Nuevas formas de ganar dinero

Son sub 40, conocen el mercado como nadie y enseñan el método para hacerse ricos siendo jóvenes

Se trata de una nueva manera de llegar a los más jóvenes. Descontracturados y siempre pensando en armar comunidades, estos son los "secretos" de quienes hoy se ocupan de "educar al soberano".

Dos hombres de entre 50 y 60 años apuran un café en jarrito en un bar de la City porteña. Visten traje, peinan alguna cana, saben que saben. De refilón, casi como una indiscreción, se oye que uno de ellos le susurra al mozo: "Comprá con el rumor, vendé con la noticia". Y, en esa mueca, rascando algunas capas de piel, se divisa que no todo es lo que parece. El otro asiente con la cabeza y el ulular de esa conversación recuerda a aquella escena de El Lobo de Wall Street en la que los personajes de Matthew McConaughey y Leo Di Caprio hablan sobre los brókers y sobre cómo funciona el negocio.

Aquella imagen del mundo de los "socios" de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, aunque real, terminó envejeciendo. Ellos seguirán invirtiendo, especulando y corriendo, pero ya no sólo serán ellos los que muevan los hilos de la información. Desde hace un tiempo, y con la pandemia acelerando esta nueva fotografía, muchas personas --gente de a pie-- se sumaron al mundo de las finanzas y esto es, en parte, ya nadie se sorprende, gracias al uso empoderador de YouTube.

"La cuarentena hizo que, alrededor del mundo, mucha gente empezara a adquirir nuevos conocimientos para mejorar su calidad de vida", asoma Ramiro Marra, emprendedor fintech, youtuber financiero y miembro del bróker argentino Bull Market. Desde ahí, una imagen nítida: el planeta entero aprendió a cocinar pan de masa madre, se ensancharon las horas de las plataformas de contenido y los adultos mayores se familiarizaron con Zoom. También, desde el confinamiento, las personas se metieron -de alguna manera- al cosmos de las finanzas. "Todo el mundo quiere saber cómo manejar mejor su dinero y ahí es dónde, gracias a la tecnología, se genera un mix ideal para que este sea un boom histórico", sigue.

Javier Hasse, co-host de Cannabis Hour y Cannabis Insider del canal Benzinga de EE.UU.

Al estar confinados, las inversiones se convirtieron en una herramienta de pasatiempo y que, además, permiten "intentar asegurar el futuro". A propósito, Javier Hasse, co-host de Cannabis Hour y Cannabis Insider del canal Benzinga de EE.UU., asegura que "el incremento en el interés por las finanzas fue evidenciado por el fuerte tráfico visto en sitios web y streams sobre el tema y encontró un correlato en el crecimiento en el volumen de trading, las tendencias alcistas del mercado en un contexto recesivo, la explosión en el interés de las criptomonedas y el surgimiento de los meme stocks como GameStop, AMC, Sundial, etcétera".

Sin embargo, en la antesala de las reaperturas post Covid-19, se vio una considerable caída en el consumo de contenido sobre inversiones y en las suscripciones de servicios de información ligados al trading. Continúa Hasse: "Con menos tiempo para investigar e identificar buenas oportunidades de inversión, la gente se vuelve más reacia al riesgo e invierte una menor porción de su dinero en acciones, priorizando opciones menos volátiles como los bonos y, ahora, las stablecoins".

En el súmmum de intereses de las finanzas, Pablo Wasserman, uno de los conductores de Círculo Vicioso, un videopodcast que revuelve un guiso contemporáneo sin antecedentes en el habla porteña, advierte el enorme crecimiento con respecto al mundo de las criptomonedas: Bitcoin, Ethereum, stablecoins y, efectivamente, lo que venga. De su boca: "La gente se da cuenta que, en estos contextos de crisis y de pérdida sostenida del poder adquisitivo, tener herramientas que permitan ganar dinero o, al menos, no perder, son vitales".

Entretanto, Marra suma que "lo que más interés está generando son las inversiones que están relacionadas a empresas de tecnología a través de la Bolsa y las criptomonedas". En ese sentido, las nuevas tecnologías hacen que muchos jóvenes tengan sus primeros pasos apenas con un puñado de dólares. Y YouTube, como democratizador de información, se convirtió en una herramienta crucial para que eso suceda.

Pero no todo nace y muere en las criptomonedas, ya que también hubo un creciente interés por las inversiones en cannabis (Tilray, Aurora, Canopy Growth, Aphria, GW Pharmaceuticals y más empresas que cotizan en la Bolsa) y en vehículos eléctricos (Tesla, Nio, Li Auto, Workhorse, Xpeng, BYD, misma cuestión). Otro tema candente es el surgimiento de los SPACs (Special Purpose Acquisitio Corporation), una reversión más regulada de las "blank check companies" o "empresas de cheques en blanco": entidades de capital abierto creadas con el único objetivo de identificar oportunidades para llevar al mercado accionario.

Por otro lado, en un umbral que va más allá de los movimientos domésticos, también se vio un fuerte ascenso en el interés de los REITs (Real Estate Investment Trusts), que generaron grandes retornos y dividendos con la explosión de la popularidad de las transacciones de sale and leaseback (la manera en que una empresa puede convertir sus activos en liquidez y utilizarlo como capital de trabajo).

Aún así, todos los generadores de contenido financiero coinciden en que falta educación del palo. De hecho, Catalina Castro del canal Tech Con Catalina apunta sus cañones al poco entendimiento que hay sobre el dinero. "Todos tenemos en la palma de nuestras manos la información para estudiar el tema, si es que el individuo tiene la chispa para hacerlo. El dinero es uno de los aspectos más básicos del ser humano. Uno sacrifica tantas cosas por el dinero, pero no se lo ha cuestionado. Recién ahora se está incrementando un porcentaje de la población que lo hace", sostiene.

No es ninguna novedad y basta con revisar nuestros entornos y nuestros bolsillos: la educación financiera es algo que falta en gran parte del mundo. Incluso, en países como los Estados Unidos, donde las inversiones, las acciones, las cuentas comitentes y el trading son entelequias relativamente conocidas que se inoculan en muchos ciudadanos desde su juventud. "Hay quienes argumentan que la solución es proveer educación financiera en escuelas secundarias", desliza Hasse. "En América latina, la situación es aún peor. La gran mayoría de la gente no considera al mercado bursátil o financiero como una opción para su dinero. Existe, en su lugar, una tendencia a las inversiones en activos duros como bienes raíces", continúa el hombre de Benzinga.

Juan Ruocco y Pablo Wasserman, de Círculo Vicioso.

A la sazón, Juan Ruocco, de Círculo Vicioso, no pone la carga sobre las personas y sí lo hace con la restricción que usualmente manejó "un grupo de especialistas" que impusieron una especie de "barrera de entrada". Desde su experiencia como early adopter, afirma que fueron las criptomonedas las que ablandaron la situación. "Una de las cosas más importantes que trajeron las criptomonedas, y creo que parte de lo que más detestan las finanzas ‘tradicionales', es que haya democratizado el acceso a cómo funciona el dinero, el mundo financiero y la economía. En parte, porque le arruinás la quintita que se habían armado atrás de las paredes de la burocracia", Ruocco dixit.

Cuesta, no es fácil, pero, paulatinamente, va divisándose un escenario más positivo. El contenido financiero, que anteriormente gravitaba casi de forma exclusiva hacia el inglés, ahora también es consumido y producido de forma masiva en español. "Las criptomonedas han ayudado a muchas personas a acercarse al mundo de las inversiones y el trading, generando luego un nivel de comodidad y confianza suficiente para pasar al universo de las inversiones accionarias", completa Hasse.

En la construcción de nuevas audiencias, lejos de asumirse como guetos, tienden a fortalecer la idea de comunidad. "En mi canal me gusta ser transparente, como la blockchain de Bitcoin. Soy un pececito más de este sistema. Todos somos estudiantes y usuarios, y el mercado se construye de manera conjunta", dice Catalina. En Tech Con Catalina, los videos son en vivo, por lo que no tiene la capacidad de editar ni de borrar absolutamente nada de lo que sale al aire. "Me muestro transparente y eso genera comunidad y relación con la audiencia. Mi foco es seguir impulsándome a aprender sobre la evolución de la tecnología", cuenta.

Así, esa noción de "comunidad" se emplaza como una idea constante, como una nave nodriza que justifica este "reseteo" del sistema. A contrapelo del gesto histórico amarrete, mientras más sean los "empoderados", mejor serán los escenarios. Pero, ¿cómo se construyen comunidades? "Siendo solidarios con el conocimiento, entendiendo que no hay secretos y que la información es de todos. Pensando en que estás ayudando a otra persona y que esa persona te está ayudando de otra manera", explica Marra.

En ese sentido, hay antecedentes de comunidades digitales financieras pre-YouTube y muchas provienen desde los famosos foros. "Los foros siempre fueron lugares increíbles para buscar información. Desde 4chan a Reddit, siempre hubo un montón de canales donde hablar de esto. Lo que pasa es que la mayoría son en inglés. Entonces, creo que la novedad pasa un poco porque este contenido, o estas comunidades, empiezan a funcionar en castellano", identifica Ruocco.

Catalina Castro del canal Tech Con Catalina.

En rigor, desde Círculo Vicioso se apiolaron y, lo que empezó siendo una deriva posmoderna para pasar el tiempo, ahora es un programa semanal impulsado por la demanda del público. "Una de las ventajas de hacer contenido no brandeado es que podés hablar tranquilo. Yo no te quiero vender un bróker, yo te quiero vender Bitcoin como tecnología. Y vos decidís. Hoy por hoy, tenemos un Discord mega activo con más de 600 suscriptores y el principal atractivo de ese público son las discusiones sobre criptomonedas: cómo invertir, cuándo, en cuáles, a qué plazo. Por un lado, nos parece insólito; y, por otro, se caía de maduro", sigue Juan.

Con el impacto humano y con las nuevas capacidades para la gestión del dinero, los youtubers financieros intentan transmitir el entusiasmo por el potencial de esta tecnología y de estos mercados. Al principio, el asunto puede parecer un poco complejo, pero -aún así- todo parece indicar que esta revolución vino para quedarse. "Estamos viviendo el mejor momento de la humanidad para la transferencia de información y la generación de riqueza", sacude Catalina sin ponerse colorada.

De reojo, aquellos dos hombres de la City harán un ademán, pero como dice el divulgador bursátil Claudio Zuchovicki: "El mercado compra y vende expectativas". Y, ahora, por estos días, en el pico de su pedo, lo que se yergue sobre los youtubers financieros es una expectativa altísima. Y, detrás, para darle solvencia, hay una comunidad enorme que los respalda.

Externo
Tags relacionados

Más de Finanzas Digitales

Compartí tus comentarios