Equipos interdisciplinarios: la clave para entender a los clientes

Los equipos interdisciplinarios cobraron un gran protagonismo en el último tiempo: están formados por colaboradores de diversas áreas y son un éxito que se ve reflejado en las ventas concretas, ya que la diversidad de miradas amplía la posibilidad de encontrar diferentes soluciones a los problemas

En épocas de reinvención, de cambios coyunturales e incertidumbre, las empresas buscan constantemente continuar cumpliendo con las expectativas de sus clientes y mejorar sus servicios.

Los equipos interdisciplinarios cobraron un gran protagonismo en el último tiempo: están formados por colaboradores de diversas áreas y son un éxito que se ve reflejado en las ventas concretas, ya que la diversidad de miradas amplía la posibilidad de encontrar diferentes soluciones a los problemas.

Al mismo tiempo, esta modalidad implica que los colaboradores tengan que estar observando desde todas las áreas al cliente y al mercado, y esto permite encontrar nuevas oportunidades. Las empresas solicitan cada vez más los servicios de transformación digital, eso demuestra la capacidad de crecer y aggiornarse.

Los grupos de trabajo funcionan de forma sincronizada e integrada: con un propósito en común, un "por qué y un para qué" hago lo que hago como norte. En ese sentido, la receptividad de los empleados ante las nuevas propuestas resulta un factor de gran valor.

Ellos son los protagonistas, quienes con su experiencia y conocimientos son capaces de aportar su marca personal a cada proyecto y dejar su huella. Así, con su mirada, cada uno puede nutrir a su compañero y, además, la labor conjunta se ve plasmada en el servicio final.

En Nubiral se trabaja bajo esa modalidad desde hace tres años. El aporte de cada persona en el equipo sirve para entender la problemática del cliente desde una mirada holística y ofrecer servicios a su medida. De esta manera, son contempladas diversas perspectivas que mejoran las propuestas.

Para acompañar esto, es importante que la compañía pueda identificar qué motivaciones y necesidades tiene el colaborador para así impulsar su desarrollo tanto a nivel personal como profesional.

Por ejemplo, si quiere ser líder, puede impulsarlo a que tome ese rol en determinados proyectos y ofrecerle herramientas, en caso de ser necesario, para poder llevar adelante el desafío. El crecimiento y la experiencia individual de cada persona que forma parte de la compañía debe ser prioritario para que todo funcione bien.

En la actualidad, se requieren organizaciones que tengan capacidad de adaptarse a los cambios, de transformarse culturalmente. Para eso, resulta necesario contar con compañías que sean flexibles e innovadoras en su cultura de trabajo.

Es importante que cada día más las empresas trabajen con estructuras organizativas horizontales, dando lugar a que todos puedan proponer nuevas ideas.

Específicamente en la industria tecnológica, la capacitación es constante y eso invita a la reconversión continua. Más aún, el mundo invita a la reinvención: hay que adaptarse y formarse porque las herramientas cambian rápidamente. La dinámica laboral, las relaciones interpersonales y el clima de trabajo son factores claves a la hora de acomodarse a la nueva realidad.

Por Juan Andrés González Dematine, Human Capital Manager en Nubiral.

Tags relacionados

Más de Innovación