*

Entreprenerds

Zolvers: empezaron como hobby y ya sumaron 45.000 empleadas

Dos emprendedoras fundaron la startup en 2014. Ya suman empleadas domésticas, plomeros y otros servicios para el hogar. 

Por MATIAS NAHUEL CASTRO - 18 de Enero 2019
Zolvers: empezaron como hobby y ya sumaron 45.000 empleadas

Algunas empresas están montadas sobre el modelo de contratación temporal desde fuera de algunas de las características que profesan las nuevas startups del rubro. Uno de esos casos es Zolvers, que opera en el país desde 2014.

Se trata de una plataforma de contratación de personal que conecta a personas dedicadas a brindar servicios de limpieza, cuidado de adultos y reparaciones (plomeros o gasistas por caso) con potenciales empleadores.

Se trata, en rigor, de una empresa que une oferta y demanda para tareas del hogar. “Principalmente, nos enfocamos en empleadas domésticas pero también en limpiezas especiales y servicios de plomería”, cuenta Retegui.

Con su socia, también madre y profesional, sintieron la necesidad de crear una alternativa en el mercado que certifique el nivel de confianza de un profesional, mediante capacitaciones y un sistema de reviews. “Necesitabamos a alguien que limpie en casa y no había muchas recomendaciones en el grupo de madres de WhatsApp. Tampoco en Internet, un lugar donde se conecten. En otros lugares del mundo sí existen pero acá no”, explica Retegui.

¿Cómo funciona? Dentro de la plataforma de la compañía, los usuarios marcan las características que tendrá la relación que buscan (si es o no con cama adentro, los horarios, si se incluye o no planchado) y se paga un único fee para encontrar a esa “Zolver”, como la llaman puertas adentro, y empezar una relación profesional con ella. El servicio tiene una garantía: si las partes no se gustan, se puede rotar hasta cuatro veces.

Pero, a diferencia del modelo “startuptapero”, la plataforma quiere ser más que un intermediario. Ofrece, por ejemplo, un servicio de pagos y un servicio adicional de inclusión financiera para promover la formalización en un sector donde hay mucho trabajo en negro.

Desde la web se puede darle el alta de AFIP a una empleada doméstica, abrirle una cuenta bancaria, y pagar sus aportes y su sueldo online. Otra diferencia es que cada persona que ofrece sus servicios pasa antes por un proceso de activación de cuenta que incluye desde capacitación presencial, referencias, confirmación de experiencias laborales hasta certificación de antecedentes.

Decidimos ser legales en todo para poder apostar a una estrategia de largo plazo. Todas estas nuevas formas de trabajo en algún momento van a pasar a ser igual que los empleos formales. Hoy pasa con el transporte pero también pasó con programadores y diseñadores gráficos, que tienen trabajos más efímeros” contextualiza Cecilia Retegui (43), CEO y cofundadora de la empresa.

Para Retegui, el contexto no es igualmente favorable a todos los sectores para convertirse en “un Uber de…”, y recalca que en el caso de las empleadas domésticas está muy lejos de esa realidad.

En nuestro país, desde Buenos Aires y Córdoba principalmente, cuentan con 45.000 trabajadores y según datos publicados en Revista Forbes en 2017 facturaron US$ 1.3 millones. “Hay gente que elige trabajar en estas plataformas por necesidad pero también son conscientes y quieren hacerse escuchar”, dice Retegui, aunque matiza su visión aclarando que “si bien todo hoy es rápido, y las plataformas primero hacen y luego ven cómo lo hacen, de eso se trata justamente la innovación”.

Zolvers es un modelo que, de afuera, parece casi híbrido: incluye la flexibilidad de la “Gig Economy” pero enmarcada en un convenio de trabajo más rígido, con obligaciones y estipulaciones.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas