Criptomonedas

Minería de Bitcoin desde cero: cómo se empieza, los costos y cuánto se puede ganar

En los últimos tiempos comenzó a ganar fuerza la tendencia del minado de criptomonedas en la Argentina. Así es el camino de iniciación en este mundo incierto.

Es la típica: no tenías ni idea de su existencia, estabas perfectamente bien sin eso, hasta que un día alguien te dijo algo y empezaste a ver ese "algo" por todos lados. Como pasó con las cafeterías de especialidad, el Roku o los perros corgi: si alguien los señaló es imposible volver atrás. Bueno, esto es algo así, pero peor: "Tenés que minar, Herni", me dijo Matías, mi mejor amigo, que cada obsesión que suma la lleva al límite (y, obvio, anda "minando"). 

 Vamos al comienzo: en 2008, Satoshi Nakamoto - si es que existe y no es una "idea", un pseudónimo o un grupo de personas - dio el puntapié para la gestación de una tecnología disruptiva que desembocó en Bitcoin, la más importante de las monedas digitales. Unos años después, para 2012, Bitcoin se convirtió en un incipiente furor. Pero fue entre 2013 y 2017 que, en la Argentina, los entusiastas (en castizo: los que llegaron temprano e hicieron un billete) se metieron de lleno en el mundo del Bitcoin y de todas las criptomonedas. Y hoy, ni hablar: todos los oídos rozaron la cálida brisa detrás de esa entelequia llamada "criptomonedas" y, también, de sus tangentes como la minería

 Explicándolo de forma sencilla, la minería de criptodivisas es un proceso mediante el cual se busca dar resolución a problemas matemáticos complejos. Y los mineros, como mi amigo Mati, son una parte fundamental de todo el sistema de criptomonedas que opera dentro de la Blockchain (una estructura de datos atada en bloques que son dependientes entre sí). Gracias al poder de las computadoras, esos cálculos matemáticos van "verificando" las transacciones de la Blockchain. Y, en agradecimiento a ese "préstamo" de tiempo y energía, la red devuelve unas "pequeñas comisiones" en forma de monedas digitales.

 "La pregunta que más me hacen es ‘¿de dónde sale esa plata?' Y esto viene a solucionar el paradigma financiero de todas las monedas fiat (dinero de curso legal cuyo valor no deriva de ser un bien físico o mercancía, sino por ser emitido y respaldado por un gobierno), que son inflacionarias. Se inventó un sistema, una estructura computacional, que es esa Blockchain. Esto es algo informático e inviolable, porque todas las transacciones están agarradas de la otra. Y por tener la máquina prendida, trabajando en esas transacciones, tenés esas  recompensas. Es un círculo cerrado", detalla Miguel Forni, consultor de criptomonedas, desarrollador de software y gerente de Ventas de iBaires SR. 

 Si no se entendió, va un ejemplo que le devuelve más nitidez: como cuando antiguamente se descargaban películas de torrent y cada pedacito de seed provenía de una computadora distinta. Bueno, "minar" es como si se "premiara" a cada computadora que presta su utilidad para que se descarguen Titanic, pero en lugar de descargar Titanic ayuda a decodificar una serie de "acertijos válidos" para meter bloques a la cadena Blockchain. O en criollo: compus que, apenas prendidas, dan plata sin hacer nada. Y eso es lo que me interesó.

 Supongamos que quiero meterme en el mundo del minado. Supongamos que tengo US$ 7.000 (y es mucho para suponer). Supongamos que alguien me va a ayudar de forma desinteresada. Esa persona existe y se llama justamente Miguel Forni quien será guía oracular para este cronista desorientado. Como tantos, como todos, él también empezó a minar por recomendación de un amigo. Metido en el paño desde hace tiempo, partió con un consejo: "Mirá videos en YouTube, ahí está prácticamente todo". 

 Rápidamente, entendí que para meterme en minería hay, digamos, dos opciones básicas: una lanzada y otra más apta para todo público. La primera, la lanzada, la autodidacta, requiere un conocimiento específico de placas de video (muchas criptomonedas se "minan" con placas de video), de cuáles convienen para qué cosa, cuáles son un bluff, cómo configurarlas para tener un rendimiento óptimo (un proceso llamado overclocking), etcétera. En este yeite es importante el know how técnico. Ya vamos a llegar al punto de la opción más accesible.

 "El que quiere empezar a minar probablemente lo haga por inversión. La cabeza dice ‘pongo tanta plata, me da tanto rédito mensual'. Ese es el perfil más clásico. No hay muchas inversiones que den un rédito mensual", suma Miguel. Poner la guita, conectarse a Internet y ponerse a facturar. ¿Será tan fácil? Después de unas búsquedas fallidas en Mercado Libre como "minería", "criptomonedas", "Ethereum", "Bitcoin" y, con la ayuda de mi amigo Matías, di con el término correcto: "rig de minería", un gabinete armadito con sus placas de video y todo listo. Aquí se yergue la otra opción para minar, la más amigable, que requiere de conocimientos técnicos, cuesta bastante más cara que la autogestiva, pero te hace saltear unos pasos: se compra un rig de minería armado y se empieza facturar. Incluso, algunos, después de una primera experiencia con los rig de minería, se lanzan por su cuenta y le van sumando más placas de video al asunto. Pero vamos de a poco

 Tras ordenar de mayor a menor, la búsqueda va cambiando y la cosa va perfilándose mejor. Veo publicaciones de US$ 12.000, mientras mis US$ 7.000 imaginarios se mueren de la risa. "Los precios tienen que ver con la potencia de minado", explica Forni. Y es importante aclarar que, en el momento de la inversión, y más si hablamos de números tan sensibles, el comprador tiene que conocer todo al dedillo. "Tenés que conocer el poder de ese minado o qué conseguís con esa plata. El poder está relacionado con la ganancia, el retorno. Hay que preguntarse ‘¿cuánto me da al mes?' e ir por la opción que sirva más". 

 En las compras de rigs de minería hay que tener en cuenta los megahashes. Es decir, la potencia del minado. En general, las publicaciones de MercadoLibre vienen con esa identificación explícita en el título. "Un equipo minador está íntimamente relacionado con el megahash de las placas de video", aporta el especialista. Mientras más (y mejores) placas de video, mejor será la performance. La inversión promedio para un rig de minería oscila en los $ 800.000, unos US$ 7.000, agitación del dólar mediante. Con ese dinero pueden conseguirse rigs que oscilan entre los 180 y 185 megahashes. Pero este es un mercado volátil, así que aclaro: este artículo está escrito a fines de junio de 2021 y los precios cambian según variaciones del dólar, el valor de la moneda y de sus rendimientos.

 "Minar con placas de video no te permite hacerlo con cualquier moneda. No, se mina Ethereum, que es una de las criptomonedas más importantes, pero no se mina Bitcoin. Para minar Bitcoin hay que hacerlo con equipos especiales. Y no es tan común ni está tan popularizado. Es más accesible minar Ethereum", devela Forni. Ahora bien, por el precio de lo publicado, es posible que todas las conversaciones con los vendedores terminen por fuera de MercadoLibre. La recomendación para los neófitos es siempre la misma: cotejar todo con un amigo que sepa más. Ahí, habrá que crearse una wallet (una especie de monedero digital) para alojar esos Ethereum que irán apareciendo producto del minado.

¿Cuál usar? Algunos expertos recomiendan MyEtherWallet (MEW) o Trust Wallet, que otorgan las llaves criptográficas para que las criptomonedas estén siempre en tu poder. La otra buena: es gratis y se obtiene de forma sencilla. La no tan buena: no permite hacer operaciones. ¿Y Binance, que aparece por acá y por allá? Es un exchange, que permite hacer operaciones pero las  criptomonedas no están "directamente" en tu poder. ¿Esto es algo malo? No, no necesariamente. La no tan buena: a veces, este tipo de exchanges proponen llenar un entry form justificando el asunto con una foto de rostro y documento.

 A todo esto, asumamos que ya minamos y que tenemos disponibles esos Ethereum en la wallet, ¿cómo los hago plata fiat? "Podés venderlos de persona a persona, a través de grupos de Telegram, amigos o conocidos. La otra, puede ser por Binance, por comercio p2p y puede recibirse dinero por MercadoPago, transferencia o banco. Ahí, Binance oficia de mediador. La otra es ir a alguna plataforma como Ripio o Satoshi Tango, que te dan una billetera y ellos también compran, hasta te llevan la plata a tu casa", responde el experto.

 Pero volvamos a la compra del rig de minería. En el lapso de esa semana (dato: venimos de una profunda ausencia de placas de video producto del furor por el alza de Bitcoin y Ethereum), los vendedores dejarán el rig armado en un banco de pruebas. "Si alguien lo entrega antes es porque lo tenían armado, o lo usaron, o algo por el estilo", me pone pillo Forni. Por caso, los rigs traen un sistema operativo que refleja las características del equipo: la cantidad de placas de video, tipo, temperatura, rendimiento, megahashes, entre otros datos de relevancia. "Con un rig de esos de $ 800.000, debería aportar ese aproximado de 180 a 185 megahashes. Si no tira eso, está mal configurado, no está andando bien o la placa es vieja". 

 El sistema operativo más común es hiveOS; "es el mejor, el más potente y te permite controlar el equipo de forma remota", Forni dixit. Normalmente, los vendedores instalan el sistema operativo. "Un cliente novato tiene que tratar de sentir que no están improvisando y comprobar que se está minando en su wallet". Una vez en casa, el rig se destina en un lugar fijo y ventilado ("Es una estufita"), se enchufa a corriente (un gasto de entre $ 2.500 y $ 3.000), a la red (desde 2Mb con un buen ping de 10, 12 o 20, ya funciona bien) y... a generar. A la sazón, en promedio, este rig de minería de US$ 7.000 genera un promedio de unos US$ 400 por mes. Sin embargo, hasta mayo, el rendimiento promedio era de US$ 800. Pero es evidente que son datos cambiantes. Y ante la incertidumbre que genera Ethereum 2.0, la actualización que sometería a la jubilación de todos estos equipos mineros (¿finales de 2022, mitad de 2023?), la comunidad ya empieza a mirar con cariño a monedas como ERGO o Ravencoin.

 ¿Voy a poder desligarme de toda esta data una vez que salga publicado el artículo? "¿Cuántas veces chequeás el mail por día? ¿Una vez por hora? Bueno, si te comprás el rig de minería, lo vas a chequear naturalmente todo el tiempo", me confiesa Miguel. Igual, no tengo los US$ 7.000, así que respiro hondo y sigo.

Nota publicada originalmente en la edición 271 de Infotechnology

Externo
Tags relacionados

Más de Finanzas Digitales

Compartí tus comentarios