Negocios

Cuál es la fintech argentina que tiene al Banco Mundial y al BID de socios

La Corporación Financiera Internacional (IFC) -la institución del organismo multilateral para el sector privado- ya invirtió uUS$ 4.500.000 para que la plataforma amplíe su oferta de servicios en línea, especialmente entre los segmentos sub-bancarizados.
Cuál es la fintech argentina que tiene al Banco Mundial y al BID de socios

11/09/2018 | 13:02

La fintech de préstamos digitales Moni Online acordó una inversión de parte de la Corporación Financiera Internacional (IFC) -la institución del Banco Mundial para el sector privado- por US$ 1.500.000 que le permitirán ampliar su oferta de servicios en línea y mejorar las condiciones de financiamiento para sus clientes.

La plataforma provee servicios financieros digitales en la Argentina y México apuntando, sobre todo, a los segmentos sub-bancarizados. Con esta nueva financiación, que se suma a los US$ 3.000.000 que el IFC ya invirtió en 2017, la fintech podrá mejorar las condiciones de financiamiento para sus clientes mediante tasas de interés más bajas y productos crediticios más sostenibles, como préstamos en microcuotas.

“Nos enorgullece nuestra alianza estratégica con IFC para ampliar la inclusión financiera”, señala el CEO de Moni, Juan Pablo Bruzzo, quien recalca que "el sólido modelo de negocios de la compañía" les permitió sortear con éxito las "rigurosas instancias de evaluación" que tiene la corporación.

La plataforma utiliza el análisis de datos y una app digital automatizada para evaluar la solvencia crediticia de los prestatarios y extender los servicios de crédito y pago de facturas a aquellos que actualmente no tienen acceso a ellos o donde las opciones de financiamiento tradicionales son altamente costosas.

En junio pasado, la fintech concretó el primer fideicomiso en el país constituido con créditos cuya instrumentación es puramente electrónica o digital. Todas las operaciones se hacen desde el celular, no hay un contrato firmado de puño y letra, ni un pagaré tradicional que haya que guardar.

Moni, que en la Argentina ya otorgó más de 500.000 préstamos por algo más de $ 1.700 millones, recaudó $ 77.020.000 mediante el fideicomiso.

 

Sobre la inversión

“La gente de IFC son socios nuestros desde la compañía anterior, Dinero Mail, y ya habían invertido en marzo de 2017. De hecho, esa fue su primera inversión en fintech en el mundo, cuando no existía ni la definición”, cuenta Bruzzo en diálogo con El Cronista. “Decidieron seguir adelante, junto con el BID Invest, con la inversión más allá de que la Argentina no pasa por su mejor momento.”

¿Para qué piensan utilizar el dinero? “Buscamos inversores porque en la Argentina hay una demanda de créditos en general. Queremos seguir creciendo en tener un mejor producto y seguir desarrollando varios productos que tenemos en proceso; además lo vamos a usar para prestar, por supuesto.”

La inversión en Moni es la cuarta que realiza IFC en el sector de tecnología financiera de Argentina. A nivel mundial lleva inyectados casi US$ 400 millones en 42 empresas dedicadas a la inclusión financiera.

 

Financiamiento inclusivo

El gerente regional de IFC para Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay, David Tinel, destacó "el acceso al crédito a más sectores de la población” que permite la plataforma. Y añadió: “Este apoyo refuerza nuestra estrategia de respaldar modelos innovadores en Argentina y en toda América latina para que más personas tengan acceso al financiamiento".

En este sentido, Bruzzo menciona que en la plataforma, además de ofrecer líneas de créditos más tradicionales, los clientes tienen la posibilidad de financiar sus facturas impagas o cargas del celular a través de una app para el smartphone o la versión mobile de la página web. La financiación depende del perfil crediticio del cliente.

La app, además, sirve para realizar pagos de las facturas directamente, sin financiación, con la cuenta “conectada” a la caja de ahorro o cuenta corriente. No es un servicio por el que Moni obtenga algún tipo de ingreso pero sirve para fidelizar la base de clientes, en palabras de este emprendedor con más de 20 años en la industria tecnológica. “Cuando yo recibo, por ejemplo, una multa de transito en vez de ir a un Pago Fácil o Rapipago lo escaneo y lo pago.

La versión mobile del servicio ha aumentado de manera importante desde que lanzaron el servicio, hace cinco años. “Paso de ser el 10% de las transacciones al 80%.”

“Nuestro principal objetivo es construir una base de cliente que usen Moni con frecuencia y que le vean valor. Algunos no van generar ingresos para Moni y otros generaran ingresos”, cierra Bruzzo. “La inversión del IFC y el BID tiene que ver con uno de sus objetivos, colaborar con la inclusión financiera. Muchas de las personas que acceden a un crédito nuestro lo están haciendo por primera vez. Nosotros, como proveedor no financiero, tenemos que informarle al Banco Central tanto los negativos como los positivos, los que están al día. Estos, luego, podrán recibir ofertas de bancos que están en condiciones de prestarles en montos y formas que nosotros aún no podemos hacer.”