*

Entreprenerds

Es argentino, tiene 27 años, se asoció con un millonario exiliado y ya levantó $240 M

Se trata de Matías Nisenson, de apenas 27 años. Actualmente es CEO de Gamershift e integra un fondo de inversión de Venture Capital que apuntala proyectos que intenten “cambiar el mundo” mediante herramientas que permitan solucionar problemas reales.  

Por CARLOS ALTEA - 16 de Junio 2020
Es argentino, tiene 27 años, se asoció con un millonario exiliado y ya levantó $240 M

“Nunca trabajé en relación de dependencia, porque empecé a emprender desde muy chico”. La frase impacta por lo directa e impersonal y, en un primer momento, otorga la sensación de haber sido pronunciada por un ejecutivo exitoso que, tras consolidar su negocio, empieza a disfrutar del tramo final de su vida laboral, mientras guarda un as bajo la manga para despedirse con toda la gloria que supo cosechar. Pero no. La frase es la carta de presentación de Matías Nisenson, un joven argentino de apenas 27 años que, actualmente, es CEO de Gamershift, es tutor de cinco empresas tecnológicas de diferentes sectores, y fundador de Myelin VC, un fondo de inversión de Venture Capital integrado nada menos que por el multimillonario argentino exiliado Martin Varsavsky y César Levene.

En diálogo con Infotechnology, Nisenson –nacido en Capital Federal en 1992- contó el inicio de su profesión de emprendedor, cómo fueron sus primeros proyectos, los desafíos que afrontó de muy chico en las primeras empresas que fundó y cómo pretende ayudar a cambiar un poco la realidad mediante Myelin VC, emprendimiento con el que tiene previsto levantar US$ 3.000.000 en 2020.

El mayor riesgo al que nos enfrentamos (con la cuarentena) fue el del rendimiento de nuestras inversiones, en este contexto de depresión económica mundial. A decir verdad, nuestra diaria no se vio tan afectada por la dinámica de la pandemia. Es cierto que la oficina está vacía, pero no mucho más. Somos un equipo acostumbrado al home office, no lo sufrimos demasiado”, explicó.

Con Gamershit, la plataforma de juegos de habilidad en equipos, el joven porteño también ya supo conocer el éxito. Consiguió levantar US$ 500.000 en rondas de financiación en Silicon Valley, América latina y Europa.

Fue al colegio secundario en ORT, donde conoció a su primer socio Luciano Bertenasco y donde ambos obtuvieron el conocimiento “necesario para empezar a emprender”.

La especialización que elegimos dentro del colegio fue TIC y fue fundamental en mi vida. Ahí pudimos contar con el apoyo del director de la especialidad, Dario Mischener, que fue clave para empezar con nuestros proyectos”, recordó.

Una vez concluida la etapa escolar, ambos jóvenes intentaron arrancar una carrera universitaria, pero los dos terminamos abandonando a los pocos meses.

Al ser consultado sobre cómo se dio cuenta que “lo suyo” era emprender, Nisenson resaltó que nunca trabajó en relación de dependencia, porque empezó a emprender desde muy chico. “A los 16, mientras estaba en el colegio, comencé ofreciendo servicios típicos de desarrollo de webs e incluso arreglaba computadoras. Me di cuenta que todo lo que veía y aprendía en el colegio, fuera del colegio, las personas lo necesitaban y pagaban por eso. Siempre fui buscando estas oportunidades”, destacó.

El primer proyecto

Con Luciano (Bertenasco), su actual socio, tenían apenas 17 años cuando ya habían creado el primer proyecto propio. Se llamó Southlogics y era una “software factory” en la que ambos jóvenes llegaron a contar con 10 empleados.

Fue toda experiencia para nosotros, porque recién habíamos terminado el secundario y pasamos rápidamente a tener responsabilidades muy grandes. Incluso teníamos empleados de la edad de nuestros padres, lo que al principio era raro, pero eso nos ayudó mucho a valorar el conocimiento y la experiencia”, detalló.

Matías Nisenson, 27 años, CEO de Gamershift y fundador
de Myelin VC junto a Martín Varsavsky y César Levene

En Southlogics los jóvenes alcanzaron muy buenos niveles de facturación, que le permtieron emplear a esas 10 personas y poder vivir de forma cómoda de esa primera empresa propia.

Pero todo no era perfecto. “Nos dimos cuenta que, a pesar que nos estaba yendo bastante bien, ninguno de los dos estaba contento. No podíamos elegir los proyectos que nos gustaban, ni darles la prioridad que considerábamos que debían tener. La exigencia del cliente, nos hacía trabajar en proyectos que no nos animaban en lo personal”, explicó.

La prueba de fuego ocurrió en 2012, cuando ambos jóvenes debieron afrontar una decisión clave para su futuro y desarrollo.

Ese año TELCEL nos ofreció un contrato para desarrollar una APP, una especie de sistema de mensajería para la empresa. Sabíamos que era un contrato muy importante y del prestigio e importancia de tener a la empresa de Carlos Slim como cliente, pero si aceptábamos ese trabajo, íbamos a tener que alejarnos de nuestros propios proyectos y duplicar nuestro equipo. A pesar de ir en contra de nuestros propios intereses financieros, decidimos no aceptar la propuesta”, recordó.

Según Nisenson, ambos sabían que eran jóvenes y que tenían que elegir el camino que más les gustaba, el del desarrollo de ideas y proyectos propios. Mal no les fue.

La actualidad

El emprendedor trabaja hoy en día en “dos grandes proyectos en simultáneo”. “Por un lado estoy trabajando en Gamershift, que es una plataforma de juegos de habilidad por dinero real. Los jugadores se baten en duelos virtuales y ganan dinero en base a su estrategia. Los juegos no son considerados ‘casino’ porque no contienen factores de azar. La industria del ‘gaming’ está creciendo muy fuerte a nivel mundial”, resaltó.

Por otro lado junto, junto al multimillonario argentino exiliado Martín Varsavsky y César Levene, desarrolló Myelin VC, un fondo de Venture Capital que invierte en proyectos tecnológicos de los Estados Unidos y Europa que se encuentran en sus primeras fases. “Invertimos en proyectos que empujan el conocimiento colectivo, queremos apoyar y apostar al desarrollo de aquellas empresas que buscan mejorarle la vida a las personas. Las empresas en las que invertimos son variadas, una de ellas está desarrollando modelos de alimentación más sustentable, sanos, e inclusivos en los Estados Unidos”, comentó.

Nisenson detalló que Myelin VC también apuntala a otra empresa de neurociencias que está desarrollando herramientas para utilizar la computadora, y otros aparatos, pero sólo utilizando el pensamiento.

“Hace poco, incluso, tomamos una participación en una empresa que desarrolló un tratamiento novedoso para una clase de melanoma ocular. Estas son empresas que, hoy día, ya están mejorando la vida de la gente, no son sólo promesas”, resaltó.

Nisenson subrayó que realmente se encuentran “muy muy contentos con el desarrollo de este fondo”. “Martin Varsavsky es un emprendedor serial, del cual tengo la suerte de aprender todos los días y, además, es respetado mundialmente por todo lo que fue realizando durante su carrera”, resalta.

César Levene, en tanto, es el tercer socio del proyecto. Es abogado y se especializa específicamente en este tipo de fondos. “Nos aporta todo el know-how necesario para que las cosas se hagan de manera organizada, prolija y eficiente. Contamos con inversores de toda la región, incluyendo emprendedores argentinos y diferentes ‘family Offices’”, puntualizó.

Myelin VC surgió en 2019, mientras conversaba con José Sutton, un amigo que Nisenson conoció años antes. “Se fue dando una cierta progresión lógica. Primero fui analista de proyectos para Martín (Varsavsky) y después tuve la oportunidad de administrar una estructura propia. Lo que jamás me hubiera esperado era haber tenido tanto apoyo de Martín. Hoy somos socios igualitarios dentro de este proyecto y trabajamos muy bien juntos”, remarcó.

Este millonario argentino explicó como un país, 64 veces más chico que Argentina, es el nuevo "granero del mundo"

Martin Varsavsky dió la nota en redes sociales publicando un artículo que desmonta el mito de que se necesita suelo para triunfar en la economía del agro. El ex emprendedor argentino, ya radicado en España, explicó cuál es para el la verdadera razón que puede ayudar al campo a avanzar en el país.

El emprendedor detalló que, en principio Myelin VC, invertirá montos promedio de US$ 150.000 en unas 20 empresas.

“Estamos viendo mucho interés en el mercado argentino por esta propuesta, porque le damos la posibilidad a inversores locales de tener acceso a los mejores tech startups del mundo”, añadió.

Sobre Gamershift

El proyecto fue creado hace 2 años y Nisenson siempre tomó la posición de CEO. “Mi función es formar el equipo y conseguir los fondos suficientes para desarrollar la idea que tenemos”.

Según el emprendedor, “el equipo de socios está muy balanceado, Luciano (Bertenasco) como CTO desarrolla la tecnología y guía al equipo de desarrolladores mientras que Tomás (Guthman), como COO, es quien maneja las operaciones del día a día y mantiene todo organizado. Luego hay un grupo de 8 personas entre desarrolladores, diseñadores y especialistas de marketing. Hoy somos un equipo de 11 entre empleados y colaboradores, pero tenemos pensado aumentar nuestro equipo en un 30%”, adelantó.

Según Nisenson, “el mejor activo que tenemos es, sin duda, nuestro equipo de trabajo”. “A través de los años logramos formar este gran equipo, todos increíblemente profesionales y habilidosos, pero además compartimos la visión, dónde queremos llegar y por qué”, destacó.

Agregó que, increíblemente, a gran parte del equipo la conoce de la época del colegio. “Fuimos compañeros y nos conocemos desde hace varios años, eso fue fundamental para lograr la dinámica de equipo que formamos en Gamershift”, resaltó.

El equipo de trabajo de Gamershift completo. "Fuimos compañeros y nos conocemos desde hace varios años, eso fue fundamental", destacó Nisenson.

Sobre cómo afecto la pandemia el desarrollo de los emprendimientos

El emprendedor contó que “el mayor riesgo al que nos enfrentamos fue el del rendimiento de nuestras inversiones, en este contexto de depresión económica mundial”.

“Pero como comenté antes, nuestras inversiones están en empresas altamente tecnológicas de diferentes industrias, tanto alimenticia, médica o mismas fintech. Estas inversiones tuvieron grandes rendimientos en la pandemia, parte por los cambios de hábito en los consumos que todos tuvimos que tener debido al confinamiento, desde un mayor consumo de apps de delivery de comida, hasta de aquellas de finanzas digitales”, completó.

Los próximos pasos

Con apenas 27 años, Nisenson parece no estar dispuesto a desaprovechar la chance de disfrutar el presente. “Por ahora la visión está puesta en que Gamershift escale, crezca y potencialmente se venda como hicimos en 2016, con nuestra empresa anterior Tiempy.com, una plataforma para administrar redes sociales”, comentó.

En ese sentido, precisó que “nuestro objetivo es crear y desarrollar valor, armar empresas que se distingan y sean altamente tecnológicas”.

A su vez en Myelin VC, lo que estamos buscando es encontrar las mejores oportunidades, buscando las empresas que estén cambiando el mundo, con bienes y servicios que solucionen problemas reales”, completó.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas