La estudiante que encontró la fórmula para que los médicos dejen de regalar su trabajo: ya factura US$ 1 M

El servicio, que se inició en 2017, ya emplea a 15 personas y exporta a Brasil, Uruguay y Paraguay

Mientras Ingrid Briggiler cursaba la carrera de medicina se dio cuenta de que los pacientes querían hablar con los médicos por fuera del horario del consultorio. Ellos llamaban a los médicos, que eran sus profesores, a cualquier hora y estos tenían que interrumpir sus actividades para atender las consultas de los pacientes por teléfono. En ese momento descubrió también que la telemedicina existe desde que se creó la telefonía y que hay muchas consultas que se pueden resolver sin la necesidad de examinar físicamente al paciente. Con esa idea que masticó durante años, finalmente en 2017 fundó (de la mano del Cites) Llamando al Doctor, una plataforma de telemedicina que conecta médicos y pacientes en forma inmediata, las 24 horas del día para resolver consultas médicas de baja complejidad.

El servicio de Llamando al Doctor es muy práctico: se trata de una aplicación de fácil instalación y uso intuitivo para el paciente. Una vez que el usuario tiene acceso a la plataforma, elige la especialidad por la que quiere consultar (tienen más de 10), indica cuál es el motivo de consulta y sus antecedentes médicos y luego, en menos de dos minutos de espera, un médico lo atiende por videollamada y le resuelve su consulta, emite recetas, órdenes de estudio y todo queda registrado en la historia clínica electrónica.

Sus clientes son distintas instituciones como aseguradoras, prepagas, obras sociales, servicios de emergencias médicas o empresas que los contratan para que sean su "unidad de negocio de telemedicina". Desde la empresa decidieron expandirse internacionalmente luego de conocer que la población médica no está homogéneamente distribuida en la región. El primer país donde se instalaron fue Uruguay y luego Paraguay y Brasil.

"El proceso para lograr esta exportación no fue sencillo, porque si hablamos de servicios de salud tenemos que tener en cuenta muchas variables como la validez de la firma digital en las recetas médicas digitales, pero todo fue un aprendizaje que nos sirvió para consolidar el equipo. Tenemos colaboradores dedicados específicamente al mercado internacional", explica Briggiler.

Para la emprendedora, es sumamente importante impulsar la exportación: "La economía del conocimiento permite que un grupo entusiasta de personas, como los que hacemos Llamando al Doctor, pueda tener un impacto realmente significativo y global o regional. A nosotros nos lleva el mismo esfuerzo pensar un producto para la Argentina que algo más generalizado y adaptable a toda la región. Estamos recibiendo permanentemente ofertas de empresas extranjeras con el fin de trabajar en conjunto en sus respectivos países. Eso habla de la calidad de nuestro servicio y del posicionamiento de nuestra marca, lo que nos llena de orgullo, pero a su vez nos obliga a una permanente adaptación y actualización".

El plan de expansión está pensado a nivel regional, pero no descartan ir a otras partes del globo. Su fundadora explica que el desembarco en otros países está limitado por sus regulaciones sanitarias y su idea es buscar modelos que se adapten a las legislaciones locales y capitalicen las oportunidades en aquellos países donde el acceso a la salud esté más limitado.

Más de Actualidad

Compartí tus comentarios