Max Levchin cofundador de PayPal: "Las start ups deberían apuntar más alto"

 El emprendedor, que actualmente trabaja como inversor ángel, se queja de los pocos riesgos que toman las nuevas empresas de Silicon Valley.

14 de Diciembre 2012
Max Levchin cofundador de PayPal: "Las start ups deberían apuntar más alto"




Los emprendimientos tecnológicos, especialmente aquellos en Silicon Valley, aman hablar sobre innovación. Pero ¿cuán buenos son realmente inventando y comercializando tecnologías relevantes? Max Levchin, el científico informático cofundador de PayPal, que ahora trabaja como inversor ángel, cree que no son tan buenos como deberían serlo. Levchin, junto al otro fundador de PayPal, Peter Thiel, y el ex campeón de ajedrez, Garry Kasparov, están terminando un libro llamado “The Blueprint”, que explica por qué y cómo los start ups deberían atacar problemas mucho más complicados. Levchin, de 36 años, dice que demasiados de los mejores programadores del país están trabajando para compañías que tienen pocas proyecciones de lograr algo transformador.

levchinpaypal

Incluso los resultados del propio start up de Levchin son mixtos. Si bien desarrollar una tecnología de pagos online y convertirla en un sistema confiable fue un proyecto riesgoso y con dificultades técnicas, posteriormente fundó Slide.com, que fue más conocida por crear una serie de tontas aplicaciones para Facebook como Superpoke! Pets. Google compró Slide en 2010 por unos U$S 200 millones, pero el año pasado cerró la mayoría de sus servicios.

¿Qué es lo que más le preocupa de la cultura startup en la actualidad?

Creo que deberíamos apuntar más alto. Veo que los fundadores de muchos start ups no tienen interés en lograr algo grande. Sólo quieren crear una compañía que pueda ser adquirida por una significativa, aunque no necesariamente gran cantidad de dinero. ¿Qué hay de malo en fundar una compañía con la esperanza de que pueda ser adquirida? Creo que es menos probable que ese proyecto resulte en una compañía verdaderamente revolucionaria. En Silicon Valley, el número de emprendimientos que puede ser confundido fácilmente con una funcionalidad (o algún otro servicio) está creciendo relativamente rápido.

¿Pero qué hay de las grandes innovaciones de los últimos años, como los smartphones y los medios sociales?

Hay una gran cantidad de tecnología disruptiva desarrollándose. En general, el tren de la innovación se está moviendo. No estoy preocupado por eso en el largo plazo. Lo que estoy intentando subrayar es que hay muchísimo esfuerzo que nunca se convertirá en innovaciones importantes y disruptivas. Eso es un problema. Muchos recursos están siendo utilizados por compañías menos importantes, muchos de ellos ingenieros y desarrolladores talentosos.

¿Por qué está sucediendo?

Generalmente, estas cosas responden a la escasez de recursos. Cuando uno intenta recaudar dinero y el proyecto suena como “Voy a ver ese videojuego, clonarlo y hacerlo un poco más barato”, bajo las circunstancias correctas el potencial aportante de capital dice: “No pondré un solo centavo en esto”. Pero la sobreabundancia de capital en Silicon Valley ha hecho posible que ese tipo de proyectos consiga dinero. Por eso la gente está construyendo cosas que son, a veces, triviales.

En muchos aspectos, Slide parece trivial. ¿Desearía no haber pasado años creando mascotas virtuales?

Los juegos y el entretenimiento pueden apuntar muy alto. El mundo puede cambiar ocasionalmente por una sorprendente obra de arte, una canción o un escrito. En Slide hicimos un gran trabajo, pero el resultado sí se quedó corto respecto de mis ambiciones. Aprendí que no soy tan bueno intentando cambiar el mundo a través del arte y que debo quedarme con lo que conozco: la ciencia.

¿Ha realizado sus inversiones en esa línea? Cuéntenos sobre un start up que haya apoyado que tenga realmente una buena idea.

Estoy muy entusiasmado con Kaggle. Es una plataforma que aprovecha las mentes de los analistas de datos top del mundo. La gente suele ser contratada en lugares donde puede hacer un gran impacto sobre un set de datos, pero no son capaces de hacerlo sobre otra información, por lo que crear una plataforma para que esta gente pueda ser literalmente contratada por problema es algo fabuloso. Así uno accede a gente que puede mantener su trabajo en la NASA y resolver problemas de datos de un radiotelescopio, y a veces también proyectos sobre el genoma humano. Creo que es un concepto muy poderoso.

La edición original de este artículo se publicó por primera vez en la revista Information Technology N°182 (noviembre de 2012).
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas