Logística

Las vacunas que dan el "circulo completo" para llegar a la Argentina y el rol de Andreani

La tecnología juega un papel central en el proceso de logística para distribuir las vacunas en la Argentina. Infotechnology visitó la planta donde Andreani realiza el trabajo para que las dosis lleguen a todo el país.

De las casi 30 millones de vacunas que recibió la Argentina hasta el 10 de julio, más de 7 millones corresponden a la Astrazeneca, cuyo principio activo se fabricó en la Argentina.

¿Dónde? En la planta que mAbxience tiene en Garín, en el conurbano bonaerense. De ahí salen y recorren los más de 7.000 kilómetros hasta México para allí terminar el proceso de fabricación y envasado

Y luego, en el caso de nuestro país, emprende la vuelta para iniciar el proceso de distribución. Tras pasar por Ezeiza, va directo a la planta que Andreani tiene en Benavidez... a algunos pocos centenares de metros de donde salió, Ruta 9 (Panamericana Ramal Tigre) mediante.

Como quien dice, estas vacunas dan una vuelta entera, rodeada de mucha tecnología, gran parte de ella made in Argentina.

Porque la tecnología no está solo en la fabricación de la vacuna sino también en el proceso logístico necesario para lograr que llegue a los vacunatorios de todo el país.

Y eso es lo que se ve cuando se tiene la oportunidad de recorrer la planta de la empresa que el año pasado cumplió su 75 aniversario y que es líder en el mercado farmacéutico, con una capacidad instalada de distribuir 400 millones de medicamentos por año en todos sus rangos de temperatura y hacia distintos canales. El 65 por ciento de la cuota de mercado de este segmento le pertenece.

Así luce una cámara de frío de Andreani. 

Y no es la primera vez que esta compañía se pone al frente de una campaña de vacunación compleja: en 2009, y con motivo de la gripe A, las partidas del Tamiflú de Roche pasaron por sus manos. 

Es por ello que no sorprendió cuando, en diciembre de 2020, y ante la llegada del primer cargamento de la vacuna Sputnik V, el Gobierno nacional designó a Andreani como operador logístico oficial para recibir, almacenar y distribuir estas vacunas en todo el país. Los costos de gestionar este primer cargamento fueron donados completamente por la empresa.

Luego, más adelante, cuando comenzaron a llegar los cargamentos de las vacunas Sinopharm y Astrazeneca, Andreani participó de una licitación para ocuparse del resto de la logística.

El trayecto que hacen las vacunas depende de su procedencia. En el caso de Astrazeneca y Sinopharm, lo que llega por avión al Aeropuerto de Ezeiza se carga en camiones refrigerados que trasladan el cargamento hasta la planta CyPE (Canales y Productos Especiales), inaugurada en 2018.

Cargamento de vacunas. 

La Sputnik, que necesita de una temperatura menor, va directo a la planta de Malvinas Argentinas. Infotechnology tuvo la oportunidad de acceder a ambas plantas para conocer detalles del proceso logístico.

En el primer caso, y durante todo el proceso, se utilizan módulos automáticos de almacenamiento y picking que aseguran una temperatura de entre dos y ocho grados. La planta, que tiene una superficie de 5.000 m2 e incluye un cielorraso que sirve para mantener la estabilidad técnica, puede almacenar hasta 3.700 pallets.

Sin embargo, las vacunas entran y salen todo el tiempo, así que no hace falta que sean almacenadas. Lo que sí sucede es que los técnicos de Andreani redactan actas de recepción que quedan a disposición de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), que controla las temperaturas, los lotes y que dan el ok para liberar las partidas

En ese momento las dosis se preparan en cajas conservadoras para luego comenzar con el proceso de distribución, cuenta Lucas Capuano, director Comercial del Segmento Salud de Andreani.

Estas cajas luego van a 35 puntos de cabecera en las 24 jurisdicciones del país, de acuerdo a lo que indican desde el Ministerio de Salud de la Nación. Desde allí, cada provincia se encarga de distribuirla a los centros de vacunación a través de operadores logísticos contratados por ellas. En el caso de Neuquén y Santa Fe, Andreani también está encargada de esa parte del proceso.

Cajas de vacunas. 

"El cargamento que va a cada provincia no se traslada en camiones refrigerados sino que va en las cajas conservadoras a la temperatura necesaria para cada vacuna, lo que garantiza que se mantenga la cadena de frío", señala Capuano.


La Sputnik argentina
Andreani ya se encuentra trabajando con el laboratorio Richmond en todo lo que tiene que ver con la logística de la producción de la Sputnik en la Argentina.
"Desde el lugar donde elaboran la vacuna, colocan en nuestras cajas conservadoras el producto terminado y congelado, y nosotros lo llevamos hasta la planta de Malvinas Argentinas para luego almacenarlas en -18 grados. Al día de hoy [N de la R: primeros días de julio] contamos con 500.000 dosis del primer componente de la Sputnik a la espera de que llegue la autorización desde Rusia para distribuirlas", comenta Capuano.  

Inversiones y tecnología

El año pasado, la empresa invirtió $ 1.145 millones y sumó más de 1.000 personas para agilizar todos sus negocios logísticos (e-commerce incluido), y durante los meses que siguen proyectan una inversión extra de US$ 60 millones para renovar y agrandar sus plantas, abrir nuevas locales y seguir innovando desde lo tecnológico.

Puntualmente en lo que a salud se refiere, la empresa sumó cinco almacenes automáticos verticales (VLM, por sus siglas en inglés) tanto en Benavídez (donde se almacenan las Sinopharm y Astrazeneca) como en Malvinas Argentinas (Sputnik V). Esta tecnología de punta es la primera vez que llega al país para ser utilizada en la logística de salud.

Estos VLM, cuando llegan las órdenes, bajan las dosis en bandejas automatizadas que le marcan -mediante una luz láser- al operario qué producto debe tomar para luego ubicar en la conservadora.

El picking se realiza con estas máquinas que, remarca Mariano Pombo, gerente Comercial del Segmento Salud, no reemplazan personal sino que lo ayudan a realizar el trabajo de manera más eficiente y segura. Esta tecnología le brinda al cliente, en este caso el Estado nacional, información en tiempo real en cada paso del proceso.

Así se verifica la temperatura de los cargamentos de vacunas en Andreani. 

Y para verificar que este proceso se realiza correctamente, se realizan ensayos de trazabilidad con un placebo en condiciones de producción. Para ello se colocan en distintos momentos de la línea productiva sensores que miden la temperatura y otros indicadores que luego se comparten con el Ministerio de Salud nacional.

Las vacunas dan la vuelta al mundo para llegar a la Argentina. Y algunas, como la AZ, hacen la vuelta entera. 

Tags relacionados

Más de Actualidad

Compartí tus comentarios