Entreprenerds

Qué hacen las tres empresas argentinas en las que Cites invirtió US$ 1,75 millones

El Centro de Innovación Tecnológica, Empresarial y Social -CITES- del Grupo SANCOR Seguros, anunció una inversión en tres nuevos emprendimientos de negocios con base tecnológica y en rubros para nada usuales.

Por ENRIQUE GARABETYAN - 02 de Octubre 2020
Qué hacen las tres empresas argentinas en las que Cites invirtió US$ 1,75 millones

A contramano de la creciente sequía de inversiones y en medio de una caída económica global, el Centro de Innovación Tecnológica, Empresarial y Social -CITES- del Grupo SANCOR Seguros, anunció ayer una inversión: pusieron US$ 1.750.000 en tres nuevos emprendimientos de negocios con base tecnológica y en rubros para nada usuales. Según le adelantó a Infotechnology su CEO, Nicolás Tognalli, "conformamos tres nuevas startups para poder sumarlas a nuestro portfolio de empresas incubadas. Actualmente, ese ramillete está integrado por 14 compañías, en diferentes grados de desarrollo y en diferentes rubros del segmento de los negocios del conocimiento".

Nicolás Tognalli, CEO de Cites

El directivo de CITES detalló a que se dedican las tres flamantes empresas que, por la forma de trabajar de este fondo inversor, eligieron conformar desde cero. "Buscamos nuevas ideas y emprendedores con perfiles muy particulares: innovadores, con sólidos skills técnicos pero también con ganas de emprender. Y si tienen experiencia empresaria o de gestión, mejor todavía", recordó Tognalli.

Eso explica, por ejemplo, que hayan sumado la compañía Stradot y a su fundador, José Iriarte, un ingeniero nuclear egresado del Instituto Balseiro, que integró el staff de INVAP antes de migrar a Francia para trabajar varios años para la industria aeroespacial en la sede central de la empresa Airbus. "Iriarte y su equipo se dedicaron a desarrollar temas de movilidad y diseñaron una solución robótica que recurre a un dron para poder levantar, mover y acomodar los autos que ingresan a grandes playas de estacionamiento abiertas. Es una forma de lograr un uso mucho más eficiente del espacio disponible". De acuerdo a sus estimaciones, un parking que -en el futuro- incorpore los sistemas de Stradot podrá prácticamente duplicar el espacio disponible para guardar autos.

Este dron autónomo puede "tomar" en forma segura un auto, levantarlo y moverlo a otra locación dentro del parking, para facilitar un almacenamiento sistemático, compacto y ordenado. Estos robots, además, se pueden implementar en parkings actualmente en funcionamiento.

Con esta inyección de dinero Stradot ya está probando el primer prototipo funcionando a escala real. Y para dentro de un par de años esperan tener las primeras series de equipos robóticos e inteligentes listos para despachar a clientes de todo el mundo.

Los fundadores de Clover son dos médicos con larga experiencia en el arte de curar y también de emprender: Diego Cheja, co-founder y CEO es médico de la UBA, con un MBA de la Universidad Austral y presidió la compañía Medix. Se unió a Osvaldo Amerio, cardiocirujano y líder del Grupo de Investigación de Válvulas Cardíacas en la Universidad Nacional de Misiones. Entre ambos diseñaron un nuevo tipo de válvulas cardíacas biomiméticas. "Es una generación diferente de dispositivos implantables en el corazón y tiene una serie de mejoras sobre las hoy disponibles: el paciente que las tenga, en el futuro, requerirá menos medicación y como se fabrican con materiales sintéticos biocompatibles ofrecen una mayor vida útil respecto a las actualmente disponibles para estos tratamientos".

Con este aporte de dinero, Clover planea comenzar las pruebas de sus nuevas válvulas en modelos animales durante el 2021, uno de los requisitos indispensables para poder pasar, dentro de un par de años, a realizar ensayos de sus diseños en personas.

Finalmente, CITES invirtió en armar Bionirs. Esta compañía, fundada por Pamela Nardini -doctora en física de la Universidad Nacional del Centro en PBA-, y su colega y físico Nicolás Carbone, de la misma entidad, desarrollaron un nuevo tipo de mamógrafo. Este, en lugar de trabajar con radiación ionizante, se basa en principios ópticos y recurre a los rayos infrarrojos. "Así, se lo usa sin generar efectos secundarios peligrosos en el paciente y tampoco afecta a los operadores de los equipos. Estos no deberán tomar precauciones ni riesgos, porque el dispositivo no irradia para poder tomar una imagen", contó Tognalli.

Esta situación también puede ayudar a mejorar el control de los tratamientos tumorales ya que es una prueba que podría ser repetida con mucha más frecuencia que las mamografías actuales, sin causar daños colaterales. "Y, como valor extra, para funcionar el dispositivo no necesita de un aplastamiento de la mama, lo que lleva a ofrecer un examen mucho más confortable", explicaron desde CITES. En un año ya deberían tener el primer prototipo funcionado y en 24 meses comenzar con los papeleos de la aprobación regulatoria ante la FDA y la ANMAT.

Son decisiones

¿Cómo eligieron estas tres opciones donde invertir más de medio millón de dólares en cada una? "Tomamos en cuenta que sean ideas potenciales pero científicamente sólidas, con opciones de negocios basadas en desarrollos científicos", dijo Tognalli. Y agregó: "y también cuidamos que sean productos o ideas que puedan ser escalados para ser ofrecidos en el mercado global".

Finalmente, el CEO de CITES adelantó que "todavía nos falta seguir armando y descubriendo nuevas empresas: nuestro Businesss Plan implica alcanzar al año fiscal 2024, invirtiendo una suma de unos US$ 24 millones, en -al menos- una treintena de empresas diferentes de base científica".

Los rubros en los que seguirán especializándose son los que el grupo ya conoce bien: "buscamos en las fronteras del conocimiento y en los campos más prometedores de negocios innovadores para resolver problemas de salud con tecnología y ciencia aplicada".



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas