¿Puede este hombre revivir a Nokia?

La empresa finlandesa ayudó a inventar el negocio del teléfono celular, pero esos días de gloria se fueron. Henry Tirri, su nuevo CTO, busca crear tecnologías que ayuden a la recuperación de la compañía.

Por Por William Bulkeley - 08 de Junio 2012
¿Puede este hombre revivir a Nokia?

En una sala de conferencias del sexto piso de un vasto edificio de vidrio y acero que alberga los laboratorios de investigación de Nokia en Helsinki, Igor Curcio, un computador científico nacido en Italia que se especializa en procesos de señales, hace una demostración del prototipo de uno de sus proyectos preferidos. Llamado “Corte de Director”, es un servicio de producción de video automático y colaborativo, mediante el cual un pequeño grupo de gente que va a un evento —un recital, un casamiento, un partido de fútbol— puede capturar video en su celular y luego subirlo al servicio. Su computadora sincroniza los videos con la ayuda de otras estampas de tiempo, analiza la nitidez y la exposición para obtener las mejores fotos y calidad de sonido, y decide qué incluir en el video final compuesto, al darse cuenta de cuántos usuarios obtuvieron imágenes de lo mismo.

En una demostración hecha en un recital en vivo en Finlandia, cortes rápidos de un ángulo de la cámara a otro dan una mirada profesional de un show de tres minutos. Múltiples pistas de audio crean un sonido estéreo. El clip está listo para transmitirse en televisores de baja definición.

Henry Tirri

Lo que no está claro es quién podría querer ese video colaborativo, o si Nokia puede hacer un negocio de él. Curcio, que trabajó como disc-jockey de una radio, sospecha que las personas podrían disfrutar de la oportunidad de crear videos más profesionales de casamientos, reuniones familiares, recitales, eventos deportivos de secundaria y otras experiencias compartidas. También dice que un servicio que alienta a las personas a usar banda ancha subiendo imágenes y video probablemente sea atractivo para los socios cruciales de Nokia: los carriers que venden sus teléfonos. Pero podría no ser posible proveerle este servicio al público. Los abogados de Nokia están preocupados sobre los derechos digitales de audio y video de recitales, eventos deportivos e incluso casamientos en los que se escucha música.

Podría decirse que proyectos como “Corte de Director” son todos muy comunes en los laboratorios de la compañía. Nokia gastó 2.900 millones de euros en I+D de dispositivos el año pasado, mucho más que cualquier competidor y el doble de lo que Apple invirtió en todo tipo de I+D. Pero, en años recientes, esos esfuerzos generosamente fondeados fallaron en producir alguna tecnología que les permitiera a los productos de Nokia competir con el iPhone y otros smartphones nuevos. “Nokia era el rey de la montaña, con el mayor presupuesto”, afirma Howard Anderson, inversionista de riesgo y profesor senior de Sloan School del MIT.

A su entender, la compañía se vio sorprendida por el iPhone de Apple, diseñado principalmente como un aparato de Internet, mientras que Nokia y otros estaban diseñando teléfonos con agregados. Según Jason Armitage, analista de medios móviles basado en Londres del Yankee Group, Nokia adoptó una estrategia clásica para los jugadores dominantes: segmentó el mercado y proveyó diferentes productos para cada clase de consumidor. “Se perdió la oportunidad de inventar una nueva categoría con un solo diseño muy exitoso”, asegura.

Como resultado, Nokia rápidamente está perdiendo su posición de liderazgo en uno de los mercados de mayor crecimiento del mundo, el de comunicaciones inalámbricas, un negocio que ayudó a crear. Sus ventas de teléfonos de gama baja cayeron 16 por ciento en el segundo trimestre del año pasado comparado con el segundo trimestre de 2010, y sus ventas de los smartphones más costosos cayeron 34 por ciento durante el mismo periodo. Nokia dominó los inicios del mercado mundial de smartphones con teléfonos basados en su sistema operativo Symbian, pero los productos de Apple y ahora el Android de Google han saltado hacia adelante. “Symbian ahora está considerado como un smartphone tonto”, opina Anderson. Con su facturación en caída, el valor de mercado de Nokia se vio recortado a la mitad durante los últimos dos años, borrando más de U$S 30.000 millones en riqueza de los accionistas. Eso ha puesto en duda el futuro de la compañía de 150 años.

Henry Tirri, el nuevo Chief Technology Officer (CTO) de Nokia, podría jugar un rol más grande que cualquiera en determinar ese futuro. Tirri, que previamente lideró a unos 500 investigadores al frente del Nokia Research Center, asumió en su posición a principios de 2011, luego de que la compañía trajera un nuevo CEO, Stephen Elop, con la esperanza de diseñar una mejor estrategia. Elop, ex número uno de la división de negocios de Microsoft y el primer presidente no finlandés de la compañía, tercerizó todo el desarrollo de software y soporte de Symbian en Accenture —transfiriendo unas 2.300 personas a la firma de consultoría— y anunció que Nokia se apoyaría en los desarrollos del Windows Phone de Microsoft para su futuro software de smartphone. La compañía despidió empleados y en septiembre pasado cerró una fábrica rumana.

Ahora se espera que Tirri “arme el camino de Nokia y nuestro rol en la industria móvil”, anunció Elop. Y no tiene demasiado tiempo. Como dijo el CEO en una entrevista transmitida vía Web por Nokia, “ahora tenemos que ir más rápido y duro y de forma más agresiva que lo que alguna vez fuimos”.

Es un desafío sobrecogedor para Tirri, de 54 años, un investigador especializado en inteligencia artificial finlandés que ahora vive en Silicon Valley. Tirri, que también es profesor en la Universidad de Tecnología de Helsinki, dice que como líder de los laboratorios de investigación él “buscó futuras disrupciones”. Ahora también tiene que “nutrir la comunidad técnica de Nokia”, negociar el trabajo conjunto con Microsoft, supervisar la estrategia de propiedad intelectual de la compañía y desarrollar innovaciones para los mercados de smartphones de alta gama y teléfonos de baja gama para África y Asia, los únicos lugares donde todavía domina la compañía.

Rastrear oportunidades
En los headquarters de Nokia en Espoo, un suburbio de la ciudad de Helsinki, Tirri, que viaja frecuentemente entre Finlandia y California, tiene una oficina con vista a abetos, abedules y un brazo del Mar Báltico. Su manera suave de hablar es más la de un académico que la de un ejecutivo corporativo. Nokia permanece comprometida con la investigación básica, asegura: “En momentos como estos, las compañías inteligentes mantienen la investigación. La investigación abre las opciones”. A pesar de los despidos en otras áreas de la compañía, dice, Nokia no ha realizado recortes significativos en inversiones para sus laboratorios.

Como líder de investigación, Tirri dice que se ve a sí mismo como un tipo de capitalista de riesgo que recibe propuestas de directores de laboratorios basados en proyectos iniciados por los investigadores. Los directores de laboratorios actúan como inversores ángeles que autorizan el trabajo preliminar y luego seleccionan unas pocas ideas dignas de ser asignadas a grupos de investigación. Los proyectos que requerirán equipos de 30 o más personas tienen que mantener la promesa de crear negocios que valgan U$S 1.000 millones o más para Nokia, que tuvo U$S 56.000 millones en facturación en 2010. De acuerdo con Tirri, aunque las condiciones de negocios empeoraron para Nokia, y el desarrollo —especialmente para software— ha sido recortado, sus laboratorios de investigación en el mundo siguen hacia adelante con trabajos que pueden estar a sólo unos pocos años de arrojar productos.

Tirri una vez describió su principal interés de investigación como “razonar bajo la incertidumbre” enseñándoles a las máquinas a tomar decisiones sobre la base de probabilidades. Y él seguramente necesitará razonar bajo incertidumbre, mientras negocia la tumultuosa industria de teléfonos celulares. Tirri dice que los anuncios de Motorola y HP hicieron parecer más inteligente a Nokia por la decisión de apoyarse en Microsoft para el desarrollo de sistemas operativos, porque se está volviendo más claro que Windows será uno de los tres o cuatro sistemas operativos móviles principales para el foco de los consumidores y desarrolladores de software.

Incluso con Microsoft produciendo el sistema operativo para teléfonos avanzados, señala Tirri, Nokia tiene muchas oportunidades para “innovar en la cima de la plataforma”. Un área principal de innovación es la tecnología de radio cognitiva, que él cree podría llevar a teléfonos con banda ancha casi ilimitada y un tiempo de respuesta rápido como la luz. La idea es que aunque más y más aparatos móviles compiten por el ancho de banda, mucho del espectro de radio permanece sin utilizarse. En muchos lugares, por ejemplo, el ancho de banda análogo de la televisión apenas se usa porque las señales emiten en su lugar señales digitales. En algunos países, los departamentos de Policía y Bomberos, e incluso las compañías de taxis, tienen ancho de banda reservado para sus transmisiones. La radio cognitiva podría usar un ancho de banda que de otra manera sería ocioso al analizar el ambiente, “preguntándole dinámicamente si el espacio está disponible” en cada porción del espectro, y aplazando a un usuario preferencial sólo si lo necesita en ese momento, dice Hannu Kauppinen, que tomó la posta de Tirri como director de Investigación. Como parte de un consorcio de compañías, Nokia recibió el permiso del gobierno del Reino Unido para usar el “espacio blanco” en las frecuencias televisivas existentes para una prueba en Cambridge, Inglaterra, y Kauppinen tiene la esperanza de que el uso más amplio será aprobado “si podemos comprobar que no causamos interferencias”.

Empujar los límites de la investigación de radio será la única manera de prevenir futuros embotellamientos celulares, cree Nokia. Kauppinen opina que las tecnologías que los investigadores de la compañía están siguiendo podrían “mejorar la velocidad de la comunicación wireless hasta 10 veces”. Los investigadores de Nokia ya diseñaron y produjeron un circuito integrado que puede “olfatear” canales para encontrar espectro sin usar. Sin embargo, los temas regulatorios bloquean la manera de llevar esta tecnología a la acción. “Todavía tenemos que vivir en la era de la regulación de hace 100 años, cuando un canal estaba asignado para un solo uso”, argumenta.

Teléfonos de goma
Otra gran área de investigación involucra nanomateriales como el grafeno, que los investigadores de Nokia creen que podrían permitirle a la compañía rediseñar y cambiar la forma de los aparatos. El grafeno es una forma de carbono súper fuerte, del grosor de un átomo, que es flexible, transparente y altamente conductora. Tapani Jokinen, número uno de Tecnología de Diseño de Nokia, está intrigado por su potencial. Ha estado trabajando con prototipos de teléfonos flexibles, usando grafeno para el sistema de circuitos, que pueden doblarse, estirarse o envolverse alrededor de un antebrazo como la malla de un reloj. “Es como una piel electrónica estirable”, dice.

Nokia también desarrolló tecnología que podría usar el grafeno en pantallas táctiles flexibles, que podrían entregar información a través del sentido del tacto. Una posibilidad es la “navegación táctil”: un teléfono flexible indicaría a la persona que lo tiene que girar a la derecha o la izquierda al presionar contra la mano en una dirección u otra. Otros usos potenciales de nanomateriales incluyen una “nariz electrónica” en la que nanocables de silicio en un chip podrían identificar determinadas moléculas en el aire. Incorporada en un aparato, podría alertar del uso de alérgenos en un restaurante. Tirri, mientras tanto, ve potencial para Nokia de crear un nuevo negocio gracias a la tecnología basada en la ubicación. La compañía posee el ampliamente usado servicio de geolocalización Navteq, la principal alternativa a Google Maps. Los investigadores creen que combinar esto con la tecnología de etiquetas electrónicas podría tener una variedad de aplicaciones útiles.

Mediante el uso de antenas de bajo consumo, los investigadores de Nokia pueden determinar la ubicación de un objeto equipado con una etiqueta con una certeza de 30 centímetros. Las etiquetas se comunican con un celular vía Bluetooth y luego el teléfono orienta al usuario según un mapa precargado. Así, en un comercio, un usuario podría cargar una lista de compras en el celular y la pantalla mostraría un mapa con las indicaciones de dónde encontrar los productos deseados. El teléfono también podría mostrarle ofertas especiales de productos al comprador mientras recorre el negocio. En una casa con unos pocos localizadores instalados, las etiquetas podrían unirse a llaves, controles de TV, anteojos y otros objetos que se pierden con frecuencia.

En todos lados
A pesar de sus luchas para competir con Apple y Google en el mercado de smartphones, Nokia aún vende más teléfonos que cualquier otro fabricante. Cerca de 1.300 millones de personas en el mundo tienen teléfonos Nokia. Su ringtone podría ser el tema musical más reproducido de todos los tiempos. Con sus ventas por U$S 56.000 millones en 2010, es una de las mayores compañías tecnológicas en Europa y su éxito es fuente de orgullo nacional para muchas de las 5,4 millones de personas en Finlandia. Nokia, que comenzó hace 150 años como una papelera, ayudó a inventar el negocio de los celulares en 1991 al liderar el desarrollo de GSM, la primera tecnología digital de redes móviles. Un año después, en 1992, fue pionera con los mensajes de texto. Construyó su primer teléfono sin antena exterior en 1998. En 2005 vendió su teléfono número 1.000 millones, un Nokia 1100 en Nigeria. Ese modelo, introducido en 2003, podría ser el producto de consumo electrónico más vendido de todos los tiempos, con 250 millones de aparatos.

Ya sea que Nokia sobreviva o no es sin dudas bastante importante, particularmente en los mercados emergentes, donde permanece dominante. Está mejor ubicada para proveer con smartphones a muchas personas pobres que quieren actualizarse de teléfonos con menos funcionalidades. Sus aparatos son compatibles con 80 idiomas y ha sido espectacularmente exitosa vendiendo aparatos de bajo precio en economías emergentes, mercados en los que Apple ni siquiera está cerca de alcanzar. Los investigadores en sus laboratorios de Beijing desarrollaron una modalidad para que los usuarios escriban continuamente en caracteres chinos con un stylus, un caracter por encima del último, en pequeñas pantallas táctiles de smartphones; descubrieron que los aparatos móviles pueden usar varias pistas para reconocer con más precisión lo que está tratando de escribir el usuario. “Hay 2.000 millones de personas que no tienen conexión de datos, sólo SMS”, explica Tirri. Eso significa que las tecnologías de entrada táctil para los mensajes de texto son cruciales.

Nokia no desafiará al iPhone con un teléfono medusa que pueda envolverse en la muñeca. Pero la fuerte presencia de la compañía en muchas partes del mundo le da una oportunidad única para, una vez más, redefinir cómo se pueden comunicar más de 1.000 millones de personas.

Artículo publicado en la edición de marzo de 2012 de la revista Information Technology
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas