Las 5 mejores innovaciones argentinas que deja el 2020 en ciencia, salud y tecnología

El coronavirus marcó la agenda del desarrollo científico de este año. Pero hubo otros esfuerzos que marcaron un interés por mejorar la vida de las personas en ámbitos varios.

En un año signado por la pandemia, el sistema científico y tecnológico argentino demostró su capacidad de innovación. Si bien la irrupción del coronavirus marcó la agenda e impulsó a investigadores y emprendedores a enfocar sus esfuerzos a enfrentarlo, también hubo desarrollos científico-tecnológicos enfocados a otras cuestiones de salud más allá del Covid, al cuidado del ambiente, a mejorar la alimentación y la inclusión social, entre otras problemáticas. Estas son las cinco innovaciones argentinas más destacadas del 2020:

Suero equino hiperinmune

Este tratamiento para pacientes de Covid 19 severa fue aprobado por Anmat el 22 de diciembre. Se trata de un suero terapéutico desarrollado por científicos del laboratorio Inmunova y el Instituto Biológico Argentino, la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud "Dr. Carlos G. Malbrán" (ANLIS), con la colaboración de la Fundación Instituto Leloir (FIL), el laboratorio Mabxience (del grupo Insud y también fabricante de la vacuna de Oxford y AstraZeneca), CONICET y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

Suero hiperinmune.

La aprobación de este medicamento innovador basado en anticuerpos policlonales se fundamentó en resultados positivos del estudio clínico de fase 2/3, mostrando que su aplicación es segura y redujo la mortalidad casi a la mitad (45%) en pacientes con Covid-19 severa. Además, los pacientes tratados mostraron una reducción de la internación en terapia intensiva de 24% y del requerimiento de asistencia respiratoria mecánica de 36%, frente a lo que ocurrió con el placebo.

Barbijos nanotecnológicos

Barbiijos Atom Protect.

Fueron desarrollados por investigadores del CONICET, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), con el apoyo de la pyme textil Kovi S.R.L.. 


Su efectividad fue testeada por el INTI y el Instituto de Virología del INTA. Las pruebas demostraron que las telas tienen la capacidad de inhibir al SARS-CoV-2- en menos de cinco minutos. Los insumos para elaborar los tapabocas están disponibles en el país y su producción puede hacerse en cualquier fábrica textil, dado que es el mismo que se usa para teñir telas.

Otra ventaja de este barbijo, que se comercializa bajo el nombre de Atom Protect, es que, por sus propiedades bactericidas y antihongos es más higiénico que los tapabocas comunes. Evita que la persona respire sus propios gérmenes y por eso se puede usar varias horas seguidas. Además, sus activos antivirales, fungicidas y antibacterianos se mantienen en la tela, por al menos quince lavados.

Alimentos del futuro

Para 2050 seremos 9.500 millones de habitantes, con lo que crecerá enormemente la demanda de alimentos. Pero ¿cómo hacer que sean saludables y no perjudiquen al planeta? Esta pregunta llevó a Atilio Grimani, abogado con un posgrado en negocios y Nahuel Olaiz, bioquímico e investigador del Conicet, fundadores de Einsted, a incursionar en la tecnología de Campos Eléctricos Pulsados, (PES, por sus siglas en inglés), para el procesamiento de alimentos. Esta tecnología permite procesar los alimentos en forma no térmica (sin utilizar calor), combinando la corriente alterna de Nicola Tesla y la continua de Thomas Edison.

Atilio Grimani, CEO y confundador de Einsted (y su equipo), quiere transformar la alimentación.

Los emprendedores trabajan en dos líneas de desarrollo: la primera se basa en inactivar enzimas o destruir patógenos sin levantar la temperatura. En los próximos meses esperan tener listo un prototipo comercial. La segunda línea consiste en el desarrollo de Biomoléculas, para generar reacciones químicas, o modificar macromoléculas a partir de los campos eléctricos para reducir o reemplazar el uso de químicos, logrando una producción más limpia. Este emprendimiento forma parte de de CAB Startup, la incubadora de empresas de la Cámara Argentina de Biotecnología, y resultó finalista del concurso de innovación de Fundación Empretec.

Prevenir el cáncer de cuello de útero

Las investigadoras Daniela Castillo y Julieta Roldán, formadas en las Universidades de Buenos Aires y Nacional de San Martín, crearon un kit de diagnóstico rápido para el Virus del Papiloma Humano (HPV), causante de cáncer de cuello de útero. Por este desarrollo, las científicas obtuvieron el primer premio en el concurso de planes de negocio con base tecnológica IB50K, organizado por el Instituto Balseiro.

Daniela Castillo y Julieta Roldán.

Se trata de un test rápido basado en una tira reactiva (similar a un test de embarazo), que en caso de dar positivo se complementa con la prueba de Papanicolau (PAP) cuyo análisis se realiza en laboratorio. Por su portabilidad, confiabilidad y fácil uso, este kit rápido permite el acceso de las mujeres a un diagnóstico temprano.

Contaminación del Riachuelo

La investigadora Daiana Capdevila, del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA, CONICET-Fundación Instituto Leloir), desarrolló un sistema para medir la contaminación en el Riachuelo. Por su trabajo sobre "Sensores libres de células para la detección rápida de metales pesados en agua en la Cuenca Matanza-Riachuelo" fue galardonada este año con el premio Premio Nacional L'Oréal-UNESCO "Por las Mujeres en la Ciencia", en la categoría "Beca".

Daiana Capdevila.

Su proyecto consiste en un método de evaluación rápida y económica de la calidad de agua en en este curso de agua, a cuyas orillas se asienta el 15% de la población argentina y es uno de los más contaminados de América latina.

Tags relacionados

Más de Innovación

Comentarios

  • DL

    Damián Leguiza

    Hace 7 días

    Uno mejor que el otro!

    Ver más

    0
    0
    Responder