de la tecnología tenía para ofrecer. Nació en 2012, cuando Matías O'Keefe decidió potenciar su pasión por el desarrollo de soluciones de software apuntando a dar servicio de transformación tecnológica. Luego se sumaron Juan Florio, en 2015, y Martín Epelde, en 2017 para transformar el negocio y reestructurar el mismo a lo que es actualmente.

Con esa reconversión del negocio, la empresa pasó de enfocarse en proyectos más chicos o de corto plazo a tener una visión "más enterprise". Esto se logró gracias a la visión de los tres socios que se complementan entre sí: O'Keefe, ingeniero, tiene un perfil técnico de soluciones; Florio, en encargado de operaciones, es quien aporta una mirada de metodologías ágiles para implementar los proyectos; mientras que Epelde sumó su visión corporativa luego de varios años de trabajar en multinacionales como HP.

"Cuando me uní la empresa vendía una solución de un CRM que no me gustaba, estaba muy trillado el mercado, teníamos que enforcarnos en desarrollo que era lo que sabíamos hacer con soluciones más enterprise", explica Epelde y menciona que desde ese momento dividieron la firma en tres negocios. Por un lado, su negocio tradicional de desarrollo de proyectos, que es su fuerte y que ejecutan a través de la formación de equipos. 

Con esta vertical implementaron soluciones para diversas industrias. Por ejemplo, uno de sus primeros proyectos vino de la mano de una empresa americana que comercializaba frutas y que ayudaron a transformar a través de la implementación de tecnología en sus procesos como la automatización de todo su proceso comercial. "También armamos un marketplace con el que cuadruplicaron su operación y llegaron a muchos más países", agrega el socio. También desarrollaron otros proyectos, como Connect, una especie de red social privada para ayudar a gestionar comunidades, muy usada en el sector educativo por grandes universidades.

Martín Epelde, Juan Florio y Matías O'Keefe. Fotos: Patricio Pérez para APERTURA.

El segundo vertical de su negocio consiste en ayudar a startup, a las que muchas veces se suman al equipo para apalancarlo con su estructura de IT y técnica. Gracias a esto, en 2018 se unieron a ucrop.it, una empresa de la que tienen un porcentaje del negocio, que usa blockchain para hacer trazabilidad de genética de semillas. "Es uno de nuestros valores agregados: entender una problemática del mercado y con tecnología dar una solución", explica Epelde.

Y en tercer lugar, su negocio de "staff augmentation", que permite a otras empresas expandir sus equipos a través de su personal que trabaja con metodologías ágiles. Así, aceleran la entrega de productos con equipos que interactúan sin problemas con los del cliente y hablan el mismo idioma ágil. En pocas palabras, Epelde explica que la compañía podría compararse con los negocios que hace Globant, pero a menor escala.

Su diferencia está en que, en la mayoría de los negocios (salvo con ucrop.it donde salieron a levantar capital) se financian ellos mismos. Incluso para su expansión internacional, camino que los llevó a tener clientes en Chile, Uruguay, Paraguay, Colombia, Ecuador y los Estados Unidos. "Vamos creciendo más lento pero a paso firme. Vamos creciendo a medida que conseguimos clientes. Mi visión, con Connect por ejemplo, es que venga en dos o tres años mi competidor y me compre y me haga una oferta. Son estrategias que tenemos. Nos gusta, manteniendo un rumbo en el desarrollo, intentar diversificar un poco", explica el socio de la firma que ya tiene 25 empleados.

"Hoy tenemos muy buenos recursos, es súper valorable la calidad de gente que tenemos en la Argentina y es tremendo cómo roban recursos. Es una carrera. El recurso bueno es costoso: por ejemplo, hace tres meses vino Spotify y se llevó a uno de nuestros principales desarrolladores, ofreciéndole u$s 7000. Con eso no puedo competir. Pero son las leyes de este nuevo mundo en donde al ser todo virtual, muchas empresas le perdieron miedo al trabajo remoto. El mundo cambió y como es una desventaja, también es una ventaja para nosotros porque hoy Argentina para afuera está muy barato y nos roban muchísima gente desde Estados Unidos y Europa", menciona el emprendedor que, en contrapartida, ofrece mayor flexibilidad y una escucha atenta a las necesidades de sus trabajadores. "Que me hagan planteos por mas ridículos que parezcan y yo escucho", asegura.

A futuro, esperan seguir plantando bandera en nuevos mercados y seguirán apostando por tecnologías como blockchain, business intelligence e inteligencia artificial. "Los seres humanos nos vamos a tener que adaptar a las nuevas reglas. El mundo va por ese camino y estamos trabajando por ahí viendo cómo podemos meter blockchain a todo eso para dar un grado más de seguridad. El que no esté metido en seguridad ahora está afuera. Hoy es todo", concluye. 

En cifras

  • Fundación: 2012
  • Facturación 2021: $ 50 millones
  • Cantidad de empleados: 25

La versión original de esta nota se publicó en el número 337 de revista Apertura.

Tags relacionados

Más de Innovación

Compartí tus comentarios