Esta argentina usa la neurociencia y los juegos para que reclutar personal sea más fácil: ya factura $ 60 M

Se trata de Robin, una startup argentina creada a fines de 2018 brinda servicio a empresas como ICBC, Supervielle, KPMG, Telecom y Galicia Seguros.

El departamento de Recursos Humanos suele ser uno de los menos digitalizados de las compañías. Pero por suerte esto está cambiando gracias a emprendedores que entendieron que la tecnología puede aportar a mejorar procesos y a facilitar el trabajo de estos equipos, trayéndoles así un mejor y más eficiente uso de su tiempo y sus recursos.

Reclutar es un juego

Noelia Aguirre Fernández (42) es licenciada en Administración de empresas de la UBA y a lo largo de su experiencia profesional pasó por puestos de marketing, ventas y recursos humanos.

"Siempre fui apasionada de cómo las personas buscan oportunidades y cómo se generan. Me pregunté ‘si yo estuviese del lado empleador, ¿cómo haría?'", dice. Así, fundó su propia consultora de Recursos Humanos y se involucró cada vez más en el proceso de búsqueda de talento.

"Se habla mucho de la guerra del talento, pero la clave está en que a este no se lo estaba mirando como tal. Estábamos trabajando con procesos anticuados. Había una oportunidad de cambio y lo primero era dar herramientas de evaluación distintas. Automatizar procesos y ver realmente las habilidades de las personas", dice la emprendedora que usa neurociencia y neurotecnología combinada con Inteligencia Artificial para generar un producto que permite hacer un nuevo tipo de evaluación de los candidatos a un puesto laboral.

Para arrancar con Robin, Aguirre Fernández se asoció con Luciano Bustos (43), hoy CTO del proyecto, e invirtieron US$ 100.000 provenientes de capital propio, familiares y amigos. Su plataforma mide y evalúa habilidades sociales, capacidades cognitivas, inteligencia emocional y digital de las personas, a través juegos lúdicos de neurociencia e implementación de modelos de inteligencia artificial, para reclutar al candidato adecuado.

Los juegos que Robin propone se desarrollan a partir de experimentos de investigación basados en principios psicológicos, de neurociencia cognitiva y de neurociencia computacional del comportamiento humano. A partir de la información que generan estos juegos se pueden conocer, independientemente del estilo de personalidad de una persona, su capacidad para aprender, adquirir nuevos conocimientos, tomar decisiones y colaborar con otros en ámbitos de trabajo. Con las herramientas de gaming, los candidatos ejecutan sus competencias de compañerismo o toma de decisiones.

"Te hace perder la conciencia de que estas siendo evaluado y queríamos llevar esa experiencia a los candidatos para tener una herramienta de engagement. Así podemos extraer más de 10.000 data points para hacer reportes más ricos", dice Aguirre. "Las áreas de RR.HH. tienen muy atrasado su proceso de digitalización. Con tecnología podrías eliminar el 30 por ciento de las áreas operativas y eso no es reemplazar recursos sino optimizar", señala la CEO del emprendimiento que este año proyecta facturar $ 60 millones.

Su plataforma mide y evalúa habilidades sociales, capacidades cognitivas, inteligencia emocional y digital de las personas, a través juegos lúdicos de neurociencia e implementación de modelos de inteligencia artificial, para reclutar al candidato adecuado. 

La startup argentina creada a fines de 2018 brinda servicio a empresas como ICBC, Supervielle, KPMG, Telecom y Galicia Seguros. Además, es la primera startup liderada por una mujer en ciencia y tecnología que recibe inversión de Globant Ventures, la aceleradora de Globant.

"Nos pasó mucho al principio que había gente que te desalentaba a pensar en grande. Hasta me llegaron a decir que fuera a negociar el acuerdo de inversión con un hombre. Pero ellos entendieron todo y me dijeron que lo podía hacer. Teníamos el proyecto en muy early stage y confiaron", reconoce Aguirre Fernández.

Están por sumar Gaze Tracking en la medición de las pruebas, que permite seguir el punto donde se fija la mirada o el movimiento del ojo en relación con la cabeza. Este proceso es utilizado no solo como medida de vigencia (es la única herramienta en su estilo que garantiza la veracidad de quien toma las pruebas), sino también para pesquisar aspectos emocionales de la instancia de juego.

Como novedad, Robin fue seleccionada entre múltiples plataformas de América latina para diseñar el algoritmo encargado de recomendar las personas adecuadas para la beca que otorgan MercadoLibre y Globant en su nueva carrera en Digital House (al estilo recomendación de Netflix pero inclusivo y diverso). "Certified Tech Developer" es una carrera de dos años, pensada y diseñada por las tecnológicas junto a Digital House, donde los estudiantes aprenden los conocimientos técnicos y una serie de soft skills fundamentales para insertarte laboralmente en las empresas más disruptivas del mundo.

Tags relacionados

Más de Innovación

Compartí tus comentarios