*

La importancia de la experiencia de usuario en las aplicaciones móviles

07 de Junio 2013

 


Expertos afirman que este año se venderán en el mundo más dispositivos móviles como tablets y smartphones, comparado con PCs y notebooks. Por citar un ejemplo,según el último “Reporte de Previsión Trimestral de Envíos de PCs Móviles”, de NPD DisplaySearch, los envíos de laptops crecerán de 347 millones de unidades en 2012 a más de 809 millones en 2017. Además, Un reciente informe de Google e Ipsos sugiere que los consumidores, a la hora de obtener información en la red sobre sus posibles compras, utilizan varias pantallas. Más del 80% de los norteamericanos acceden a la web para realizar búsquedas utilizando varios equipos, y el 67% han utilizado sucesivamente varios terminales para realizar compras, ya sean portátiles, smartphones y tabletas.

En este contexto, organizaciones de todos los mercados verticales y tamaños quieren aprovechar la ola móvil. Tomada la decisión de ofrecer a los usuarios una solución de este tipo, surge con frecuencia el dilema de si es mejor desarrollar una app nativa o una web móvil.

En realidad, no hay una respuesta única ante este interrogante, ya que depende del objetivo de cada organización. Lo que sí está claro es que ambas alternativas tienen pros y contras, y también tienen un punto que es central: su diseño.

De un tiempo a esta parte, está claro que el diseño lleva la novedad tecnológica al mercado y le ayuda a la empresa a que tenga un mejor retorno de la inversión (ROI). En ocasiones simplemente, embellece o diferencia una solución móvil, sin embargo, en muchas otras, resuelve problemas.

Por eso, el trabajo de UX design, es decir, diseño basado en la experiencia del usuario, es fundamental en todo el ciclo de vida de la solución móvil. Por ejemplo, el trabajo de
UX que se haga al inicio del proyecto vinculado a la investigación etnográfica definirá si es mejor avanzar con una app nativa o una web móvil ya que de ella saldrán las conclusiones con respecto a cómo y para qué el usuario utilizará tal solución. En este sentido, una web móvil tiende a ser utilizada para realizar búsquedas, compras y entretenimiento, en tanto que una aplicación nativa es usada con mucha más frecuencia para gestionar datos, navegar y relacionarse con otros usuarios.

Definida esta cuestión, los análisis entorno a cómo el usuario interactúa con la solución es fundamental para las posteriores versiones del mismo. No está de más recordar que un desarrollo móvil, lejos de ser un producto que una vez elaborado se pone a disposición para su descarga, se trata de una solución que requiere de mantenimiento y mejoras continuas. De ahí la importancia de los sondeos, de los cuales surgirán qué nuevas funcionalidades se pueden agregar, cómo simplificar su navegación, cómo hacerlo más amigable y cómo despejar las dudas más frecuentes de los usuarios, entre otros.

Nunca hay que perder de vista que la recomendación de una persona a otra puede ser la mejor o la peor publicidad para nuestra solución. Con frecuencia, antes de descargar apps móviles, los usuarios leen reviews y comentarios de sus pares y, en base al veredicto que que surja de esta lectura, es que los potenciales consumidores deciden utilizarla o recurrir a otra similar de la competencia.

Todos los profesionales involucrados en el proyecto de una solución móvil deberían seguir de cerca el nivel de satisfacción de los usuarios con la herramienta, ya que el objetivo final no es desarrollar un producto y dejarlo disponible para su descarga, sino mantener a sus usuarios contentos con nuestro desarrollo.

 

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar