La revancha del campo: ahora se puede comprar "cripto soja" para invertir directo

Una plataforma argentina digitalizó la tonelada de soja para darle a los productores argentinos mayor liquidez. Cómo funciona y cómo invertir.

A escala local, las empresas de tecnología enfocadas en la agroindustria captaron inversiones de US$ 100 millones, según un estudio realizado por Agfunder junto a la aceleradora GLocal. En medio de la pandemia, fueron protagonistas startups de tecnología agrícola, conocidas como AgTech. Su tarea es acelerar la llegada de nuevas tecnologías al campo argentino.

En la Argentina, ya se implementan tecnologías como blockchain y tokenización para digitalizar el campo. Este es el caso de la empresa Agrotoken, que recientemente anunció una criptomoneda estable respaldada uno a uno con una tonelada de soja llamada "criptosoja".

La criptodivisa llegó en un momento oportuno: en lo que va del año, la soja subió en un 7,3% y, según el departamento de agricultura de los Estados Unidos (USDA), la producción de soja de la Argentina será entre un millón y 50 millones de toneladas.

Según Agrotoken, digitalizar toneladas de soja en una criptomoneda se traducirá en "mayor liquidez y mejores tasas de financiamiento" para los productores. Por el momento, es comercializada por productores como El Boyero, Espartina y La Fe Vieja, entre otros. Cómo funciona la nueva criptomoneda argentina de la soja.

Qué es la criptosoja y cómo funciona

La filosofía de la empresa es que los productores pueden utilizar su producción como si fuera una moneda. Es decir, convierten cultivos reales en un token y en una moneda estable respaldada uno a uno con granos. En el caso de criptosoja Soya, es una moneda estable que se respalda con una tonelada de soja. ¿Qué es un token y qué es una moneda estable? En primer lugar, Agrotoken desarrolló un token no fungible, conocido por sus siglas en inglés NFT. La "fungibilidad" es una característica fundamental para cualquier activo que pretenda actuar como medio de cambio, y se traduce en que las unidades individuales de un activo son intercambiables e indistinguibles unas de otras, al igual que el dinero tradicional.

En segundo lugar, una moneda estable (o conocida en inglés como stablecoins) es una criptodivisa con una cotización respaldada uno a uno, por ejemplo, con el dólar, con el oro o con el euro.

En este caso, está emparejada con el cultivo de una tonelada de soja. Por esta razón, se trata de una moneda digital con recursos garantizados. Es decir, se respalda en un recurso natural específico. Entonces, el precio de la criptosoja Soya se mueve con el precio de la soja en el mercado local del país.

Las stablecoins tienen su naturaleza en común, ya que todas nacen a partir de la tecnología de Ethereum (ETH), una criptomoneda como Bitcoin pero pensada con una capa superior de funcionalidad que le permite tener desarrollos novedosos. La emisión y trading de activos NFT están bajo la cadena de bloques de Ethereum, una red diseñada para dar lugar de creación y gestión a los denominados Smart Contracts, un código que mueve dinero en base a una condición. Es decir, para que estos programas funcionen se coordinen se necesita que miles de ordenadores en todo el mundo que ejecuten el código, que, como todo lo que tiene más valor en blockchain, está descentralizado.

Actualmente, esta no es la única plataforma que permite tokenizar recursos naturales en el campo: Openbit desarrolló en 2019 un token respaldado uno a uno en vacas. En diálogo con la revista Infotechnology, Guillermo Villagra, CEO de Openbit, explicó cómo funciona BitCow, la criptomoneda que permite a inversores y productores digitalizar la ganadería local: "Comenzamos el año pasado con la idea de dar la posibilidad a pequeños ahorristas de invertir en ganadería sin necesidad de tener un campo, con todo el gasto que ello conlleva".

"En Openbit confluyen inversores en agronegocios y corredores de granos. El valor mínimo para ingresar en un BitCow es de $ 12.000, que sería el 10 por ciento de un Bitcow, cuyo valor completo es de $ 120.000", precisó Villagra. A diferencia de lo que ocurre con muchas criptomonedas, en Open Bit cada BitCow posee un respaldo, en este caso de un animal.

Cómo invertir en las criptomonedas del campo

En el caso de ser productor, es posible anotarse como "pionero" a través de la página oficial de Agrotoken. En principio, la empresa promete intereses en USDC -una moneda estable vinculada al dólar estadounidense- por la soja tokenizada y comisión cero para comenzar a operar. Para anotarse, es necesario llenar un formulario con datos personales, verificar la identidad y presentar la documentación pertinente. Por otro lado, si el productor quiere liquidar la soja, es posible "destokenizarla".

Por otro lado, para invertir en la ganadería local con Bitcow, es necesario registrarse en la plataforma oficial de Openbit. La plataforma dará al usuario dos billeteras: una en pesos, donde entran los fondos, y la otra es de Bitcows, donde se acreditan las compras y la distribución de la reproducción del rodeo.

"A medida que el rodeo se multiplica, se generan nuevos Bitcows, que se distribuyen entre los tenedores. Una persona que invierte en determinado proyecto arranca con una vaca y al tiempo quizá ya tiene 10 o más", detalla. Para participar de BitCow se necesita tener una cuenta bancaria desde y hacia dónde enviar los fondos tanto en la compra y/o venta de los Bitcows.

Tags relacionados

Más de Finanzas Digitales