Cómo borrar datos de Internet

Es posible, aunque no siempre infalible, lograr frenar publicaciones incómodas en la Web. 

24 de Junio 2013
Cómo borrar datos de Internet




Podría parecer que Internet no pierde nada de todo lo que alguna vez se publicó. La mencionada permanencia de tweets, blogs, fotos y mensajes instantáneos preocupan a los activistas de la privacidad y a legisladores como Viviane Reding, comisionada de Justicia de la Unión Europea (UE) y vicepresidenta de la Comisión Europea. Ella propuso que el continente adoptara un “derecho a ser olvidado”, una iniciativa que ahora está transitando los procesos legales de la UE y podría convertirse en ley en dos años.


La propuesta de Reding garantiza a los ciudadanos europeos el derecho a eliminar su consentimiento de servicios de información online, lo que permitiría a las personas quitar datos aun cuando ya hayan sido copiados a otros sitios web. Es una idea controversial: el profesor de leyes de la George Washington University, Jeffrey Rosen, escribió en el Stanford Law Review que ese tipo de derechos tendrían implicaciones negativas tanto para la libertad de expresión como para el periodismo y podría fragmentar Internet. Rosen señaló que compañías como Google deberían suprimir información que haya sido marcada como “olvidada” de los resultados de búsquedas en Europa, aunque esa información podría estar perfectamente disponible en los Estados Unidos.


La propuesta también podría ser innecesaria. Incluso sin el derecho al olvido, hay todavía muchas formas para que la información sea removida de la Web. Esos métodos podrían ser más amplios.


computadorafotolia© violetkaipa - Fotolia.com

Uno de esos modelos proviene, sorprendentemente, de Facebook. Su “Declaración de Derechos y Responsabilidades” dice que cualquier cosa que uno sube a la red social continúa siendo propiedad del usuario. Posts, likes y otras interacciones con Facebook sólo le dan al servicio una licencia a los datos. Esa licencia termina cuando la información es borrada.


Eliminar esos retratos vergonzosos que uno tomó y publicó borracho no logrará borrar las copias que tus amigos hayan hecho de la foto y guardado en sus propios discos. Pero, ¿quién sigue haciendo copias de las fotos? Aquí una forma de cómo la conveniencia de los servicios basados en la nube trabaja en favor de la privacidad: te da un solo lugar para ir y hacer borrar algo.


Facebook fue creado para hacer más fácil que la gente comparta su información personal y, como resultado, los usuarios suelen compartir cosas sin siquiera darse cuenta de que lo están haciendo.

Pero Facebook también facilita la posibilidad de hacer una limpieza. Si uno puso su teléfono celular en su perfil, ese número podría copiarse a los teléfonos de nuestros contactos a través de la interfaz de programación de aplicaciones (API). Pero si uno lo borra, la misma API también se encargará de borrarlo de los teléfonos de nuestros contactos. Eso es porque las guías de desarrollo de Facebook prohíben a los programas que acceden a la información hacer copias permanentes de los datos personales: el software puede hacer una copia “cache” para mejorar la performance, pero debe estar vinculada para que pueda mantenerse actualizada. Esos términos diseñados para mantener a los desarrolladores dependientes de Facebook tienen el efecto secundario de reforzar la seguridad.


No es necesariamente complicado remover información de Twitter tampoco. A pesar de que la política de la compañía advierte que “lo que uno dice en Twitter podría ser visto alrededor del mundo instantáneamente”, la compañía permite borrar los tweets. La plataforma también elimina tweets con información privada u ofensiva, como números de tarjetas de crédito, números de seguro social, direcciones, números de teléfono y direcciones de email. Y aunque es posible que alguien haga una copia, en la mayoría de los casos el hecho de remover los datos los envía al olvido.


Otros grandes sitios web tienen formas similares para pedir que se elimine información. Lo hacen a pesar de que no es una exigencia de las leyes de Estados Unidos. Los sitios financiados por publicidad consiguen tan poco dinero de un solo dato que es mucho más fácil eliminarlo que gastar tiempo discutiendo por los derechos de la persona que lo posteó.

Para que quede claro, borrar la información de cada rincón de Internet puede ser complicado. Pero es difìcil de imaginar un sistema que pueda indexar la información de todo el mundo de forma eficiente como para poner en práctica el “derecho a ser olvidado” y para seguir y erradicar cada mensaje o foto desafortunada. Es más probable que los mecanismos para buscar la información puedan causar más violaciones a la privacidad de las que podrían prevenir. 

Una mejor solución podría ser fijar un estándar para registrar el origen de la información en Internet, quizá algo similar al principio de Facebook de requerir a los desarrolladores de aplicaciones que se mantengan en contacto para ver si la información personal aún sigue siendo posible de utilizar.

El estándar de microdatos HTML que está siendo desarrollado actualmente podría servir para ese propósito. El estándar está aún evolucionando, pero expandirá las formas en que la información de páginas web puede ser representada en el código HTML subyacente. Por ejemplo, los microdatos podrían incluir tags diseñados para facilitar la retracción de la información personal. Entonces, si uno logra persuadir a un sitio para borrar información porque viola sus acuerdos de servicio, ese sitio podría automáticamente notificar a otros que han hecho copias de los datos y hacerles saber que el permiso de uso ha sido revocado. 
Esas medidas voluntarias podrían llegar lejos para mejorar la situación que los legisladores esperan solucionar con una ley para el derecho a ser olvidado.

La edición original de este artículo se publicó por primera vez en la revista Information Technology N°188 (mayo de 2013).



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas