Análisis

IoT en tu empresa: las tres claves del éxito según estos expertos

Un gran número de organizaciones de manufactura están ejecutando pilotos de iniciativas digitales con IIoT (Internet Industrial de las Cosas). Sin embargo, a pesar de la reducción en los costos de procesamiento y las mejoras en la capacidad de integración, conectividad y utilización de las nuevas plataformas, pocas organizaciones han logrado escalar exitosamente iniciativas digitales que generen beneficios significativos. Esto se debe principalmente a una combinación de desafíos técnicos y organizacionales. Desde una perspectiva técnica, muchas empresas todavía se enfrentan a problemas históricos, entre otros cómo trabajar con sistemas y aplicaciones heterogéneas o cómo determinar qué función (operaciones, logística, mantenimiento) debe ser soportada por una aplicación o un sistema técnico específico.

En el ámbito organizacional, varias compañías tienen dificultades para modificar sus procesos o no logran encontrar las soluciones digitales correctas, lo que limita su aplicación más amplia en la organización, reduciendo así el tamaño de la oportunidad. Por ejemplo, se implementan casos de uso fragmentados, que carecen de un despliegue integral y efectivo que capture la totalidad del valor.

Para tener éxito en la implementación de soluciones digitales es necesario un cambio armónico en los procesos y en las personas que permita capturar todos los beneficios.

A continuación, describimos los factores clave para una implementación exitosa y a escala de tecnologías de IoT:

1. El negocio: identificar, priorizar e implementar casos de uso clave

Para identificar casos de uso clave se puede utilizar una combinación de casos identificados por la base de colaboradores y otros seleccionados por los líderes. Una vez identificados, deben ser priorizados en forma sistemática, teniendo en cuenta el impacto económico de cada uno y su facilidad de implementación. Cada caso de uso es entonces analizado en términos de su potencial para ser replicado en la red de plantas de la organización.

Una vez definidos los casos a implementar, se debe desarrollar un plan alto nivel para el despliegue de los casos en las diferentes plantas, pensando no solo en los requisitos técnicos sino también en el desarrollo de las capacidades y los cambios en los procesos necesarios para capturar el potencial total de los casos seleccionados.

2. La organización: desempeño, capacidades y cultura

Superar las barreras organizacionales es un requisito para gestionar con éxito los aspectos tecnológicos de la implementación de casos de uso digitales. A ese fin, primero es necesario que los líderes establezcan objetivos claros para la transformación y designen un equipo responsable para monitorear su avance. Este equipo debe asegurar que la implementación mantenga el rumbo, identificando desviaciones rápidamente y definiendo acciones de mitigación. En segundo lugar, se requieren cambios en la estructura organizacional, los perfiles, los roles y el tipo de colaboración. Esta nueva forma de trabajar debe incluir un modelo de gobierno común, procesos armonizados y una gestión centralizada de datos y seguridad.

3. Tecnología: diseñar la plataforma, migrar a la nube y crear el ecosistema

Las organizaciones de manufactura se enfrentarán a decisiones sobre tecnología en tres niveles: plataforma, nube y ecosistema. El diseño de la plataforma se centra en la creación de la arquitectura objetivo. Un aspecto fundamental de esta arquitectura es la integración de tecnologías de la información y operacionales, un reto al que se están enfrentando muchas organizaciones. El valor de la nube para la transformación digital de la organización de manufactura es claro: si bien los ahorros de costos de TI son menores, la nube brinda beneficios valiosos para la compañía, tales como el acceso a nuevos motores de inteligencia artificial (AI) y aprendizaje automático (ML), así como un ambiente controlado para la experimentación y vínculos a nuevos productos y servicios. Para lograrlo, el primer objetivo será obtener beneficios a corto plazo, en especial definiendo qué aplicaciones migrar a la nube y en qué secuencia.

Luego, pueden implementar un modelo de gobierno sólido para administrar de manera estricta la transformación. Finalmente, se debe establecer un equipo de infraestructura con la capacidad y el mandato para gestionar la arquitectura y los servicios estándar que serán utilizados por los equipos de desarrollo. 

  Por Carlos Buitrago y Rubén López, socio y socio asociado de McKinsey  

El texto original de esta nota fue publicado en la edición 331 de la revista Apertura

Tags relacionados

Más de Innovación

Compartí tus comentarios