Entreprenerds

Esta empresa trajo el “modelo Kibutz” para limpiar piletas y ya factura US$ 300 M

La compañía israelí Maytronics tiene el 90% del mercado local de limpieza automática de piscinas. ¿Qué hacen los robots?

Por HERNÁN PANESSI - 29 de Octubre 2020
Esta empresa trajo el “modelo Kibutz” para limpiar piletas y ya factura US$ 300 M

Con un ligero impulso, el trampolín palpita. Y la piel goza con un instante en el aire, para astillar después en vibraciones transparentes. Israel, 1983. Agua tibia, cuerpos felices, olor a cloro y robots sanitizantes. Desde siempre, Maytronics se especializó en robótica para limpieza de piscinas. Nados de lado a lado, el sol que mira desde arriba, el capricho del fondo inmaculado: el año pasado Maytronics consiguió una facturación global de US$ 300 millones y, en nuestro país, maneja el 90% de la cuota de mercado.

Además, Maytronics comprende dos unidades de negocios adicionales: seguridad para piscinas y tecnologías para tratamiento de agua. En tanto, desde 2005 también opera en América latina. Hoy en día tiene distribución activa en la Argentina, México, Colombia, Brasil, Uruguay y Chile. Y cuenta con subsidiarias en Estados Unidos, Australia, Francia y Barcelona. Por lo demás, en un coletazo impensado, durante la pandemia, la demanda de piscinas se disparó a nivel global, alcanzando una situación sin precedentes en las zonas cálidas de todo el mundo.

Estamos en pleno crecimiento”, sorprende José Cwaik, gerente de Ventas para la región. Y continúa: “El coronavirus funcionó como un impulsor y un acelerador para la industria de la robótica obligando a todos a aislarse en sus casas. Y, a aquellos que pueden permitírselo, los empujó a buscar una piscina para colocar en el patio o jardín, remodelar las existentes e invertir dinero en sus casas”.

La crisis producida por la Covid-19 modificó las tendencias que venían marcando la última década: por eso, de cara al futuro, la robótica será esencial en la vida de todos. Incluso, a la hora del chapuzón veraniego. ¿Cómo fue el camino para convertirse en una de las empresas líderes del sector? “Un foco muy grande en la unidad de negocios de robótica para limpieza de piscinas, una red de distribución sólida y comprometida con el producto y una inversión en marketing y comunicación para aumentar y mantener la percepción de marca”.

Bajo este contexto, la industria de piscinas tiene una proyección interesante de crecimiento. “La incursión de tecnologías emergentes como el Internet de las cosas, el big data y la robótica están permitiendo crear soluciones que fomenten el control, la eficacia y la sustentabilidad de las personas”, explica Cwaik.

Pero, ¿a qué se dedican estos robots? “Limpian, cepillan y barren toda la superficie de la piscina con un nivel de efectividad muy alto”, dice. Así las cosas, el trabajo de los pileteros puede complementarse con la labor automatizada de estos androides. “Comercializamos la línea completa de robots para mantener piscinas, desde modelos residenciales para piscinas hogareñas hasta robots comerciales para piscinas olímpicas”.

Asimismo, como curiosidad, las bases centrales de Maytronics en Israel están compuestas en un 60% por un kibutz: una forma de organización especial donde los miembros de la comunidad comparten las tareas y viven bajo normas comunes. En boca de Cwaik: “Cada miembro del kibutz, ya sea que se trate de ejecutivos de la empresa, productores de leche o un trabajador de la línea de producción, da su sueldo completo al kibutz y recibe un salario. En otras palabras, los 293 miembros del kibutz tienen un activo de alrededor de US$ 882 millones”.

Con esos números, ¿son oficialmente un unicornio? “Nuestra capitalización de mercado actual rodea los US$ 1.600 millones”, cuenta. Sin embargo, no se asumen como un unicornio, sino que prefieren advertirse como “una de las empresas más valiosas de la Bolsa de Tel-Aviv”.

Entretanto, el verano 2021 aún es una incógnita. La incertidumbre que produce la Covid-19 en relación a los viajes y las vacaciones está mancillando un nuevo escenario posible: para quienes tengan la opción doméstica, será con distancia social. Y, si la economía acompaña y la bendición de los amigos con piscina lo permiten, entre robots higiénicos.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas