Cómo es el millonario negocio de los "mini satélites" marplatenses: quieren facturar US$ 15 M

La startup de tecnología espacial Innova Space desarrolló el primer "picosatélite" de toda Latinoamérica. En 2021, lo lanzarán junto a SpaceX, la compañía privada de Elon Musk. Quiénes son y cuál es su meta a largo plazo.

Durante la primera mitad de 2020, se invirtió más de US$ 12.000 millones en la industria espacial, según un informe de la privada Deloitte. Los expertos esperan que este año el sector crezca un 15%.

En el mundo, Rusia, Alemania y Australia son los tres países con mayor gasto interanual en cohetes y lanzamientos. La Argentina no está afuera de este crecimiento: el año pasado, fue lanzado el satélite argentino Saocom 1B -desarrollado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales- desde Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos a bordo de un cohete Falcon 9, de la firma SpaceX. Y esta misma agencia estatal tiene planes para llevar adelante el desarrollo de un lanzador propio con el que planea satelizar en los próximos años. Y existen iniciativas privadas nacionales como LIA Aerospace.

Pero no es la única. A mitad de 2020, nació en Mar del Plata Innova Space, una startup que trabaja en el desarrollo de satélites de comunicación. A finales de 2021, lanzarán un satélite de 500 gramos junto a la empresa privada del magnate Elon Musk, SpaceX.

Fue fundada por Alejandro Cordero (44), docente de la carrera de Ingeniería en  CAECE y de Escuelas Técnicas Publicas, junto a dos alumnos, Luca Emiliano Uriarte (19) e Iván Mellina (20), estudiantes de ingeniería. En total, trabajan seis personas en Innova Space.

La inversión inicial estuvo a cargo de la aceleradora Neutrón del grupo empresarial Grupo Núcleo. "En Neutrón aceleramos proyectos innovadores de talentos argentinos. Buscamos poner a Mar del Plata en el mapa nacional de desarrollo tecnológico", dijo Maximiliano González Kunz, CEO de la aceleradora. Además, hace un año recibieron una inversión de $15 millones por la Secretaría de Industria y Economía del Conocimiento.

Alejandro Cordero, Innova Space junto a Maximiliano Gonzalez Kunz de Neutron.

Actualmente, la empresa se enfoca en el desarrollo satelital de comunicaciones y estiman facturar US$ 15 millones para 2023.

"Llevaremos a Mar del Plata a conquistar el espacio dentro de un año, marcando un hito que solo algunas pocas personas pueden soñar en realizar: lanzaremos nuestro primer satélite con la empresa SpaceX hacia fines de 2021", dijo Cordero a Infotechnology.

"SpaceX abrió camino a la incursión de la inversión privada en este rubro. A escala latinoamericana, la Argentina es considerada como uno de los pocos países afortunados en tener experiencia aeroespacial. Tenemos prestigio y personal altamente calificado, el cual no está siendo potenciado por la falta de oferta regional", agrega Cordero.

"En la era de la comunicación, la demanda de satélites de comunicaciones es clave ya que habrá una demanda inmensa en las próximas décadas", adelanta el emprendedor.

Qué son los pico satélites y cómo forman parte de su modelo de negocios

Su mercado inicial son los grandes productores agropecuarios en la Argentina. El modelo de negocios de Innova Space se basa en un modelo corporativo B2B enfocado en los consumidores. "Nuestra idea es ofrecerle comunicación a través de nuestros pico satélites para una amplia implementación de Internet de las Cosas (IoT). La finalidad es hacer más eficiente su modelo de negocio con alertas tempranas por cuestiones climatológicas, riego, seguridad, entre otras", explica Cordero. 

Un pico satélite es un pequeño satélite de alrededor de un kilo que es enviado al espacio para investigar. Innova Space desarrolló PocketQube, un picosatélite miniaturizado también destinado a la investigación espacial. Fue llamado "MDQube-SAT1" y es el primero de su tipo en toda Latinoamérica. Pesa 500 gramos y mide 10 cm x 5 cm x 5 cm. En 2019, la cuota de mercado de pequeños satélites era de US$ 3.000 millones. Los expertos esperan, según Fortune Business Insights, a que alcance los US$ 9.270 millones antes de 2027. 

PocketQube.

La diferencia entre un picosatélite y un nanosatélite es que este último puede pesar de uno a diez kilos. En cambio, el primero pesa hasta un kilo.

Cada satélite, según datos de la compañía, tiene un valor de mercado de US$ 250.000.

"Estamos cerrando acuerdos con otras startups nacionales de sensores IoT para que integren nuestras placas y comunicaciones a sus equipos tecnológicos", anticipa. Por otro lado, trabajan en un acuerdo con una compañía de telecomunicaciones de Chile para operar 5.000 dispositivos.

La empresa opera en una sede de 900 m2 en Mar del Plata. En los próximos cinco años, planean lanzar 100 satélites PocketQube con cobertura global. "Luego seguiremos trabajando en las comunicaciones satelitales con blockchain, comunicaciones láser e inteligencia artificial", concluye Cordero.

Tags relacionados

Más de Innovación

Compartí tus comentarios