Micrashell, el increíble traje futurista contra el coronavirus para ir a bares y recitales

El estudio Production Club ideó un outfit de protección para seguir yendo a discotecas o festivales y con el que se puede beber, fumar e incluso practicar sexo en plena pandemia

Uno de los sectores más perjudicados por la pandemia de coronavirus es, y lo será por un buen tiempo, el del entretenimiento. Es que se trata de una actividad que funciona fundamentalmente en base a la masividad. Los cines y los teatros tienen su razón de ser en el público, y nadie va a un recital de música sólo, ni a un bar ni a una fiesta donde no hay nadie. Justamente se trata de situaciones en las que debe haber gente para sean redituables, y entretenidas.

No se sabe cuando llegará la vacuna, con lo que tampoco está claro cuando todo volverá a ser como antes, si es que alguna vez lo será...

Teniendo en cuenta esta realidad muchas empresas se han puesto a fabricar barbijos y mascarillas fashion, pero hay una que fue mucho más lejos.

Se trata de Production Club, un estudio creativo multidisciplinario con base en Los Ángeles y España y especializado en diseñar experiencias inmersivas para industrias como la música, la tecnología y el gaming.

La compañía creó Micrashell, una suerte de semi traje de astronauta, un outfit ultrafuturista, que según explican fue "específicamente diseñado para satisfacer las necesidades de la vida nocturna, los eventos en vivo y las industrias de entretenimiento en tiempos de coronavirus y distanciamiento social".

"Micrashell es un equipo protegido contra virus, fácil de controlar, divertido de usar, desinfectable, de rápido despliegue de equipo de protección individual (EPI) que permite socializar sin distanciarse", apuntan desde la firma.

El fundador de la compañía, el español Miguel Risueño, explica que con esta idea pretenden ayudar a las industrias de eventos de todo tipo, que atraviesa ahora una "recesión sin precedentes".

Micrashell cuenta con un traje superior hermético con una escafandra de protección unida a unos guantes.

Se puede llevar encima de cualquier vestimenta porque el traje solo ocupa la parte superior del cuerpo, lo cual permite cierta libertad dentro de la evidente parafernalia como por ejemplo ir al baño con facilidad, e incluso mantener relaciones sexuales.

"Con todo el mundo de nuestra industria centrado en encontrar soluciones virtuales, nosotros hemos decidido trabajar en algo más emocional, físico e inherentemente humano para que la industria pueda tener una mayor posibilidad de recuperarse rápido. El equipo detrás del diseño tiene un background multidisciplinario como robótica, diseño de moda o efectos especiales, entre otros. Hemos trabajado 24/7 en relevos de 12 horas entre los equipos de España y Los Ángeles hasta que terminamos el diseño. Así es como ha nacido Micrashell", explicó Risueño al diario El Mundo.

El traje incluye las últimas novedades tecnológicas. Está hecho de materiales tácticos de alto rendimiento y resistentes a los cortes.

El casco o escafandra cuenta con un sistema de filtración de partículas basado en el tapabocas N95, el cual es transparente para facilitar la visión de la persona; también viene con un sistema de comunicación por voz que permite realizar llamadas o controlar los niveles del audio de diferentes fuentes de sonido sin olvidar el bolsillo con carga de batería para guardar el celular.

La indumentaria también tiene un sistema de altavoces integrado que permite escuchar música en directo en tres modalidades: inalámbrica directa desde el DJ o la banda, como una emulación del sonido espacial de la habitación basado en psicoacústica, o como una amplificación directa del sonido del club gracias al sistema de micrófonos embebidos en el traje. Además, fue construido con un sistema de resonadores bajos, para transmitir frecuencias por debajo de los 150 Hz por contacto directo con el cuerpo de la persona.

Por último, el lente del traje tiene rotación vertical-horizontal y LED de monitorización con tres funciones: conexión al teléfono para tomar instantáneas, un "chest eye" que permite ver las cosas que el traje obstaculiza a la vista y un sistema de visión inteligente basado en visión por computadora.

"El usuario podrá consumir cigarrillos electrónicos y bebidas a través de unas cápsulas recargables diseñadas y ajustadas en la parte de abajo del casco. Las bebidas se contienen dentro de estas cápsulas a las que solo tiene acceso el usuario y el mozo o bartender, con lo que se añade así un nuevo nivel de seguridad al mundo de la noche" aseguran.

El conjunto también cuenta con un sistema de luces, las cuales el usuario puede manipular dependiendo de su estado de ánimo. "Por ejemplo, una luz con efecto de arcoiris puede expresar alegría, mientras que una luz estática roja puede expresar 'ocupado/a'. Y una luz verde intermitente puede representar un estado de descanso".

Según los creadores, la patente de este novedoso diseño ya fue solicitada a Estados Unidos y tienen la intención de realizar su fabricación en masa.

De todas formas, y aunque todavía no le han puesto precio al invento, evidentemente no será "chiche" muy accesible para todos los bolsillos.

Tags relacionados

Más de Gadgets

Compartí tus comentarios