*

Conexión Geek

Hasbro lanzó la versión “socialista” de Monopolio y generó polémica

La compañía de juguetes lanzó el particular juego de mesa y se produjo un verdadero revuelo en las redes porque muchos deslizaron que en realidad es una burla. ¿Qué pasó?

27 de Agosto 2019
Hasbro lanzó la versión “socialista” de Monopolio y generó polémica

El Monopoly o Monopolio es uno de los juegos históricos por excelencia. Amado por muchos y cuestionado por otros tantos por su presunta tendencia a impulsar la ideología capitalista entre los más chicos, tiene un nuevo competidor impensado.

Se trata de “Monopoly Socialism” o “Monopolio Socialista”, la versión “socialista del emblemático juego también creado por la compañía de juguetes Hasbro.

Desde su salida al mercado, la nueva versión generó revuelo en las redes sociales y distintas plataformas.

¿Por qué? En este juego, a diferencia de los tradicionales no existe un único ganador sino que, por el contrario, ganan o pierden todos los jugadores.

Bajo el lema “Ganar es para capitalistas”, Hasbro lanzó un juego distinto al tradicional Monopolio, en el que sus jugadores deben recorrer un circuito de propiedades que van adquiriendo para alquilar y construir edificios en las mismas.

“Prepárese para las risas mientras los giros y vueltas de la vida obstaculizan el trabajo hacia una sociedad compartida y utópica”, desafía la publicidad del juego en el sitio de e-commerce Amazon.

En esta versión socialista del juego, en cambio, las cosas son diferentes: los jugadores se mueven por el tablero trabajando juntos para hacer una mejor comunidad al administrar y contribuir a proyectos como un restaurante vegano sin propinas.

También deben contribuir con la construcción de una escuela para todos los ganadores o un museo de co-creación.

El tablero, no obstante, advierte que “nadie dijo que la cooperación es fácil”.

Entre algunas particularidades, Hasbro decidió generar varios guiños al espíritu socialista en esta nueva versión. Por ejemplo, al momento de dar una vuelta, el jugador no recibe $200 como premio, sino un “salario digno” de $50.

Asimismo, las fichas dejan de lado los cruceros y ferrocarriles y los usuarios deben elegir objetos antiguos como, por ejemplo, un fonógrafo, una máquina de escribir, una televisión de tubo o un reloj de bolsillo.

¿Cómo es el juego?

A los participantes se les presenta una serie de opciones para que elijan entre contribuir a un fondo común o, en su defecto, agotarlo sin problemas.

Los jugadores, entonces, deben dejar de lado sus ambiciones personales a cambio del bien común: “a menos que puedan robar proyectos para avanzar” indica la caja del producto.

Críticas

En Twitter, Nick Kapur, un profesor asistente de historia en la Universidad de Rutgers, en los Estados Unidos, criticó los enfoques de asistencia sanitaria universal, ecologismo y democracia que parodia Monopolio.
 

“No hace falta decir que este juego no tiene ningún interés en tratar de entender qué es realmente el socialismo y cómo podría funcionar", escribió en su cuenta personal de la red de microblogging.

Las reacciones en las redes

En Twitter, esta nueva versión del popular juego obtuvo las más variadas reacciones aunque, en general, los posteos fueron en contra del modelo económico alternativo.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas