La bicicleta financiera que pagó más de 200% en dólares en Argentina el año pasado: qué es y cómo entrar

Cuánto subió la famosa criptomoneda este año y qué se puede esperar que pase en 2021.

 En medio de la fuerte crisis económica y financiera que trajo la pandemia de coronavirus, sin dudas Bitcoin fue la inversión ganadora. Actualmente, la criptomoneda cotiza a US$ 31.144,89 (o $ 5.170.026,84 argentinos) luego de en poco más de una semana romper tanto la barrera histórica de los US$ 20.000 como la de US$ 30.000.

El año 2020 empezó con un precio de Bitcoin fluctuando a la alta entre los US$ 8500 y US$ 9000, aunque en marzo del año pasado sufrió el primer tropezón del año: con la llegada del coronavirus y el sucesivo impacto en la economía global, Bitcoin sufre una estrepitosa caída hasta las US$ 3800. No obstante se recupera rápidamente y queda fluctuando sobre los US$ 6400. Sin embargo, desde mitad del 2020 en adelante, comenzó un fuerte bull run que terminó coronando a la criptomoneda como la inversión del año, sobresaliendo incluso frente a las empresas más grandes del mundo y frente al oro.

Las ganancias, según calcula la firma Coindesk, están ya por encima del 200%.

¿Por qué subió tanto?

La idea de usar Bitcoin como reserva de valor se afianzó no solo en los minoristas. Varias instituciones, tanto públicas como privadas, han estado acumulando Bitcoin en lugar de tener efectivo en sus tesorerías. Los inversores recientes incluyen Square (SQ), MicroStrategy (MSTR) y, más recientemente, el gigante de seguros MassMutual, entre muchos otros. En total, las empresas han comprado 938,098 Bitcoin ahora valorados en  US$ 19,450,247,760, la mayoría de los cuales se han acumulado este año. El acumulador más grande ha sido el Bitcoin Trust de Grayscale, que ahora tiene 546,544 Bitcoin.

Por otro lado, el mercado de Bitcoin maduró y se volvió más atractivo para un abanico mayor de inversores e interesados. Los exchanges autorizados y regulados son fáciles de usar (en Argentina ya hay más de 20). Los servicios de custodia de instituciones financieras tradicionales en las que los usuarios confían y ya saben usar son también más accesibles. Los derivados y los ETF relacionados con blockchain permiten que se involucren aquellos interesados en invertir pero temerosos de la volatilidad. La cantidad de lugares en los que se aceptan Bitcoin y otras criptomonedas como pago está creciendo rápidamente.

Tags relacionados

Más de Finanzas Digitales

Compartí tus comentarios