La vacuna funciona pero igual hay que usar barbijo: qué dicen los laboratorios y por qué es así

Farmacéuticas como Pfizer, Moderna y AstraZeneca realizarán un seguimiento de los vacunados para detectar si se contagiaron de COVID-19 luego de ser inmunizados. Por qué se deberá seguir transitando la vía pública con mascarilla.

Estudios preliminares de las vacunas de COVID-19 sugieren que su inoculación prevendría contraer la enfermedad. Sin embargo, pensar que luego de recibir la vacuna se podrá viajar en transporte público y transitar la vía pública sin barbijo es una ilusión. Infectólogos y médicos advierten que las personas no deben sentir una falsa sensación de seguridad al recibir la vacuna.

"Después de ponerte la vacuna, se debe regresar a casa, mantener el aislamiento social, esperar la segunda dosis y luego esperar al menos 15 días para que la vacuna alcance el nivel de efectividad esperado", sostiene Natalia Pasternak, bióloga y presidenta del Instituto Questão de Ciência en Brasil.

"Mucha gente está pensando que una vez que se vacunan, ya no van a tener que usar máscaras. Realmente va a ser fundamental para ellos saber si tienen que seguir usando máscaras, porque todavía podrían ser contagiosas", apunta Michal Tal, inmunólogo de Stanford.

"La indicación es recibir la primera dosis, esperar un mes, tomar la segunda dosis y mantener todos los cuidados pandémicos, como el aislamiento social y el uso de mascarillas, durante al menos 15 días. Solo así estarás protegido, según la efectividad de cada vacuna", afirma Jorge Kalil, profesor de la Facultad de Medicina de la Facultad de Sao Pablo.

Pfizer, Moderna y AstraZeneca analizarán a los vacunados para detectar si se contagiaron de COVID-19 luego de ser inmunizados

Las vacunas de COVID-19 son intramusculares, esto quiere decir que se inyecta profundamente en un músculo un antígeno que estimula el sistema inmunitario para producir anticuerpo.

Todavía no se conoce si las personas vacunadas portan carga viral del virus. La carga viral de COVID-19 es la cantidad total de virus que una persona tiene dentro de su organismo. Esta carga permite predecir la transmisibilidad.

Hasta el momento, solo se conocen datos preliminares sobre su eficacia. Por ejemplo, la vacuna de Pfizer constató una efectividad del 95%, la vacuna de la farmacéutica Moderna un 94,5%, la Sputnik V un 92% mientras que la de Oxford un 70%, aunque este porcentaje se elevó al 90% cuando un subgrupo recibió un dosage menor en la primera de las dos dosis.

"Mi sensación es que una vez que desarrolles algún tipo de inmunidad con la vacuna, tu capacidad para infectarte también desaparecerá", espera Akiko Iwasaki, inmunólogo en la Universidad de Yale. "Incluso si estás infectado, el nivel de virus que réplicas en la nariz debería reducirse".

El próximo paso de las farmacéuticas es realizar un seguimiento de los voluntarios y testearlos para detectar el virus. En noviembre, AstraZeneca anunció que los voluntarios habían sido expuestos regularmente a ensayos para detectar si eran o no portadores de virus. Los resultados preliminares sugirieron que la vacuna previno infecciones.

Por otro lado, la farmacéutica Pfizer analizará un subconjunto de participantes para buscar anticuerpos contra una proteína viral llamada "N". La vacuna de Pfizer no tiene nada que ver con esta proteína pero la detección de "N" permitiría a la farmacéutica saber si se infectaron con el virus después de la inmunización.

Moderna también planea analizar a sus voluntarios: los someterán a estudios de sangre para analizar los mismos anticuerpos que Pfizer. "Pasarán varias semanas antes de que podamos esperar ver esos resultados", adelantó Colleen Hussey, portavoz de Moderna.

Tags relacionados

Más de Actualidad

Compartí tus comentarios