*

Entreprenerds

El negocio del hashtag: cómo cinco emprendedores manejaron el Twitter de Cambiemos

Cómo trabaja la empresa que se propone convertir el engagement que se da en redes sociales en posicionamiento positivo para marcas.

Por MATIAS NAHUEL CASTRO - 16 de Marzo 2018
El negocio del hashtag: cómo cinco emprendedores manejaron el Twitter de Cambiemos

Las redes sociales hoy tienen un lugar preponderante en la sociedad y, por extensión, en los negocios. A partir de esto, un grupo de emprendedores argentinos encontró la forma de potenciar el efecto que las redes tienen para las marcas. Fueron cinco los socios que, el año pasado, crearon Hashlive, una plataforma tecnológica que se basa en lo que se conoce como “social wall”, una representación a gran escala de las interacciones que se dan en el ecosistema social. Este muro social se proyecta sobre una gran pantalla y, en eventos o reuniones, la conversación digital pasa al plano físico.

“Es una plataforma digital que muestra el contenido en tiempo real además de sumar otras características, como hacerle preguntas al orador de un evento o encuestas en vivo a los espectadores. También generamos módulos para moderar e incorporar contenidos a pedido del cliente”, explica Ignacio Vittori (42), diseñador gráfico y uno de los fundadores de la empresa. No es un improvisado: Vittori trabaja, además, como Tech Manager de la gigante argentina Globant.

"Trabajamos 12 horas en el búnker de Cambiemos; fue una locura." - Vanesa Ryk, cofundadora de Hashlive.

El emprendimiento tuvo inicios humildes. La idea era usar la plataforma en eventos sociales más personales, como casamientos o fiestas de 15. Pero la demanda de algunos clientes corporativos les hizo pegar el proverbial volantazo. “Hoy, son el 95 por ciento de nuestro negocio; casi nadie nos llama para casamientos”, agrega Vanesa Ryk (46), comunicadora y la más reciente socia del proyecto. Entre las empresas que ya utilizaron el servicio se cuentan algunos pesos pesados como MercadoLibre, el banco de origen chino ICBC e, incluso, la coalición política que gobierna el país, Cambiemos, que los contrató para las elecciones legislativas del año pasado. “Estuvimos trabajando 12 horas con ellos en el búnker, fue una locura”, recuerda Vittori.

El desarrollo de la plataforma fue inhouse, de la mano de su CTO, Martín Belén. “El código es 100 por ciento nuestro. Es ahí, de hecho, donde invertimos la mayoría del capital para iniciar la empresa”, explica Ryk, refiriéndose a los $ 80.000 de fondos propios que dieron vida a la compañía. Esa inversión inicial fue a darle forma a un equipo de desarrolladores y al hardware necesario para que el sistema pueda operar: pantallas, proyectores, computadoras y, también, una plataforma propia. Técnicamente, el desarrollo incorpora a través de API los contenidos que se producen y agrupan, con la ayuda de una etiqueta de metadatos (específicamente, el clásico hashtag) lo que pasa en las redes sociales Twitter e Instagram. El sistema integra solamente textos e imágenes y con eso se construye el wall. La moderación se realiza, con humanos, en el backend.

La estrategia comercial también fue agresiva. “Vamos personalmente y nos encargamos de poner todo en marcha. Instalamos todo y adaptamos a múltiples formatos.  También ofrecemos customización y features a medida de cada cliente”, dice Ryk. Y agrega: “El valor humano complementa la tecnología”. La moderación ocupa, en este aspecto, un rol fundamental. “Se hace manualmente y se revisa todo, de avatares a ironías. También ofrecemos fotografías propias, de buena calidad, que se añaden a la conversación”, expresa Vittori.

El modelo de negocios de la empresa es el cobro por evento. “Generamos una propuesta de valor junto a un análisis crítico del evento, si va a estar televisado o si va a haber prensa. El piso son $ 12.000 para eventos como un casamiento íntimo. Pero también tenemos planes para retailers o locales a la calle que pueden necesitar un servicio periódico de publicidad digital”, desarrolla Vittori.

A pequeña escala, la startup no piensa en expandirse a otros países sino en incrementar, de a poco, la escala de sus clientes: el próximo paso es atacar eventos masivos de 30.000 personas o más, como recitales.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Damián Carnecky Reportar Responder

Excelente equipo!...he tenido el placer de compartir trabajo con Vanesa y de destaca por su profesionalismo y cordialidad.....!

Notas Relacionadas