Con este invento argentino los chequeos médicos se hacen sin salir de casa: solo cuesta US$ 150

Se trata de Medibox, un dispositivo IoT que sirve para medir las variables vitales con la ayuda de una app mobile.

Xavia IoT es una empresa que nació para dedicarse exclusivamente al desarrollo de soluciones para Internet de las cosas, desde la plataforma de control hasta los sensores y las redes interconectadas, en caso de que se precise una privada. Además, ofrecen soluciones de Data Analytics y Machine Learning para procesar los datos y generar mayor inteligencia a partir de ellos.

"Nos aventuramos a un desierto, un mercado que aún no sabe qué necesita", cuenta Patricio Alba, CEO de Xavia y parte de un equipo de ocho personas que dio inicio a la compañía hace poco más de tres años. "No nos inclinamos por ninguna tecnología en particular sino que desarrollamos soluciones a partir del feeback del cliente", dice.

Si bien trabajan en varios verticales como agro y Oil & Gas y la industria automotriz, hoy están abocados a desarrollar una solución destinada a la salud. Se trata de MediBox, un innovador dispositivo que apunta a revolucionar el modo de realizar los chequeos médicos mediante "el desarrollo de una aplicación intuitiva y una plataforma ágil que permite llevar el cuidado de la salud cerca de las personas con enfermedades crónicas para bajar los costos de los tratamientos y evitar muertes prematuras", cuenta Alba. Hoy, 41 millones de personas mueren por año debido a ENT (enfermedades no transmisibles), 15 millones de esas muertes son entre 30 y 69 años de edad.

Patricio Alba, CEO de Xavia IoT.

"Nos enfocamos en el paciente a la hora de desarrollar esta solución lo que nos permitió hacer una aplicación súper intuitiva que guía al paciente a hacerse sus chequeos rutinarios desde la comodidad de su casa, pudiendo estar más tranquilos al saber que del otro lado un hay médico de confianza que está siguiendo su estado de salud", desarrolla.

El médico desde la plataforma puede ver rápidamente si alguno de los pacientes que atiende necesita atención inmediata o simplemente cambiar los chequeos de rutina según evoluciona la persona. Esta plataforma también tiene la capacidad de integrarse con sistemas digitales ya existentes al estar basado en un protocolo de interoperabilidad estándar a nivel mundial, HL7.

Actualmente, MediBox puede medir temperatura corporal -a través de un termómetro sin contacto-, oxigenación en sangre -con un oxímetro- y frecuencia cardíaca -mediante un pulsómetro-.

Nos aventuramos a un desierto, un mercado que aún no sabe qué necesita.

En un futuro, no tan lejano, la idea es adicionar más parámetros médicos, tales como estetoscopio, frecuencia respiratoria, electrocardiograma o espirómetro. De esta manera será posible tener más flexibilidad a la hora de armar un MediBox ideal para cada paciente. El cubo está desarrollado con el concepto de bajo costo, de forma que sea accesible y escalable

El uso del MediBox es sencillo: Se conecta el dispositivo médico IOT a un SmartPhone o Tablet a través de Bluetooth, se siguen los pasos intuitivos de la App y se envía el chequeo al médico.

Medibox: cubo, plataforma y app.

LA IDEA

"Cuando arrancamos la cuarentena empezamos a ver de qué manera podíamos aportar haciendo lo que mejor sabemos hacer, IoT", señala Alba.

Tomaron en cuenta los países que ya habían arrancado con la pandemia antes, detectaron que el principal problema de la pandemia es la saturación del sistema médico (mantener la curva plana) y la salud de los médicos, quienes al estar en contacto con los afectados están muy expuestos. Dado que el 80% de los infectados (estadísticamente) se recupera y son de síntomas leves, pueden realizar la cuarentena en otro lugar que no sea el hospital, sin embargo, deben seguir monitoreados. Más aún cuando se trata de de una enfermedad que nueva que estamos conociendo en tiempo real como evoluciona y cómo se comporta con distintas patologías previas.

"Con esa hipótesis, diseñamos un cubo de muy bajo costo que permite chequear los signos vitales básicos (los mismos que te revisan cuando te acercas a una guardia de un hospital). De esta manera, el paciente puede hacer la cuarentena en la comodidad de su hogar, o los lugares especialmente preparados por el Estado y estar monitoreado por un sistema de salud", relata el entrevistado.

Y la idea fue más allá del COVID cuando se dieron cuenta de que el dispositivo podía servir para muchas otras cosas como mejorar la calidad de vida de los pacientes crónicos y bajar los costos de la salud en el futuro.

"El desarrollo comenzó el 20 de marzo, cuando se decretó la cuarentena obligatoria, me puse a pensar que se podía diseñar y el 1 de abril hicimos kick off con el resto del equipo. Haciendo uso y abuso de la virtualidad y las plataformas de envío desarrollamos seis prototipos que en mayo ya se estaban probando en el Hospital de Clínicas de la UBA con dos doctores que lo testearon y validaron", comenta.

Y luego armaron una campaña en change.org y les abrió "una cantidad increíble de oportunidades, gente que se acercó, médicos, funcionarios, empresas grandes, etcétera", marca.

Al momento, tienen una primera pre serie y están empezando a incorporar médicos y pacientes a la plataforma a modo de piloto. Mientras tanto, y la vez, están en plena etapa de certificación del producto frente al ANMAT, lo que les va a permitir poder comercializarlo y que se pueda usar.

"Tenemos interés de muchas instituciones locales y algunos países de la región como Brasil, Chile, Uruguay nos contactaron para ver la posibilidad de abrir mercado allá. Pero primero queremos afianzar el producto en el país y luego proyectar en la región, cada país requiere certificaciones particulares y cada una es una batalla aparte", desarrolla sobre le futuro cercano.

En cuanto al dispositivo actual, el precio de venta es de US$ 190, pero en abril 2021, si el proceso de certificación sale bien, van a salir al mercado con un precio de US$ 150. Y el costo de licencia de la plataforma es muy relativo a la cantidad de usuarios y la cantidad de chequeos mensuales que realice cada dispositivo. Pero va entre US$ 15.000 y 25.000 anuales.

MODELO DE NEGOCIOS Y PRECIO

La venta de dispositivos es un tipo de modelo de negocios B2C, donde las personas pueden tener estos instrumentos en sus casas donde pueden digitalizar y guardar sus mediciones para tener su registro histórico.

Sin embargo, el modelo de negocios principal que imaginan en Xavia se orienta a B2B donde se le vende a los prestadores de salud los dispositivos para darle a sus pacientes o abonados y se le cobra una licencia anual por la plataforma para que los médicos puedan conectarse con los pacientes y hacerles seguimiento y cuidado. De esta manera, ahorran muchos costos de logística tanto de los médicos como de los pacientes para hacerse los chequeos médicos.

En cuanto al dispositivo actual, el precio de venta es de US$ 190, pero en abril 2021, si el proceso de certificación sale bien, van a salir al mercado con un precio de US$ 150. Y el costo de licencia de la plataforma es muy relativo a la cantidad de usuarios y la cantidad de chequeos mensuales que realice cada dispositivo. Pero va entre US$ 15.000 y 25.000 anuales.

Para el caso B2C, donde el usuario final compra el dispositivo, se descarga en forma gratuita la app y no tiene que pagar nada más, detalla Alba.

Tags relacionados

Más de Gadgets

Compartí tus comentarios