Coronavirus: el plasma sanguíneo de supervivientes ayuda a reducir la gravedad de los casos

El estudio clínico fue hecho en Argentina con enfermos de Covid-19 y constató que la clave es hacer transfusiones urgentes apenas aparecen los síntomas. Apuntan que podría ser un tratamiento barato y seguro para las poblaciones de riesgo.

Un estudio realizado por la Fundación Infant en Buenos Aires, dedicada a investigar enfermedades respiratorias infantiles y desde el 2020 también, el Covid-19, presentó una "primera evidencia en el mundo de un tratamiento universal, accesible y seguro que puede salvar vidas" en esta pandemia.

El CONICET lanza un nuevo método para confirmar casos del virus: cómo se hace la prueba y por qué es mejor

Se trata del plasma sanguíneo de personas que tuvieron coronavirus y se recuperaron, y que lo donaron para un estudio clínico hecho con 160 adultos mayores de Buenos Aires, enfermos de Covid-19 y con un promedio etario de 77 años.

Según reseña El País, los autores administraron un cuarto de litro de plasma sanguíneo de convalecientes a la mitad de los participantes y agua salina a la otra mitad. Solo nueve de los pacientes tratados con plasma acabaron necesitando oxígeno, frente a 23 en el otro grupo. Es una reducción del 60% del riesgo de enfermedad grave. Los resultados se han publicaron ayer en la revista especializada The New England Journal of Medicine.

La clave del estudio argentino es que administra plasma con niveles de anticuerpos muy altos y además, muy pronto, en los tres primeros días tras la aparición de los síntomas del Covid-19, destacó la publicación. Entonces resulta útil para prevenir la evolución negativa de los pacientes en riesgo.

El médico argentino Fernando Polack, que dirige la fundación sin fines de lucro, también coordinó el ensayo de la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el coronavirus, con 44.000 voluntarios.

El País entrevistó a Polack, que recordó que las transfusiones de plasma sanguíneo de supervivientes ya se utilizaron contra la pandemia de gripe de 1918. "Es la medicina más vieja que hay, tiene más de un siglo, pero nos ofrece un puente hasta que la verdadera solución de esto -que no es el plasma, son las vacunas- sea finalmente accesible para todos", reflexiona.

Si bien se han hecho otros estudios previamente con plasma sanguíneo para tratar a enfermos de coronavirus, éstos constataron que cuando lo administraban demasiado tarde, con la enfermedad ya avanzada, los anticuerpos donados no eran capaces de frenar al virus.

Tags relacionados

Más de Innovación