*

Bitcoin (24h)
6.93% Ars
67883.41
Bitcoin (24h)
6.93% USA
3916.00
Bitcoin (24h)
6.93% Eur
$3296.52
Online

WhatsApp es la fuente de la saga de Kevin, una telenovela del conurbano bonaerense

Un usuario de Movistar recibió un nuevo chip de la empresa, con número nuevo. Y apenas descargó WhatsApp le empezaron a caer mensajes para un tal Kevin, que tiene a chicas y chicos desviviéndose por él, es perseguido por gangsters y vende "de la buena". ¿Realidad o broma del día de los Inocentes? Lean... Por Sebastián De Toma - 28 de Diciembre 2016
WhatsApp es la fuente de la saga de Kevin, una telenovela del conurbano bonaerense

Esta es la historia de Kevin. O, más bien, la historia de Kevin contada por Ramiro. Resulta que @RamaAleixo compra un nuevo teléfono en Movistar y le mandan chip con número nuevo. El número que le dan, al parecer, pertenecía antes a un joven llamado Kevin… pero esto al momento de bajar WhatsApp Ramiro no lo sabía todavía. Apenas activa el servicio de mensajería empiezan a caer mensajes para Kevin, uno más extraño que el otro. ¿La historia será cierta? ¿Las capturas de pantalla son amañadas? Nadie lo sabe a ciencia cierta (por ahora). Pero lean, porque esta es –mínimo- la mejor historia del día del inocente que vimos en mucho tiempo.

Todo empieza bastante tranquilo: una chica pregunta por “el Kevin”. Y luego otra. Pero después la cosa empieza a irse por el rumbo de los tomates: una tercera chica le cuenta a Kevin que dejo a otra chica por él, porque los padres de ambos “quieren que estén juntos”. Cuando Ramiro logra convencerla de que él no es Kevin, esta chica le advierte “cuidado con los brayans “porque “hay infiltrados”. La moda de ponerle nombres estadounidenses a los chicos está haciendo estragos… aunque aún no llegamos a los Yusnavi de otras latitudes (Yusnavi… U.S. Navy…).

La sorpresa: el ¿noviazgo? ¿matrimonio? con Kevin está arreglado por los padres. Luego es el turno de… la novia de Kevin, ¡sí! Y la chica busca consuelo en Ramiro, a quien no conoce.

Por ahora es un problema de amores desencontrados. Pero hacen su entrada dos pesados: “el Tito y el Franco” que, según el contacto de Kevin, van a ir a la casa y lo “van a cagar a tiros”.

Kevin, quien hasta ahora tiene dos novias y dos mafiosos atrás de él, también tiene tiempo de vender entradas para fiestas electrónicas. Aunque el “vendeme” del cliente parece referirse a otra cosa, ¿no?

Y vuelven Tito y Franco cuando otro contacto distinto le ofrece “una 22” (de papel de armar, como dijo Fito Páez). Cuando el muchacho armado se da cuenta que no está hablando con Kevin, piensa (por supuesto) que alguien lo robo y amenaza a Ramiro de muerte que, incólume, lo trata de “bobo” (yo no trataría de bobo a nadie que me amenaza de muerte).

Pero después se ve que el dueño del teléfono sintió culpa y decidió avisarle a la chica que dejó a la novia por Kevin que este último está “metido en cosas raras”.

Esto no termina acá porque hay otra chica más, que además de estar enamorada del elusivo Kevin, está embarazada de él.

Y Kevin también hace lío entre los muchachos. Uno le exige que acepte su sexualidad.

Como nos hizo sospechar lo de las fiestas electrónicas (not that there’s anything wrong with that), Kevin vende “de la buena”. Ramiro, por su parte, no se toma todo esto muy en serio.

Entonces: Kevin tiene novia, otra chica que dejo a su novia por él, y una tercera que está embarazada de él. Organiza fiestas electrónicas y vende droga. Ah: tiene al Tito y al Franco atrás de él para “pegarle un tiro”.

Por supuesto, al final aparece Kevin, que está un poco agitado. No es para menos, tiene a la novia llorando y a un tipo que todos creen que es él que está jugando el teléfono descompuesto.

La chica que dejo a la novia ahora ya sabe que Kevin tiene novia y está llorando en el baño de la casa del muchacho. Mientras, como no podía ser de otra manera, encuentra el tiempo y la fuerza de ánimo para contarle todo a Ramiro.

Y una cuarta chica quiere que Kevin deje a todas las otras porque está “en abstinencia”. Estamos frente a una generación que leyó o vio la saga Crepúsculo demasiadas veces. En versión conurbano bonaerense, en donde alguien que vive en Glew no sabe dónde queda Villa Maipú (que están separados, a lo sumo, por 50 kilometros).

¿Qué será de la vida de Kevin? ¿Y de Ramiro? ¿Podrán Tito y Franco cumplir con su misión maléfica? Y no se olviden de la chica embarazada. ¿Broma del día de los Santos Inocentes o la mejor telenovela para terminar 2016 a todo trapo?



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas