Innovación kosher: la tecnología, clave para cumplir con las tradiciones

Las distintas religiones tienen, en su corazón, miradas particulares sobre la tecnología. ¿Cuáles son para el judaísmo las implicancias de estar conectado? 

Tecnología y religión suelen pensarse como asuntos separados pero en realidad se encuentran profundamente relacionados. Basta pasar un día en Israel para ver cómo coexisten y se adaptan el uno al otro. “Resulta indiscutible el hecho de que desde la antigüedad todo avance tecnológico se ha enfrentado al rechazo inicial o a algún tipo de resistencia , comienza explicando el rabino Eliyahu Peretz. Él es de Tel Aviv, la capital de Israel, una ciudad en la cual un gran número de sus habitantes desarrolla su vida profesional en empresas tecnológicas, aunque también podría considerarse la Miami de Medio Oriente. 

“Quién nos iba a decir hace tres décadas que la administración de una sinagoga se realizaría a través de sistemas informáticos, o que los rabinos iban a mantener correspondencia con personas de todo el mundo sin depender del correo físico e impartir clases a distancia , reflexiona. Hoy, el judaísmo no solo adaptó algunas de sus prácticas a las nuevas herramientas, sino que también modificó sus gadgets para que cumplan con su visión. Así surgieron inventos como los ascensores con modo Shabat que, desde la puesta del sol del viernes hasta que la tercera estrella se muestra en el cielo del sábado, circula por los edificios parando en todos los pisos.

Este es un día que la tradición judía consagra al descanso y no está permitido realizar 39 tareas relacionadas al trabajo. Entre estas se encuentra encender fuego y transmitirlo, por lo cual algunas interpretaciones impiden encender o apagar luces. Entonces un grupo de ingenieros creó una “lámpara kosher , un gadget cuya luz está siempre prendida, pero que cuenta con un mecanismo para taparlo y destaparlo, que según algunos rabinos permitiría su uso durante el día sabático. Otro dispositivo en discusión son los ebooks y los gadgets que permiten leerlos. La lectura es una parte fundamental del Judaísmo, pero ¿qué sucederá cuando solo se pueda acceder al material mediante un dispositivo electrónico? 

Sin embargo, el uso de estas herramientas está en discusión. “Hoy, los nuevos elementos electrónicos tienen un funcionamiento distinto al de las lamparitas incandescentes y se llegó a variadas conclusiones sobre su prohibición , detalla el rabino y señala que todas estas posturas conviven en el judaísmo contemporáneo, incluso dentro de las mismas comunidades. Pero él considera que aún cuando el mayor cambio lo trajo la comunicación online, que mucho le resolvió a una comunidad que se encuentra distribuida por el mundo, las tradiciones continúan siendo especialmente relevantes. “Mientras que permiten mantener el contacto con personas distantes, o inmersas en la vorágine cotidiana, que de otra manera perderíamos el contacto o no podríamos disfrutar de sus enseñanzas, también corremos el riesgo de quedarnos en el espacio virtual y olvidar el plano presencial , advierte Eliyahu Peretz. Es que, cuando la tecnología permite estar conectado las 24 horas del día, el desafío es encontrar tiempo para desconectarse, algo que el judaísmo encontró hace miles de años.

--

Nota publicada en la edición 253 (octubre/2018) de INFOTECHNOLOGY.

Más de Cultura Geek

Compartí tus comentarios