*

Entreprenerds

A este argentino quisieron robarle su idea: historia de emprendedurismo salvaje

Tras una larga trayectoria en medios, fundó no una, sino dos empresas para sacarle el jugo a las redes sociales. Por SEBASTIÁN DE TOMA - 29 de Mayo 2018
A este argentino quisieron robarle su idea: historia de emprendedurismo salvaje

"El rey ha muerto…”, rezaba la frase que se usaba de manera ritual en las monarquías europeas. Algo de esto hay, cuando de medios de comunicación se trata. Con una muestra basta: en los Estados Unidos, la circulación de medios impresos cayó un 10 por ciento los días de semana y un nueve por ciento durante los fines de semana, de acuerdo a datos publicados por Pew Research Center para 2016.

Sin embargo, la frase del principio está incompleta. “…Viva el rey”, cerraba. Era un reconocimiento a la continuidad del sistema monárquico de gobierno, por más que cambiaran las caras. Y en el ambiente mediático también sucede algo así: por más que el sistema cruja bajo empresas que bajan la persiana, hay quienes encuentran nuevas oportunidades de negocio por fuera de canibalizar la torta publicitaria.

Uno de estos emprendedores es Juan Melano, actual CEO de Croma, una empresa dedicada al análisis de distribución de contenido para editores. Melano es un viejo lobo del emprendedurismo relacionado con los medios: anteriormente, creó Comenta TV, una empresa dedicada a la integración de Twitter en la TV —estadísticas incluidas—. En ella invirtieron varios pesos pesados como NXTP Labs, Wayra y Startup Chile hasta que, finalmente, la compañía fue vendida a la estadounidense Wayin (dedicada al análisis global de las redes sociales).

 

El mapa y el territorio

Para comprender la foto actual hay que cartografiar el recorrido que lo trajo hasta acá: Melano se recibió en Comunicación en la Universidad Austral (tras un breve paso por Diseño Gráfico en la Universidad de Buenos Aires), cuando la década de los noventa se acercaba a su fin. Allí comenzó su idilio con los medios de comunicación y la tecnología. “En aquel momento leía la revista Wired y me empezó a intrigar mucho el lado tecnológico de los medios. Soy un poco autodidacta, aprendí a programar HTML para diseñar sitios web en 1996”, recuerda.

Todos esos intereses lo llevaron, recién salido de ese horno de baja intensidad que es la universidad, a mezclar el diseño, la comunicación y la tecnología en su primer trabajo, como “infografista” de La Nación. Luego se especializó en periodismo visual —en The Poynter Institute, también en los Estados Unidos— y volvió para trabajar en el diario El Territorio, de Misiones, donde diseñó toda la estrategia digital del medio.

Ahí, justo en ese momento, la vida le dio un sacudón: a los 24 años le detectaron angiosarcoma, lo que lo llevó a dejar el trabajo y decirse a sí mismo “si yo quiero trabajar en algún lugar, es en Wired”. Mandó el curriculum y lo tomaron justo cuando abrían Lycos Argentina, la empresa que  compró Wired Digital, la compañía “pariente” de Wired News en 1998, por US$ 83 millones. Fast forward a 2005: luego de problemas internos, dejó Lycos, que ya era parte de Terra. Luego de hacer un Master en Administración de Empresas con foco en medios en España, para 2008 ya estaba instalado nuevamente en la Argentina, donde armó una consultora para ayudar a los medios a dar ese paso tecnológico sin necesidad de “ahorrar costos echando gente”, dice. Trabajó en Ecuador (El Universo), Perú (Grupo RPP) y Uruguay (El Observador).

En la consultora aprendiste mucho de trabajar en diferentes proyectos. ¿Te faltaba focalizarte?

Me di cuenta de que me gusta mucho iniciar proyectos pero que siempre terminan en manos del cliente, no podés seguirlos, no podés ver el final del cuento. Ahí me dije: ‘Bueno, me animo a hacer mi empresa’. Sin saber nada, porque en un máster te enseñan de todo menos a hacer una empresa. Con Juan Schwindt, ex director tecnológico en Terra, y que hoy sigue siendo mi socio, arrancamos un pequeño emprendimiento de blogs —similar a lo que después fue Tumblr— que rápidamente fue comprado por una empresa española. Al final descubrí que estaba cansado de trabajar para otros y por eso creamos Comenta TV. Por suerte, conseguimos rápidamente apoyo del programa Buenos Aires Emprende, que aportó $25.000. Después llegaron NXTP Labs, Startup Chile. Wayra y, más adelante, inversiones ángeles.

Comenta nació como un sitio web donde se podía seguir en vivo las conversaciones en Twitter sobre un programa de TV. ¿Costó encontrar el modelo de negocios?

Fue complejo, nos llegó cuando integramos Comenta con los Martín Fierro 2013. Pero hay una historia atrás de eso: para febrero de ese año, nos estábamos quedando sin dinero pero igual decidimos jugárnosla y participar en un premio, los Social TV. No ganamos pero gracias al networking que hicimos ahí, y en la feria South by Southwest, apareció una empresa interesada en nosotros, Mass Relevance. Con ellos firmamos contrato pero después… desaparecieron. A los seis meses, aparecen otra vez. Resulta que trataron de copiar nuestra tecnología pero no pudieron, así que nos hicieron una oferta de compra. Al poco tiempo, gracias a Twitter, nos llegan dos más. Ahí te dicen: ‘Te ofrezco US$ 2 millones’ y le tenés que decir que no aunque sepas que no llegás a fin de mes. Más detalles sobre la compra, en esta nota de 2014 de Infotechnology.com:

 

Otra vez en la trinchera

Luego de eso, volvió a la Argentina y decidió tomarse un año sabático que duró tres meses. Es que en la conferencia SXSW escuchó a Jonah Peretti, fundador de Buzzfeed, hablar sobre la distribución de sus audiencias y se preguntó quién medía ese engagement. Descubrió que mucho era desarrollo in-house de cada medio. Por eso a fines de 2015 creó Croma.

En Croma ya invirtieron 500 Startups con US$ 500.000 y Tiffany LaBanca y Taimatsu Ventures, US$ 50.000. ¿Qué cambió esta vez? ¿Fue más fácil emprender?

Capitalizamos los contactos previos y nos movimos con más tranquilidad gracias al dinero que juntamos con la venta de Comenta. Para desarrollar Croma trabajamos junto a La Nación y The Huffington Post; les dimos algo que necesitaban y fuimos sumando desde ahí. Desde el día uno tuvimos dos grandes beta testers que al año se convirtieron en clientes. Su validación nos sirvió para buscar salir a buscar clientes.

¿Qué te quedó de todo el proceso de emprender no una, sino dos veces?

Hay que materializar las ideas, aunque sean malas, porque dar el primer paso es lo más difícil. De última alguien te va a decir ‘no necesito esto, pero necesito esto otro’. Y después cada recorrido es muy personal. Emprender no es la panacea de nadie, pero sí creo que dinamiza la economía de una manera diferente. Además, hay que entender el rol que tiene cada uno, porque se puede ser un buen líder o un buen seguidor; ambas cosas pueden ser positivas para un equipo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

4 Comentarios

randy william Reportar Responder

Ofrecemos préstamos privados, comerciales y personales con un 3%. Póngase en contacto con nosotros a través de correo electrónico: williamsloans6@yandex.com

Juan Armendaris Conforte Reportar Responder

Estudio Comunciacion en la Austral!!. Dice emprendedurismo. No va a conseguir laburo en ningun diario serio. Porque seguro que tambien dice envolvido

Daniel Roberto Ali Reportar

Emprendedurismo fué acepptado por la RAE.-

Pamela Appleyard Reportar Responder

hola, ¿necesitas un préstamo? damos préstamos a una tasa de interés del 2%. contáctenos hoy por correo electrónico para que podamos darle los términos y condiciones de nuestro préstamo de manera correcta. (saintloanss@gmail.com)

Notas Relacionadas