Estos argentinos inventaron el primer cohete impulsado con biodiesel: el próximo paso es lanzar satélites

Una startup aeroespacial argentina lanzó el primer cohete de biodiesel de manera exitosa. De qué se trata.

La compañía de logística aeroespacial argentina de micro y minisatélites, LIA Aerospace, anunció esta semana que su primer cohete voló de manera exitosa. Se trata de Zonda 1.0, un cohete de 3,8 metros de largo con combustible biodiesel que despegó el 23 de enero a las 11:26 de la mañana en Magdalena, Buenos Aires.

Los fundadores -Dan Eterberg (35) y Federico Brito (47)- esperan llegar al espacio en 2024 con una versión más grande de este mismo cohete, que tendrá una carga útil de 250 kg. En un principio, el dispositivo deberá superar un programa de cuatro etapas para "reducir los riesgos operacionales y financieros del proyecto". Por el éxito de este despegue, la empresa pudo confirmar que todos los sistemas del cohete funcionan correctamente. 

Esta primera versión del Zonda 1.0, que sirvió para probar aviónica, combustible, rampa de lanzamiento, entre otras cuestiones, costó US$ 60.000. 

Zonda 1.0.

Otro punto interesante: todos los cohetes desarrollados por la compañía son reutilizables para "disminuir el impacto ambiental de los lanzamientos, tiempos de producción y costos", explica Brito, COO de la compañía.

"El sistema de propulsión propelente del Zonda 1.0 incluyó como agente oxidante el peróxido de hidrógeno y utilizó biocombustibles, generando un 60% menos de huella de carbono que los combustibles y propelentes que usualmente se utilizan", cuenta. El combustible fue hecho con una combinación de aceite vegetal y plantas. El peróxido de hidrógeno, en tanto, aporta el oxígeno y es parte de la reacción química. La empresa fusionó ambos para el motor del cohete.

Cómo funciona la constelación de satélites que Elon Musk quiere traer a la Argentina

Quiénes están detrás de LIA Aerospace

La startup, que nació de manera oficial hace poco más de un año, comenzó a gestarse hace cinco años, cuando Eterberg y Brito se conocieron. El primero cuenta que su primer trabajo lo hizo en el ITBA, donde desarrolló un propulsor para uno de los satélites de Satellogic, la empresa creada por Emiliano Kargierman. Brito, por su parte, desarrolla cohetes desde sus 15 años.

"Cuando alguien me pregunta qué hago y digo que hago cohetes espaciales, dicen ‘¿cómo cohetes espaciales?'. Mi primer trabajo se trató de diseñar un pequeño propulsor y ese motor de cohetes, el propulsor está hoy en día en el espacio", recuerda Etenberg.

"Arrancamos con un papel y un lápiz. Hoy lo que tenemos es una compañía que está apuntando a brindar servicios de lanzamiento de satélites", recuerda Brito. Según los fundadores, es un mercado "muy cotizado, estratégico y gigante".

El Ministerio de Desarrollo Productivo reconoció el trabajo de la startup argentina LIA Aerospace y la necesidad de sumarse a la carrera espacial. "Sus fundadores tienen como objetivo dar servicios de puesta en órbita para satélites y apuestan a la ubicación privilegiada de nuestro país para lanzar cohetes al espacio", tuitearon desde su cuenta oficial.

"En los últimos diez años se fundaron alrededor de 500 compañías en el mundo que están desarrollando satélites", dice el CEO. Por esta razón, apuestan a desarrollar cohetes espaciales y aprovechar la ubicación de la Argentina para llegar al espacio.

Su objetivo a largo plazo es lanzar un cohete a órbita. A mediano plazo, lanzarán  cohetes de mayor tamaño, capacidad de carga y altura de vuelo cada 12 a 18 meses.

Tags relacionados

Más de Innovación