*

Entreprenerds

Llegó al país el primer restaurant sin empleados: ¿qué podes comer y cómo funciona?

Foster es el primer restaurante ciento por ciento automatizado de América Latina.  ¿Cómo funciona?  Por MATIAS NAHUEL CASTRO - 22 de Marzo 2018
Llegó al país el primer restaurant sin empleados: ¿qué podes comer y cómo funciona?

Foster es el primer restaurante ciento por ciento automatizado de América Latina. Se presenta como un nuevo concepto de comidas rápidas: la unión de la Smart Food (comida inteligente: nutritiva, saludable y fresca) sumando a un local inteligente que usa tecnología para automatizar todo el proceso de compra y consumo; sin ningún contacto humano tradicional.

Martín Zuker, Guido Stella y Mariano Fernández son los tres emprendedores argentinos responsables de este nuevo negocio de comida alrededor de la tecnología. "Yo soy ingeniero industrial, Guido Stella es diseñador  y Mariano Fernández empresario tecnológico. Queríamos hacer algo desde hacía tiempo. Nos dimos cuenta de la posibilidad en la gastronomía  cuando comíamos los tres y vimos que la tecnología está en toda nuestra vida pero menos en la comida", explica Zuker, uno de los fundadores en diálogo con Infotechnology. 

¿Cómo funciona?

 

Los clientes realizan su pedido en estaciones táctiles (esencialmente tablets) donde pueden elegir un menú de comidas rápidas pero nutritivas (bowls de estación, wraps, sopas, jugos naturales, aguas saborizadas, algunos dulces) y pagar de manera autónoma usando tarjeta (incorporaron tecnología de Mercado Pago). Además, el sistema prevé la creación de un usuario personal que registra las preferencias de cada cliente y su método de pago, apostando a la personalización.

"La idea que guío esto fue desde la rapidez, pasando por hacerlo solo y a tu manera, hasta la producción; para agilizar, tener trackeo de todo generar repetitividad para no perder calidad, etcétera", dice Zuker. Si bien la idea existe afuera y los emprendedores la tenían desde hace algunos años, la falta de tecnología madura y acequible le impuso una fecha al proyecto: la tecnología no estaba madura y era cara. "Hace año y  medio llegó el Windows IoT como plataforma, por ejemplo, así empezamos a pulir la idea. Ver cómo implementarla. Fue un trabajo arduo porque nunca es fácil emprender en nuestro país", concede el ingeniero emprendedor. 

El proceso continúa con el pedido, que se retira -ya sea para llevar o para consumir dentro del local- por uno de los 18 boxes automatizados en los que aparece el nombre del cliente, quien puede tocar la pantalla táctil para retirar su comida. Por detrás, en las cocinas, también se usa un sistema automatizado para incrementar la velocidad de creaciòn de los productos.

Para completar el combo techie, el local cuenta con conexión a internet y puertos USB entre otras facilidades tecnológicas.

Método y negocio

Foster abrió sus puertas hace tres semanas y, según comentan, ya recibieron 2.000 clientes. La apuesta es por la comida porque es armónica con el leit motiv de la marca: la calidad de vida. "Como el objetivo es mejorar la calidad de vida, la comida es rápida, personalizada y sana", explica Zuker. Sin embargo, el core del negocio no es para los emprendedores la comida sino la tecnología. "Somos esencialmente una empresa de I+D. De hecho, eso fue lo más caro de la inversión. En el futuro apuntamos no sólo a mas locales sino a brindar servicio a otros restaurantes y otras industrias para aplicar las 3 patas de nuestro sistema: autogestión de pedido y pago, automatización y expendio", dice Zuker.

¿Y los humanos? si bien el restaurant está completamente automatizado de cara al cliente, por detrás las cosas son distinas. "Tenemos proceso de automatización en la cocina pero también hay un jefe de cocina y cocineros. En el local hay completa autogestión pero existe un anfitrión para cualquier cosa. No tenemos menos empleados sino que los mismos que uno tradicional, porque hay ingenieros, gente de sistemas, soporte, mecánicos", detalla el socio fundador.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

juan carlos villarreal Reportar Responder

el negro cabeza es la representacion argentina de la mitad de la sociedad y su bariante de mezcla un 75 porciento, con el crisol de razas

Notas Relacionadas