*

Entreprenerds

Oh What a Chat: es argentino y vio el negocio en mejorar el "infierno" del call center: factura $ 13 M

Un emprendedor creó un software que busca mejorar la interacción entre empresas y clientes a través de la inteligencia artificial. Hoy, junto a sus socios, se proyecta para los próximos años como una compañía multinacional.

Por LUZ DE SOUSA QUINTAS - 10 de Octubre 2019
Oh What a Chat: es argentino y vio el negocio en mejorar el "infierno" del call center: factura $ 13 M

"Hola, ¿en qué te puedo ayudar?” es una de las frases más comunes que los chatbots utilizan al iniciar una conversación. El problema, muchas veces, viene después cuando el robot no entiende o no puede resolver la inquietud del usuario y la conversación se torna graciosa e improductiva.

Por eso, con el objetivo de mejorar la interacción entre empresas y clientes y crear una solución híbrida, Gonzalo Baez Veglia (40 años, licenciado en Administración) desarrolló Oh What a Chat, un software que combina atención virtual y humana para gestionar las conversaciones en múltiples canales digitales. A diferencia de las soluciones actuales, que se enfocan en que el chat solucione todo, Baez Veglia cuenta que Oh What a Chat permite que robots y humanos trabajen juntos gracias a la ayuda de la inteligencia artificial.

“Hoy, lo que sucede con los chatbots es una mala experiencia del usuario, que se lleva un sabor muy amargo de la conversación porque la inteligencia artificial todavía no está preparada para entender la complejidad del lenguaje humano”, plantea el fundador y CEO de la empresa.

¿Cómo funciona? Las empresas dan de alta el servicio, lo instalan en su sitio web y entrenan al bot. Éste brinda soporte a las preguntas más frecuentes de los usuarios y deriva las consultas que no entiende y que son importantes para el negocio a los teléfonos o computadoras del empleado. A medida que este último responde, el robot aprende de manera automatizada y se vuelve más preciso.

“Nuestro mayor diferencial es poder integrar el esfuerzo humano y el de la inteligencia artificial de una manera óptima. Ayudamos al ser humano porque la IA puede cubrir un gran porcentaje de las preguntas, pero a otras todavía no llega”, apunta Baez Veglia, quien empezó con este proyecto en mayo de 2018, después de vender su agencia de marketing digital en octubre de 2017.

“Tras vender la agencia, me metí en un MBA en la universidad de Barcelona, donde a través de un ámbito económico empecé a analizar distintas tendencias. Yo venía viendo mucho sobre inteligencia artificial y me propuse enfocarme en el mundo de los chatbots y la intervención de las empresas con el cliente en el futuro. Las soluciones actuales se enfocan en que el chat solucione todo, pero eso es imposible de lograr por los próximos 15 años”, desarrolla.

Si bien este servicio puede utilizarse en todos los rubros, el emprendedor afirma que quienes le sacan mayor provecho son los que realizan algún tipo de actividad comercial través de un e-commerce. “Empresas que desarrollan un tipo de relación con el cliente antes de que realice una compra. La transacción así es más fluida porque el cliente no tiene que esperar”, ejemplifica el emprendedor.

Un sector con potencial

Oh What a Chat fue lanzado en febrero de 2019 con una inversión de US$150.000 (todos fondos propios, según el emprendedor) y hoy lo utilizan unas 15 pequeñas, medianas y grandes empresas de América latina. Con presencia en México, Brasil, la Argentina y Perú, Baez Veglia señala que hay una oportunidad muy grande en el mercado de habla hispana y también de habla portuguesa.

Según su estimación, hoy hay un millón de chatbots en el mundo y para 2023 habrá 24 millones, un crecimiento exponencial que solo se compara con el que tuvieron las páginas web en los años 90. “Hay un desarrollo muy incipiente en el desarrollo de tecnologías orientadas a facilitar la comunicación entre clientes y empresas”, apunta el emprendedor.

El camino que viene, asegura, es largo y está lleno de oportunidades. “Hay mucho lugar para crecer. Este es un mercado que todavía está muy verde y tiene mucho para dar en términos de innovación. De hecho, ya hay profesiones nuevas, como diseñador de conversación por el desarrollo de la disciplina”, augura el CEO de la compañía.

“Veo que podemos desarrollarnos como una multinacional brindando una solución de alto valor agregado para que las empresas mejoren la experiencia de conversación con sus clientes. Queremos ser líderes en software para que humanos e inteligencia artificial trabajen juntos. Ese es el camino”, dice.

Oh What a Chat En números

Fundación 2019

Inversión inicial US$ 150.000

Facturación US$ 20.000 (mensuales)

Socios 4



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas