*

Entreprenerds

Creó al competidor de Mercado Libre, la vendió por millones y cuenta cómo lo hizo

Conoció el éxito y el fracaso de la mano de dos de sus proyectos, Alamaula y Segundo Hogar. Hoy, lleva adelante cinco e-commerce y acompaña a los más jóvenes través de Endeavor.

Por GUADALUPE SÁNCHEZ GRANEL - 31 de Mayo 2019
Creó al competidor de Mercado Libre, la vendió por millones y cuenta cómo lo hizo

"Me interesa colaborar con la cultura emprendedora y hablarles, justamente a ellos, de una estructura más real, tanto en el éxito como en el fracaso. Los aprendizajes se dan en las dos situaciones, solo que en el fracaso estamos más sensibles”, dice Diego Noriega, santiagueño y contador de profesión.

Y quien conozca su historia, sabe que es la persona indicada para hablar de emprender, de éxito y de fracaso en negocios digitales porque conoce en profundidad cada uno. 

Junto a tres amigos fundó Alamaula, una popular compañía de avisos clasificados en línea que la estadounidense eBay adquirió por una cifra millonaria en 2011. Luego, fundó Segundo Hogar, una plataforma que buscaba cambiar la forma en que la gente alquilaba para irse de vacaciones, pero no funcionó.

De cada una de esas instancias se llevó aprendizajes que hoy aplica en los cinco emprendimientos que lleva adelante y también como director de Endeavor NOA.

“En cada emprendimiento, que funciona con equipos separados, hacemos un proceso de validación diaria. Somos data driven en cada decisión. No nació de la nada; es un aprendizaje de mis experiencias previas que aplico en cada proyecto”, explica.

Alamaula fue uno de tus proyectos más grandes. ¿Cómo se animaron a dar el primer salto?  

El inicio fue muy difícil, había una incertidumbre terrible. Mis tres socios estaban en Córdoba haciendo el desarrollo de la plataforma y nos jugamos a conseguir cierta tracción y después conseguir un inversor estratégico que nos ayudara a jugar en otra liga. Tuvimos la suficiente humildad de saber buscar un socio y fuimos a buscar a eBay. Todo fue planificado, tuvimos suerte pero le dimos una gran mano a la suerte.

Ya en ese momento habíamos llegado a los cinco millones de usuarios únicos. Ebay era el número uno y aprendimos una barbaridad. Teníamos billetera y estrategia para posicionar la marca en poco tiempo. Hace cuatro años que no se hace publicidad y sigue traccionando siete millones de visitas por mes por el gran trabajo de posicionamiento que hicimos en ese momento. 

Ebay decidió cerrarla en enero. ¿Se equivocaron con ese socio estrátegico?

El aprendizaje fue proponernos qué queríamos hacer nosotros para que las empresas pudiesen vender lo que tenían sin uso de forma simple, fácil y de manera local. No queríamos, tampoco, ser ambiciosos con ese sueño, como ir por un IPO. La compra de Ebay fue algo muy positivo que nos ayudó a poder llevar adelante el proyecto. Hay pocas chances de que una compañía que se vende encuentre el match perfecto, es como el zapato de Cenicienta. Uno tiene que poner foco en la estrategia.

Éramos cuatro socios y cinco personas en total y hacíamos cosas diferentes, nos complementábamos. Era un equipo chico con un sueño intermedio y, sin embargo, al año nos tocaban la puerta. 

Alamaula, el portal de compras, cierra en abril

Tras el cierre de sus operaciones en 2019, finalmente, la página de clasificados gratuitos Alamaula.com bajará las persianas de su portal. El sitio nació a finales de 2009 en Córdoba de la mano de Guillermo De Bernardo, Jorge De Bernardo y Roque Peralta. Luego, se sumó Diego Noriega. "Gracias por tu apoyo.

¿Qué pasó con Segundo Hogar? 

Cometí varios errores estratégicos: primero lo inicié solo, mis cosocios eran minoritarios. No armé el equipo porque me la pasé buscando inversores, prensa y abriendo oficinas en cinco países. Me la creí, venía muy envalentonado de lo de Alamaula. Los primeros US$ 1,5 millones los conseguí rápido, pero dos años después no podía conseguir ni $ 50. 

¿Cómo lidiaste con ese, tu primer fracaso? 

Pasé mucho tiempo con mentorías y empecé terapia semanal, algo que recomiendo a todos los emprendedores ya que es un camino difícil y solitario que te puede romper todo: de repente yo me encontré quebrado, separado y peleado con mi hija. Me sentía solo. Si no hubiese tenido a mis amigos, mis hermanos y mis papás hubiese sido muy difícil salir de ese pozo que implica asumir que te equivocaste.

Tuve mucha contención también de otros emprendedores y ahí es donde se valida que el ecosistema emprendedor es la esperanza de América latina porque más allá del impulso económico que le pueden dar a un proyecto es un ecosistema sano, constructivo, que quiere lo mejor del otro. Por eso trato de colaborar desde Endevour NOA para devolver un poquito de lo que he recibido.

¿Cómo hiciste para volver a emprender?

Quise volver a empezar en un rubro que conociese bien, donde pudiese generar un aporte. Mis proyectos actuales, todos de e-commerce, incluyen La Gaceta Shop, el primer marketplace de Tucumán, en asociación con el diario La Gaceta; E-commerce Travel, donde aplicamos tecnología innovadora para desarrollar y reservar tours en destinos turísticos; Mediacommerce, una agencia de creación de medios locales entre los que se destaca Santiagodelestero.net; Pueblos Originales, una plataforma de desarrollo socio-comunitaria que identifica, cura y comercializa experiencias turísticas en destinos en peligro de extinción junto a comunidades originarias, uno de los proyectos que más me llena a nivel personal, y Bunny Inc. una compañía global de outsourcing de servicios creativos a la que me asocié y que me da la pata global que me estaba faltando y que creo es necesaria para cualquiera. 

¿Cuáles considerás que son los desafíos más comunes a los que se enfrenta un emprendedor local? ¿El país de origen determina a un proyecto? 

Para mí hoy la Argentina tiene una enorme oportunidad para venderle servicios al mundo, aquí hay un enorme talento. En vez de hablar de los factores internos negativos hablemos de los positivos: nunca fue tan fácil exportar y esa es una enorme oportunidad. No tenemos otras cartas, miremos el vaso lleno. El buen emprendedor es el que ve los recursos que tiene y hace un juego a partir de eso, no es el que hace la mejor venta. Es al que le tocan condiciones difíciles y puede armar un buen proyecto y es feliz haciéndolo.

Después creo que las nuevas generaciones están cambiando la forma de hacer negocios. En el mediano plazo vamos a hablar de emprendedores más conscientes, como los centennials. Colaboro con gente joven. De hecho, quienes lideran mis empresas tiene menos de 30 años y creo que es una oportunidad para que los emprendedores viejos nos llenemos de energía y aportemos con nuestras experiencias nuestro granito de arena. 



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas