*

Gadgets

WiFi “pentágono”: cómo blindar tu conexión y mejorar la señal

Algunos ajustes pueden ayudar a mejorar la señal y la seguridad de la red. Cuáles son los trucos para que esa serie o película pendiente no se corte. 13 de Agosto 2018
WiFi “pentágono”: cómo blindar tu conexión y mejorar la señal

La mayoría de los planes de internet banda ancha ahora incluyen un router WiFi para la casa o la oficina y este viene preconfigurado, pero algunos ajustes pueden ayudar a mejorar la señal y la seguridad de la red. Cuáles son los trucos para que esa serie o película pendiente no se corte.

Lo primero es encontrar una buena ubicación para el router. Puede parecer obvio, pero taparlo, ponerlo dentro de un mueble o en una habitación cerrada disminuye el alcance de la señal. Idealmente hay que ubicarlo en un punto elevado, al menos a un metro del piso, y cerca del centro de la casa o la oficina. La zona debería estar despejada ya que todas las paredes, muebles y cajones obstruyen la señal. Los objetos metálicos que estén entre el router y los dispositivos también pueden impactar en el rendimiento. Especialmente aquellos que usen frecuencias de 2,4GHz como microondas o teléfonos inalámbricos, que “compiten” por la misma banda por donde se transmite la conexión inalámbrica.

Una opción para mejorar la señal en espacios grandes como puede ser una casa de varios pisos es instalar equipos WiFi Mesh. Estos crean una red inalámbrica con varios puntos de acceso para que los dispositivos se conecten al más cercano.

Una vez instalada la red, es momento de configurarla. Esto no solo permite evitar que otras personas accedan sin permiso, sin que también es posible optimizar su funcionamiento para mejorar la señal.

Para ingresar al panel de configuración, primero hay que conectarse al equipo vía WiFi o mediante un cable ethernet. En caso de contar con un router de la compañía de internet, el usuario puede contar con un usuario y una contraseña para acceder a través de un portal de la empresa. Si el equipo es propio, basta con ingresar a la dirección del router desde cualquier navegador web.

Para esto hay que conocer la dirección IP del equipo. Esta puede estar escrita en alguna etiqueta del mismo, pero de no estar, existen listas en la web con las direcciones que utilizan las principales marcas. La mayoría comienza con 192.168 y entre las más comunes se encuentran 192.168.1.1 y 192.168.2.1.

Una vez dentro, el equipo solicitará un nombre de usuario y contraseña. Misma estrategia: debería figurar en el equipo, de lo contrario, el sitio Routerpasswords.com ofrece una lista con las contraseñas por defecto de la mayoría de los proveedores. Para mejorar la seguridad es recomendable utilizar el protocolo WPA2 y desactivar WPS.

Desde el panel es posible cambiar la contraseña, el nombre de la red, bloquear que determinados dispositivos puedan acceder y cambiar la frecuencia que utiliza el equipo, entre otras cosas. Esta última opción es clave en aquellos casos donde la red WiFi está en un edificio donde hay muchas otras redes inalámbricas. En este caso, usar la frecuencia de 5GHz y no la de 2,4 podría evitar gran parte de la congestión, mejorando la calidad de la señal.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas