*

Conexión Geek

Los eSports difuminan cada vez más la línea que separa el mundo analógico del digital

07 de Febrero 2019
Los eSports difuminan cada vez más la línea que separa el mundo analógico del digital

NOTA ESPECIAL DE INTERÉS

Muchos son los amantes del deporte, pero no tantos los que se lanzan a practicarlo. Hay muchos Messis por el mundo que son los reyes de los estadios virtuales de juegos como FIFA (jugando limpio, eso sí), pero que no aciertan un gol en un campo real ni por pura carambola. Al final, para la mayoría de nosotros, jugar a títulos deportivos se convierte en un mero pasatiempo que no se traduce en logros en el mundo real pero para una pequeña minoría son una catapulta directa a lo más alto del mundo deportivo convencional.

Enzo Bonita, el jugador de eSports que derrotó al piloto profesional de F1 Lucas di Grassi

Enzo Bonita es el ejemplo perfecto de que, si bien no ocurre con frecuencia, las habilidades de los videojuegos pueden extrapolarse al mundo real. El joven jugador de eSports italiano, experto en conducción de F1 digital y miembro de un famoso equipo de eSports, Team Readline, hizo morder el polvo a un piloto profesional de la talla de Lucas di Grassi en la Carrera de Campeones 2019. Toda una proeza que ha dejado a más de uno boquiabierto.

Así fue la victoria de Enzo Bonita.

 

El SimRacing revoluciona el mundo de los eSports

El SimRacing, el género de videojuegos basado en la simulación de automóviles, redibuja así la fina línea entre el mundo real y el mundo virtual. Con títulos de la talla de Forza, Gran Turismo, Assetto Corsa o iRacing, los jugadores pueden alcanzar niveles de destreza equivalentes a los de un piloto de carreras del mundo real, como acabamos de constatar.

Toda una industria está surgiendo al calor de 3 fenómenos imparables: la penetración de los eSports, la comercialización de interfaces de conducción cada vez más sofisticadas y el desarrollo de la realidad virtual. Empresas como HTC, con sus visores Vive, o Facebook, con sus visores Oculus Rift, permiten que los jugadores se sientan como si estuviesen, literalmente, dentro de un coche y posibilitan hacer streaming de las partidas. Otras, como la empresa francesa Logitech, ponen a disposición de los jugadores volantes y palancas de cambios que son idénticas a las de un vehículo real y otras grandes empresas ponen el dinero necesario para los patrocinios y la divulgación de este sector.

Los juegos de conducción cada vez tienen más tirón.

Los eSports, una moda que nada tiene de pasajera

A estas alturas, ya nadie duda de que los eSports han llegado para quedarse. No hace falta más que pasarse por una casa de apuestas como Betway Sports, pionera en las cuotas de competiciones de eSports, para darnos cuenta del gran alcance que está teniendo esta industria. Son muchas las competiciones que tienen seguimiento: CS:GO, League of Legends, Dota 2, Call of Duty, PUBG, y todas generan grandes sumas de dinero para sus participantes y también para aquellos que las siguen desde el punto de vista de las apuestas.

Los mejores equipos obtienen no solo la confianza de los apostantes sino de los patrocinadores, que fijan especialmente sus ojos en ellos, ya que son conscientes del tirón que tienen en un público cada vez más mainstream y les dan la libertad de poder dedicarse profesionalmente a su pasión. Así están empezando a brillar grandes estrellas de los eSports como Enzo Bonito, Jorge ‘Werlyb’ Casanovas, Xico o Miniduke.

Una pasión que se asienta en Argentina

La fiebre de los eSports también ha llegado a nuestro país. Equipos nacionales como Coliseo Dragons, especialistas en Hearthstone, CS:GO y PUBG, lucen con orgullo los colores nacionales. En 2018, la Liga de Videojuegos Profesional (LVP) abrió sus primeras oficinas en Argentina para impulsar el fenómeno de los deportes digitales.

Estamos asistiendo a toda una revolución en el mundo del deporte que cada vez mueve más y más dinero y eso se nota en la adaptación de los principales actores del deporte nacional. Tomemos como ejemplo el caso de los clubes de fútbol argentinos: muchos millones y millones de pesos que se trasvasan del mundo virtual a los bolsillos reales de los equipos de fútbol.

Quién sabe, no parece descabellado pensar que un futuro no muy lejano el mundo del deporte tradicional desaparezca tal y como lo conocemos para ser reemplazado por uno completamente virtual. La fusión de la tecnología de realidad virtual con la popularidad de los eSports podría tener la clave.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas