Viapool: una aplicación para carpooling corporativo

Alejo Miragaya y Alejandro Taubas fundaron la empresa que evolucionó a una herramienta de gestión de traslados. Proyectan facturar $ 2,5 millones.

 

16 de Noviembre 2012
Viapool: una aplicación para carpooling corporativo




Inspirado en sitios como eRideShare.com, Viapool fue un producto anticipado al momento en que vio la luz. Intentó ser desde un principio un sitio de carpooling masivo y abierto al público, cuando todavía ese modelo no era popular entre los usuarios y su plataforma de base, como los mapas en la Web, no estaban disponibles (posteriormente se volverían masivos los servicios como Google Maps).

 Alejo Miragaya 1
Por esa razón, entre 2006 y 2007, Alejo Miragaya y Alejandro Taubas pusieron foco en el desarrollo de la plataforma (para la cual contrataron a dos desarrolladores, a la postre accionistas minoritarios de Viapool), con una inversión inicial de $ 50.000, como una aplicación destinada la mercado brasilero. “Lo manejábamos desde la Argentina y la idea era facturar en base a publicidad y al tráfico generado, pero nos dimos un baño de realidad”, cuenta Miragaya, quien por entonces trabajaba en el Banco Comafi (estudió Relaciones Internacionales y realizó una maestría en Finanzas). Su socio, Alejandro Taubas, se desempeñaba en Personal, aunque ambos tenían el firme deseo de emprender su propio camino. Con la limitación que significaba tener una aplicación para un mercado como Brasil, del cual por entonces no se podía acceder a sus mapas en la Web desde la Argentina, se avanzó con el proyecto hasta dar con la compañía Natura, para la que desarrollaron una propuesta de carpooling corporativo. Finalmente el proyecto no prosperó por las diferencias geográficas. Pero la idea sí.

Con el foco puesto en entornos privados, el concepto podía progresar y ser presentado a firmas locales. A fines de 2009 llegó el primer negocio concreto. “Empezamos a sondear a empresas y surgió una oportunidad con Unilever, que se estaba mudando de Capital Federal a Zona Norte. Escuchamos sus necesidades de traslado de personal y diseñamos una suerte de diagnóstico y consultoría de la mudanza”, destaca el emprendedor, que a partir de la plataforma y encuestas a los empleados armó una estrategia de movilidad vía charters, carpooling y transporte público para toda la dotación.

Si bien cobraron esa consultoría (unos $ 30.000, que fue el primer ingreso percibido) el logro mayor pasó por otro avance que hicieron con Unilever. “La empresa nos planteó que su verdadero problema estaba en el segmento de taxis y remises, por el gasto que tenían y el bajo control que podían hacer”, comenta Miragaya.

Para extender el servicio a otras empresas, Viapool se transformó en una firma de gestión de los traslados, con módulos 100 por ciento web como Taxis y Remises, Carpooling corporativo y Consultoría sobre mudanzas. Más tarde se incorporarían Gestión de Charters y Mensajería y Minifletes, para pedidos de mensajería interna de las empresas. Claro que se requirió buscar inversores y dedicarse tiempo completo al emprendimiento.

En 2010, Viapool recibió inversiones de particulares por U$S 80.000. “Desarrollamos el prototipo de Taxis y Remises, que hoy es nuestro core business, y en el medio nos salió una mudanza a Zona Norte de la empresa SAP, que nos planteó armar rutas de charters, como un módulo para la gestión de reservas para los usuarios, integrado con los proveedores”, afirma el emprendedor, que emplea a 14 personas. En 2011 facturó $ 1 millón y proyecta $ 2,5 millones para 2012. Búsqueda amplificada

“Hoy en día una compañía grande gasta al año entre $ 5 y $ 10 millones en remises. En ese número generamos ahorros de entre un 20 y un 30 por ciento”, grafica Miragaya. Tres son los focos de ahorro que propone la solución de Viapool: el control de los usuarios (en la aplicación los pedidos quedan registrados y brinda reportes por centro de costo y por usuario); el control del proveedor (los viajes se realizan basados en un kilometraje estimado y si hay desvíos al subir el importe final el proveedor debe justificarlos); y, por último, los viajes compartidos (concepto de carpooling, donde la aplicación automáticamente combina viajes según parámetros de horario y destinos). “En Quilmes (la empresa del grupo InBev), por ejemplo, el 30 por ciento de los viajes son compartidos, por un tema de ahorro y responsabilidad corporativa”, cuenta Miragaya.

El esquema es sencillo: el usuario apunta un viaje, que se confirma con el proveedor y se da un kilometraje y precio estimado. En el ciclo de facturación, el proveedor tiene todos los viajes que realizó con los costos y emite una factura. En caso de haber un viaje mal facturado se puede separar y se factura el resto del flujo. Si bien a los proveedores no se les factura, la compañía cobra un abono mensual por la utilización del software, que se basa en una estimación porcentual del gasto de la compañía, el volumen de operaciones y el soporte que se le brinda, tanto como a los proveedores.

La compañía tiene más de 40 proveedores integrados a la plataforma de Taxis y Remises en Capital Federal y Gran Buenos Aires, similar a la cantidad de clientes activos, entre ellos compañías como Unilever, Quilmes, Carrefour, Kraft y Nobleza Piccardo. Entre todos suman más de 30.000 usuarios. “La idea es la expansión regional. Estamos cerrando la operación con Unilever Brasil, con la idea de abrir una oficina en San Pablo antes de fin de año, donde tenemos un ejecutivo de ventas y estamos integrando a ocho proveedores”, afirma el emprendedor, cuya plataforma ya procesó más de 250.000 tickets de Taxis y Remises y generó ahorros por más de $ 4 a $ 5 millones, según sus cálculos, desde que comenzó a mediados de 2010.

Un paso importante fue la alianza con la empresa de salud Fresenius Medical Care. “Los traslados de pacientes es algo clave para ellos y nos pidieron una adaptación de nuestra aplicación para su operatoria de remises, que les permitiese automatizar la gestión. Es un proyecto muy grande que estamos implementando en todo el país”, destaca Miragaya. La compañía cuenta con 90 centros de atención y la idea es terminar el año con 40 centros implementados.

A corto plazo, la meta es llegar con los servicios no sólo a grandes compañías, sino también a las Pymes. “Le brindaríamos sobre todo la espalda o el poder de negociación para generar acuerdos con proveedores para acceder a tarifas preferenciales. Estamos lanzando en breve el producto”, afirma el emprendedor, quien admite que en este aspecto el negocio varía, ya que el servicio sería gratuito para las Pymes y se le generaría un tráfico extra a los proveedores. “Otro de los objetivos es llevar a la nube los servidores que tenemos con iPlan y en Estados Unidos, sobre todo cuando lleguemos a Brasil”, proyecta.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas