Entreprenerds

Es jubilada, se fundía por la crisis pero encontró el negocio en las redes sociales: ahora hace 5.000 barbijos por semana

Se trata de una pequeña pyme porteña que pudo reconvertirse con esfuerzo, trabajo y sacrficio. Su historia.

Por Sebastian De Toma - 07 de Mayo 2020
Es jubilada, se fundía por la crisis pero encontró el negocio en las redes sociales: ahora hace 5.000 barbijos por semana

VIctoria Outdoor es una pequeña Pyme porteña que se reconvirtió ante el riesgo cierto de desaparecer. Desde 1991 fabrican indumentaria para las fuerzas armadas y de seguridad, así como para la seguridad privada, participando en licitaciones o realizando ventas a privados. Pero el parate económico la obligó a pivotear, al menos de manera momentánea, hacia la fabricación de barbijos reutilizables de calidad industrial y con diseños personalizados.

Victoria Policicchio (58 años) cuenta que, si bien el parate habitual se da en los meses de verano, el año pasado comenzó a partir de octubre, cuando se acercaban las elecciones generales. Eso le produjo, eventualmente, un corte en la cadena de pagos que desembocó en cheques rechazados que pudo levantar gracias a un préstamo que pidió a la ANSES en su carácter de jubilada.

Una semana después de que empezó la cuarentena mis clientes empezaron a preguntar si no hacíamos barbijos reusables. Como no sabía mucho del tema me puse a indagar por internet y encontré que es algo que allá se hizo costumbre, y así me di cuenta de que lo podíamos hacer nosotros”, relata esta emprendedora que tiene el taller debajo de su casa y que es miembro de Industriales Pymes Argentinos (IPA).

Previo contacto con el proveedor de telas, que le confirmó stock, Victoria Outdoor comenzó a hacer muestras con una tela tricapa respirable e impermeable con una membrana elástica. Su hijo, Nicolás, un estudiante de diseño industrial de 22 años, hizo los primeros diseños y sus empleadas lo comenzaron a fabricar desde sus casas.

Lo hice todo por WhatsApp, me mandaban la foto, le hacía una devolución, ajustaban y después las recibía con mensajería”, relata. Policicchio recibió pedidos desde la Ciudad de Buenos Aires y distintos lugares del país, como Chaco, Mendoza y Bahía Blanca, con diseños de los más variados, desde clubes de fútbol hasta pinturas famosas.

Las redes sociales fueron las grandes aliadas de Victoria Outdoor

Las grandes aliadas para esta pyme fueron las redes sociales, que antes de la pandemia no usaban. “Nunca me senté antes a ver el tema pero ahora, asesorados por mi hija Melanie (29 años), empecé a colgar flyers en Instagram, Facebook y WhatsApp”, señala.

Ahora los mensajes por WhatsApp nunca se acaban (“se me acumulan de a 300”, se disculpa la empresaria) y ya tiene trabajando a cinco empleadas que eran parte de la cooperativa que ella emplea habitualmente -gestionada por el INTI pero cerrada por el aislamiento social decretado por el gobierno-, que realizan sus labores desde sus propias casas

“Hasta recibí un mensaje desde Miami y estoy averiguando todo para hacer mi primera exportación”, se entusiasma, para luego remarcar que hay muchas empresas Pyme paradas y que este resquicio que ella encontró es un alivio. Al 24 de abril, a una semana de comenzar a ofrecer sus productos, ya tenían más de 140 pedidos -mayoristas y minoristas- de arriba de 5.000 barbijos.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas