Con Inteligencia Artificial

Se aburrían en el trabajo, crearon una tecnología que automatiza tareas y sirve para ahorrar millones

Tres exIBM crearon una empresa que se dedica a automatizar procesos y garantiza una reducción del tiempo destinado a tareas repetitivas.

 Desde chico, Javier Ailbirt tiene déficit de atención. Por eso, toda su carrera profesional se dedicó a automatizar sus tareas, para no aburrirse y así poder cumplir con todas sus entregas. Sin saberlo, esta fue la génesis de TheEye, el emprendimiento que fundó en 2017 junto con Guido Hernández y Facundo González. 

Los tres founders se conocieron cuando trabajaban en IBM y ya tenían puntos en común. El amor por las computadoras fue algo que los caracterizó desde muy chicos. A la necesidad de Ailbirt (Analista en Sistemas egresado de la Universidad Kennedy) se sumó que Hernández (licenciado en Informática con más de 15 años de experiencia automatizando procesos de negocios) estaba cansado de la burocracia y González (ingeniero informático con 10 años creando software de orquestación y engines) estaba interesado en todo lo relacionado a automatizaciones. 

Lo que los guió fue convertir una motivación personal en un negocio que mejore la forma en la que se trabaja y abra camino al futuro. El objetivo era dejar de hacer tareas repetitivas para que los equipos no pierdan la motivación y eso repercutiría directamente en un ahorro de dinero para el negocio. Salieron de la corporación y primero fundaron una software factory. "No nos  gustaba pedir permiso y tener que convencer a la gente de que lo que hacíamos estaba bien. Por eso nos fuimos de la gran empresa. Nosotros automatizábamos nuestro trabajo y nos aburríamos porque no nos daban nuevos desafíos", sentencia Ailbirt. 

Luego, y más enfocado en automatización, dieron el siguiente paso. Para dar vida a TheEye, consiguieron US$ 100.000 de inversión inicial que aportaron inversores ángeles. Su plataforma de Automatización de Procesos con Inteligencia Artificial con tecnología y metodología propia permite a las empresas automatizar o digitalizar procesos, garantizando un retorno de inversión en tan solo seis meses. Por un lado, cuentan con una metodología porque se comprometen a que haya repago de la inversión. "No hacemos vitamina, hacemos pain killer. Identificamos cuánto es el costo de la oportunidad, el costo del error, lo cuantificamos y ahí tenemos el costo de no automatizarlo", explica el founder. 

Por el otro, tienen una tecnología que les permite hacer lo que hace cualquier persona frente a una pantalla de forma repetitiva y automatizarlo. Por ejemplo, pueden buscar una persona sospechada de lavado de dinero en todas las fuentes mundiales de información. "Eso si lo hacés a mano lleva mucho tiempo y si no lo hacés te puede  llevar a una multa", aporta y resalta que reducen en promedio entre un 43 y 67 por ciento del tiempo destinado a tareas repetitivas mejorando la productividad y disminuyendo el error en un 99 por ciento. Para explicar en pocas palabras cómo lo consiguen, el cliente les muestra cómo se hace el trabajo, eso se graba y se programa un robot para que haga exactamente lo mismo

Así, si hace falta, la persona trabaja solo en los casos particulares, para evitar errores. Todo esto se hace con inteligencia artificial y funciona para distintas áreas de gran variedad de industrias, pero donde tienen más experiencia es en banca y con compañías de seguros. En Argentina, dice Ailbirt, ven mucho movimiento en las áreas de administración y contabilidad como posibles usuarios de sus soluciones. 

"Cualquier tarea manual le calculamos el costo de no hacerlo y después lo automatizamos, siempre hay una mejora del proceso y al humano solo le queda la toma de decisión y le liberamos tiempo", explica. 

La empresa también tiene presencia en Colombia, Paraguay, Perú y ya tiene un pie en España, donde próximamente abrirán oficinas. Para el 2021 llegará México y el camino seguirá por Estados Unidos y el resto de Europa. Para lograrlo están cerrando una ronda de inversión de US$ 1 millón para el primer semestre. Hasta el momento el total invertido en la empresa es de US$ 460.000. 

El 2021 tendrá avances en materia de su tecnología, que será más simple para que gente sin conocimiento técnico sea capaz de usarla. Todo esto se hace gracias al talento de sus 17 colaboradores directos. "Hoy si contratás necesitás alguien que tenga un mínimo conocimiento técnico. La idea es que rompas esa barrera y estamos llevando hacia un lenguaje natural, para que  puedas programar conversacionalmente", dice el CEO de la firma que trabaja con HSBC, Comafi y Coca-Cola, entre otros. Toda la metodología es propia y única, lo que los diferencia de sus competidores. 

"Somos los únicos que nos comprometemos con el repago, cosechamos casos de éxito, por eso tenemos una retención de clientes del 90 por ciento", concluye Ailbirt. Desde su fundación, aseguran, lograron ahorrarle más de US$ 2 millones a sus clientes.

En cifras 

  • Fundación: 2017 
  • Inversión inicial: US$ 100.000 
  • Facturación 2020: US$ 540.000 
  • Cantidad de empleados: 17 

La versión original de esta nota se publicó en el número 324 de Revista Apertura.

Tags relacionados

Más de Actualidad