*

Gadgets

La industria de celulares cayó 45% pero hay uno que se aprovecho y ganó

El motivo es la devaluación. Y, de hecho, hasta sufrieron los equipos que entran por contrabando. 

Por SEBASTIÁN DE TOMA - 26 de Octubre 2018
La industria de celulares cayó 45% pero hay uno que se aprovecho y ganó

“En enero volvemos a hablar.” Eso dicen en la industria de fabricación e importación de smartphones en la Argentina. Después de una buena primera mitad del año, en el tercer trimestre de 2018 la cantidad de dispositivos que ingresaron al país cayó un 45% año contra año: se pasó de 3,28 millones de unidades en el Q3 de 2017 a 1,8 millones en el mismo período de 2018, de acuerdo a datos preliminares de la consultora IDC. Las estimaciones anteriores eran de 22% cuando el dólar estaba a $30, pero cayó más con el último salto de la moneda estadounidense.

Esta consultora estima que el mercado va a caer de 11.000.000 de dispositivos durante todo 2017 a 8.000.000 este año. ¿Los motivos? “Básicamente, la devaluación”, indican fuentes de la industria. Hasta cayó el contrabando (no el “viajero” sino el mercado llamado “gris”), pasará de 3.000.000 el año pasado a 1.000.000 cuando termine el corriente año.

Todas las fuentes consultadas por El Cronista –marcas, fabricantes, operadores de telefonía móvil y  retailers- admiten, en mayor o menor medida, la caída.

“La devaluación llevo a precios en pesos de estos equipos a un incremento”, comenta el especialista en consumo Damián Di Pace. “Si bien este hecho no se reflejó completamente en las vidrieras a pesar tratarse de un bien durable con componentes de fuerte composición dolarizada por su importación. Quizás el fenómeno más adverso fue la financiación ya que son productos que se financiaban en 12 o 18 cuotas. Para el caso del Ahora 12 hoy el costo financiero total es superior al 50% y por fuera del programa oficial supera el 100%. La pérdida del poder adquisitivo, la suba de precios y el costo de financiamiento es adverso para hacer más accesible la compra de este tipo de bienes de ticket promedio superior a los $ 15.000.”

Por su parte, presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE), Federico Hellemeyer, marca que desde la industria están llevando adelante “un proceso de gran esfuerzo a través del desarrollo de un plan competitividad que incluye a toda la cadena de valor” y que, producto de ello, “el primer trimestre del año tuvimos buenas señales y logramos reducir precios en la venta al público”. “Sin embargo –agrega-, producto del contexto económico que ha habido en nuestro país, hubo una importante retracción de la demanda que afecto directamente a nuestra industria.”

Para el año que viene ninguna de las fuentes se pone de acuerdo respecto a lo que podría suceder el año que viene. El número sería similar al de 2018 con una tendencia hacia arriba.

A río revuelto…

La vieja frase del refranero español es certera: en las situaciones confusas hay quienes sacan provecho de las circunstancias. Desde IDC, el analista Sebastián Novoa señala que “por la inestabilidad de tipo de cambio se ha notado la salida de algunas de las marcas principales, concentrándose el mercado  en solo dos”. Analizando datos de la industria, se ve que ante el retroceso de Huawei, LG y –en menor medida- Sony, el claro ganador es Motorola (propiedad de la china Lenovo), que hoy ostenta el 33% de marketshare, contra el 25% con el que termino 2017. No solo se quedó con lo que perdieron las marcas mencionadas sino que además recortó la distancia con la líder indiscutida del sector, la surcoreana Samsung, que acumula 55% del mercado local de celulares.

German Greco, gerente general de Motorola Argentina, atribuye este crecimiento al cambio de portfolio que realizaron el último tiempo. “Pasamos de tres o cuatro modelos a ocho; tenemos a Moto Z líder en su segmento y el Moto G sigue siendo un equipo emblemático”, analiza. “La competencia quiso apuntar a la gama media pero quedamos arriba.” Él no lo dice, pero se refiere a Huawei y LG, que tuvieron problemas con el tipo de cambio justo cuando (al menos la primera) comenzaba a virar desde la fabricación local a la importación de equipos. Otra competencia posible, Nokia, anunció la fabricación local de su renovada línea cuando la moneda estadounidense pegó su último salto, en septiembre. Esto demoró los planes de la empresa finesa.

En tanto que desde Samsung refuerzan que  se ve un crecimiento de la gama media y que por eso están renovando la oferta en ese segmento. “Tratamos de entender la demanda y fortalecer el line-up, que incluye el lanzamiento de la nueva línea J, productos de gama media con prestaciones de equipos Premium”, Jean Del Pino, Senior Marketing Manager de la división Mobile de Samsung.

2019, un gran dilema

“Hoy estamos con expectativas más conservadoras respecto del año que viene. Con la variación en el tipo de cambio y la traducción del precio en venta al público, estimamos que nuestros productos se vendan un poco menos o en forma menos expansiva”, expresa Hellemeyer, de AFARTE.

Sin embargo, desde los analistas del sector no son tan optimistas. Señalan que la demanda se mantendrá estancada en los números de 2018 o, a lo sumo, experimentarán un crecimiento marginal.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas